Según la UNESCO, hoy en el mundo se hablan unas 6,500 lenguas y se calcula que la mitad de ellas habrá desaparecido al finalizar el presente siglo. Algunos lo considerarán un tema menor, pero tenemos que ser conscientes del cataclismo que supone la muerte de un idioma: significa necesariamente la desaparición de una cultura completa, de una manera de ver y entender el mundo. La pérdida para el patrimonio de la humanidad es equivalente a que alguien pegue fuego al museo del Louvre y éste sea completamente calcinado por las llamas.

Huelga decir que este proceso de destrucción de la diversidad lingüística del planeta no es fruto del azar, que es consecuencia directa de las propias dinámicas del sistema capitalista y de las contradicciones de clase. Un grupo humano no abandona ni olvida su lengua porque sí, sino porque a sus miembros se les ha hecho creer que ésta es un obstáculo para prosperar socialmente, que para escalar en la pirámide social deben dejar a un lado el suyo y aprender el idioma de la clase dominante. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en América Latina, entre las lenguas indígenas y el español. La homogenización lingüística y cultural beneficia al Capitalismo: es necesario poder vender el mismo producto en Tokio y en Nueva York, en Murcia y en Kinshasa; un mercado mundial, un mundo globalizado requieren que el conjunto de la humanidad piense y hable de una única forma, es necesario que todos conozcan el inglés, todo lo demás les sobra.

Lo primero que debemos tener claro es la importancia de la educación infantil de 0-6. Es en esta etapa cuando se ponen los cimientos de todo lo que se va a construir, a aprender y a hacer a lo largo de la vida. Por ello, la educación infantil tiene una importancia fundamental en toda la educación. Así, se hace necesario que los pequeños adquieran hábitos saludables de orden, de higiene, de relación o de alimentación. Mediante el juego se trabaja la capacidad de atención y concentración de los niños/as, así como sus capacidades afectivas y todas las áreas del desarrollo: Desarrollo cognitivo, socio-emocional, lenguaje o el desarrollo motriz. Por ello, los niños/as que no han tenido acceso a Educación Infantil cuando entran a los colegios tienen mas dificultades para adaptarse y mas carencias educativas.

Los hombres al establecer las relaciones sociales con arreglo al desarrollo de su producción material, crean también los principios, las ideas y las categorías conforme a sus relaciones sociales.

A juicio del señor Proudhon la concentración de los instrumentos de trabajo es la negación de la división del trabajo. En realidad, una vez más vemos todo lo contrario. A medida que se desarrolla la concentración de los instrumentos, se desarrolla también la división del trabajo, y viceversa.

Toda la lógica del señor Proudhon se resume en esto: “La competencia es una relación social en la que desarrollamos actualmente nuestras fuerzas productivas”. Los socialistas saben muy bien que la sociedad actual se basa en la competencia. ¿Cómo podrían ellos reprochar a la competencia el trastornar la sociedad actual que ellos mismos quieren abolir?. El señor Proudhon dice más adelante que la competencia es lo contrario del monopolio y que, por consiguiente, no puede ser lo contrario de la asociación.

El feudalismo era, desde sus orígenes, opuesto a la monarquía patriarcal; por tanto, no era opuesto a la competencia, que aún no existía. ¿Se deduce de aquí que la competencia no es opuesta al feudalismo?. En realidad los vocablos sociedad y asociación son denominaciones que se pueden dar a todas las sociedades, lo mismo a la sociedad feudal que a la burguesa, que es la asociación fundada en la competencia. ¿Cómo puede el señor Proudhon querer defender la competencia contra el socialismo, designándola con el solo nombre de asociación?

El gigante de la informática colaboró con el bando sublevado en los últimos meses de la contienda: según el investigador Edwin Black, "fue clave para que Franco ganara la Guerra Civil"

La dilatada historia de IBM, fundada en 1911 con el nombre de CTR (Computing Tabulating Recording Corporation), no está exenta de sombras que empañan sus muchas luces. Bajo el paraguas de la compañía centenaria se inventaron el cajero automático, el disquete, el disco duro y aún hoy la empresa asombra al mundo con el desarrollo de su inteligencia artificial, llamada Watson en honor al más carismático líder de la compañía. Sin embargo, las vicisitudes empresariales llevaron a IBM a tomar decisiones cuestionables como negociar con los regímenes fascistas en España y Alemania.

"En los primeros 3 meses de 1939, IBM vendió 700.000 tarjetas perforadas a España", asegura a Teknautas el investigador estadounidense Edwin Black. El país estaba en plena Guerra Civil y el destinatario de aquellas cartulinas preparadas para contener información no era otro que el bando sublevado de Francisco Franco.

Subcategorías