LA EXHUMACIÓN DEL FASCISTA ASESINO FRANCISCO FRANCO, 43 AÑOS DESPUÉS, NO RESUELVE LA ESTAFA DE LA PRIMERA TRANSICIÓN NI LEGITÍMA A LA DICTADURA DEL CAPITAL EN ESPAÑA BAJO SU ACTUAL FORMA DE MONARQUÍA PARLAMENTARIA

El gobierno de Pedro Sánchez pretende legitimarse en su calidad democrática con la exhumación del cadáver de Francisco Franco, retirándolo del Valle de los caídos, y trasladándolo “a un lugar digno”. Ese “digno” solo se debería interpretar como “digno de un golpista asesino”, si es que hablamos de democracia.

Esta iniciativa del gobierno socialdemócrata-liberal responde también a una finalidad de mayor alcance, colocándola simbólicamente como la escenificación del fin de la Primera Transición y, con esto, adentrar el poder de la burguesía española en un nuevo escenario de estabilidad; estabilidad que ya no le aporta esa maltrecha Transición iniciada, precisamente, a la muerte del criminal dictador que regó de sangre todos los pueblos de este país.

A la amiga y Emilito.

“Debemos pensar en una estrategia nueva que más que un plan Colombia sea un Plan Sudamérica”. Sub Comandante del Comando Sur de EEUU, Joseph P. Disalvo.

De lo particular a lo general. De la conquista colonial de América del Norte, de aquel tiempo viene la venta de armas a cualquiera, a la conquista imperial de América del Sur. Un régimen que vende armas a sus ciudadanos, que hace negocio, bajo la tensión creada por el sistema social que emplea, para que se maten, ha dejado saber que no le importa un comino si para dominar al resto del mundo tiene que matar al conjunto de la población mundial, y lo hace con la mano de muchos de sus mismos nacionales y de mercenarios. Al fin y al cabo el terror y la división social son una parte de su negocio de los grandes capitalistas imperiales.

Bajo los valores, sus valores, si sus ciudadanos no valen nada, la vida de los demás no entra ni en el nada. El capitalismo vive porque tiene plusvalía.

Ser congresista o senador no libra a éstos de lo que son por lo que hacen, luego cada congresista es un … , y cada senador es un …

Sí, no hay dos sin tres y parece que el Presidente Pedro Sánchez y su flamante gobierno, en la práctica se suman entusiasmados al coro de perros rabiosos que, desde hace semanas, protagonizan Casado y Rivera con la cuestión de la inmigración.  Siempre lo hemos dicho los y las comunistas ¡cuidado con la socialdemocracia!, siempre engañan y su única misión es hacerle los deberes al capital.

Efectivamente, engañaron a muchos con su política de gestos en torno al barco Aquarius, pero los días pasan y la  necesidad de “centrar” su política en lo que el poder y sus medios consideran normal, en lo que, según el vicepresidente pepero  de la Diputación de Alicante, dice mayoritariamente la gente en los bares, les lleva a realizar actos que, fascistas como el Ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, aun no se ha atrevido a realizar.   

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y su Juventud (J-PCPE), nos sumamos a los numerosos llamamientos de solidaridad y apoyo al colectivo de trabajadoras camareras de piso, y que nuevamente convocan otra jornada de lucha en defensa de sus derechos como trabajadoras a lo largo de todo el estado, pero también de la lucha general de la clase obrera.

Las plagas son colonias de organismos animales vegetales que atacan y destruyen los cultivos y las plantas, con daños o desgracias que afectan a gran parte de una población y que causan un perjuicio grave. Las plagas pueden ser de chinchillas, chinches, de avispas, de langosta y de moscas, mosquitos y moscardones, etc, etc. El concepto de plaga ha evolucionado con el tiempo desde el significado tradicional donde se consideraba plaga a cualquier animal que producía daños, típicamente a los cultivos.

Actualmente las personas consumidoras, aunque dependan o no del campo de la agricultura, sufrimos una plaga que nos ha inoculado el capitalismo para rebañarnos hasta los bordes de nuestros ahorros de miseria. Es una plaga depredadora que tiene su cubil en las cloacas de los consejos de administración de los bancos y de las empresas multinacionales que venden servicios por gestión opaca, pero con aceptación irrefrenable por parte de legiones y legiones de consumidores. El “meollo” de este negocio con clientes absolutamente masivos lo tienen en la utilidad de la telefonía móvil, cuyo acceso se extiende a todos los miembros de la familias, desde los niños pre adolescentes hasta los mayores, de por vida.

[Desde la Redacción del Unidad y Lucha digital hemos considerado oportuno e ilustrativo publicar este artículo que apareció el pasado 14 de agosto en el diario digital Público].

El manifiesto franquista, al que ya casi se han adherido 600 militares, no ha sido fruto de un brote psicótico contagioso, ni consecuencia del calentamiento global, ni tan siquiera ha sido producto de la estima, condescendencia y cariño con el que los monarcas, Juan Carlos y Felipe, han deleitado a los sucesores de Franco, como si de familiares suyos se tratase, sino que se ha debido a los cuidados favores y las meditadas dejaciones de una clase política, PP y PSOE, que, subyugada por las élites franquistas, jamás quiso demoler uno de los principales bastiones fascistas: el Ejército. Como jamás osó ni tan siquiera arañar el imponente edificio eclesiástico, hoy tan  resplandeciente como en tiempos más pérfidos.

Lo que ha sucedido, la masiva exaltación fascista de más de medio millar de militares, la mayoría altos mandos, muchos coroneles y generales, y uno de ellos el último que me arrestó estando en activo, ha sido germinado y cultivado con las cariñosas y ensangrentadas manos de los que empuñaron las armas contra la democracia mientras que los valientes militares que la defendieron fueron masacrados primero y olvidados después hace ochenta años (y purgados primero y humillados después hace cuarenta años). Porque el PP y, lamentablemente, el PSOE prefirieron ascender fascistas y vejar demócratas que justamente lo contrario, lo que la razón dictaba que deberían hacer y lo que Europa hizo.

El conservadurismo biológico burgués que se instala en la cúspide del poder estatal siempre ha rebosado de subterfugios, pillerías, mentiras irrefutables y hasta crímenes monstruosos en nombre de lo que ellos entienden por justicia y libertad, en general; pero en el caso del PP se llega hasta el paroxismo de una retahíla de desiderátum encaramado en la cresta del populismo social de corte fascista. Lo vemos en su reciente pasado y en su nuevo presidente, Pablo Casado, como un clérigo con cara de beato y uñas de gato saludando a los inmigrantes rescatados del mar, ofreciéndoles falsa amistad para que le besen la mano; soltando viejas y nuevas proclamas como bajar los impuestos a los millonarios (aunque los disfracen de “clase media”); vociferando la “pacificación” de Catalunya con la reactivación del 155 (mito de la espada de Damocles); y el aviso de no dejar engordar a sus contrincantes joseantonianos de Ciudadanos, pues no solamente plantean lo mismo que el PP, es que si Rivera se hizo famoso poniéndose en cueros delante de todo el mundo; él, Pablo, también es joven y bello, y joseantoniano.

Un nuevo ataque al sector de trabajadores y trabajadoras del taxi por parte de las multinacionales.

El sector del taxi se enfrenta desde hace algún tiempo a las denominadas licencias VTC que han estado operando en el estado español de la mano de grandes multinacionales como lo son Uber y Cabify. Ejerciendo una feroz competencia contra dicho sector, ya que compite contra el mismo en una clara desigualdad de condiciones. De seguir así, con la misma gestión de los servicios de transporte, favorecería condiciones que sin ninguna duda llevarían a la precarización del sector del taxi afectando claramente a los trabajadores y trabajadoras de este sector y a las familias que dé el dependen. Es decir, la pobreza y ruina de miles de taxistas, pequeños autónomos.

Estas grandes multinacionales y su presencia en el estado español son el fiel reflejo de la clara apuesta de los gobiernos de turno del capital, de priorizar los intereses de las multinacionales frente a los sectores públicos, pequeños autónomos y trabajadores. Viéndose como ejemplo, la suspensión cautelar del reglamento aprobado sobre transporte colectivo de la AMB (Área Metropolitana de Barcelona), por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Lo que ha desencadenado la lucha del taxi a lo largo de todo el estado.

Las estructuras del estado lo dictan claro, en el capitalismo la ley está para proteger la economía de mercado y a los grandes poderes económicos, a costa de empobrecer a los pequeños autónomos y el resto del pueblo trabajador.

El capitalismo, en aplicación de sus mecanismos reguladores de los mercados, sentencia a millones de seres humanos a sufrir hambre y desnutrición que en millones de ocasiones la consecuencia es la muerte.

En busca de una mayor rentabilidad que  propicie un rápido aumento de la tasa de ganancias, el capital pone en práctica la política de equilibrio comercial, esta en ocasiones, obliga a un cambio radical en las formas y fuentes de producción. En lo que hace referencia al sector alimenticio, obliga en multitud de ocasiones a cambios drásticos de los cultivos, obligando a poblaciones que  abandonen sus tradicionales plantaciones que a través de los años incluso siglos, perfeccionaron, con el objetivo de que estos se adecuarán al suelo, clima y reserva hídrica. El capital con su forma anárquica de organización política y económica, en las últimos tiempos ha transformado toda la cultura agraria imponiendo el modelo de máxima producción sin tener en cuenta los ciclos necesarios de regeneración del suelo y los recursos hídricos, al tiempo que practica la depredación de los espacios ecológicos destruyendo así los nichos de reservas necesarios para la vida en el planeta tierra.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"