Le atribuyen a Unamuno la frase: El fascismo se cura leyendo y el racismo se cura viajando, aunque hay discusión sobre el tema y hay quienes defienden que la frase es de Pío Baroja y se refería al Carlismo.

En cualquier caso, es un derecho y un deber formarse, y si eres comunista, doblemente: 1. Como ser humano, para que no te pisen. 2. Como comunista para enfrentar al enemigo, al de fuera y al de dentro.

Me decía mi profesor y camarada, Güi Arbelas (no se asusten, que es un seudónimo), que la frase, sea de Unamuno, sea de Pío Baroja, no es una verdad absoluta. De nada sirve leer el Mein Kampf o las memorias de Mariano Rajoy, ni mucho menos el libro negro sobre el comunismo. Tampoco se curaría si solo leemos a Marx y se nos olvida que el enemigo tiene teóricos a los que hay que rebatir.

No tengo muy claro si los señores de la R.A.E. tienen muy claro lo que significa (1. f. Falta de arte, gusto y mérito estimable. 2. f. Dicho bajo o insustancial.), pero yendo al contenido de lo que a los de a pie entendemos, este país es chabacano, pese a nuestro arte con mayúscula.

Desde que la gente gritaba por las calles viva la inquisición muera la libertad hasta el espectáculo de futbolistas y toreros, y sobre todo, pasando por una parte de los políticos y empresarios de este país.

La señora Rita Barberá era chabacana con su i, sus visitas papales, su Fórmula 1 y su providencial muerte por infarto cuando tenía que declarar (no me meteré con el tema judicial, no sea que me larguen una demanda); lo es Susana Díaz que parece una verdulera con su discurso falto de contenido, sí, pero chillón, que así es como le votan la gente del pueblo (y perdón por las verduleras, que como gente del pueblo de verdad sí me merecen respeto), ya no hablemos de la caterva voxiana, que entre todos no suman un cerebro, pero chillan y echan cojones y viva España. 

 

“Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo” (tesis nº11 sobre Feuerbach, Carlos Marx 1845)

En el 41 Aniversario de la Constitución Española de 1978, desde el Ateneo Socio-Cultural Viento del pueblo celebraremos un acto sobre el carácter de la actual Constitución Española, que aseguró la continuidad del franquismo y de sus élites oligárquicas, consolidando una monarquía heredera del franquismo como punto final de la llamada Transición española. Como lúcidamente definiría el periodista Eduard Haro Tegglen : "Transición que empezaría con la muerte del viejo asesino y terminaría con el voto a la Constitución. Es interesante ver aquéllos de entre los políticos que tienen mas querencia a la sombra de Franco, o que son descendientes de los grandes franquistas como consecuencia de la creación por aquel sistema de una nueva aristocracia urbana, o de los religiosos como supersticiosos, son los que más defienden la Constitución y consideran que es intangible: la han elevado al terreno de lo sagrado porque la hicieron ellos, y la Transición fue suya".

Subcategorías