A poco más de un mes de la proclamación de la República catalana en el Parlament y de la aplicación del artículo 155 por el gobierno central, el escenario político catalán sigue instalado en la más absoluta incertidumbre y endiente del hilo de unas elecciones que difícilmente desatascarán la situación en el corto plazo.

-El bloque independentista lanzó un órdago y, coherente con el carácter de clase de sus máximos dirigentes, ha sido incapaz de mantener una dinámica de movilización sostenida y radicalización de la misma conforme al ambicioso objetivo marcado. Es de suponer la confusión de quienes sin saber qué es lo que queda del Procés y la República, no solo escuchan a muchos de sus dirigentes acatar el 155 para sortear la represión de estado, sino que les ven decididos a confiar todo a una elecciones convocadas por las “fuerzas de ocupación”.

-El españolismo centralista cada vez habla con la boca más chica de la reforma constituional y si abre el proceso será para recentralizar aun más la estructura del estado. Sin duda es lo más cohernete con su ADN franquista, pero más allá de ello, si asumen esa opción de confrontación que agudizará aun más el conflicto territorial, es por la necesidad de garantizarse el control absoluto y la aprobación de proyectos en infraestructuras multimillonarios del estilo de los trasvases de cuenca y los corredores ferroviarios. La defensa de sus intereses de clase reafirma la incapacidad del capitalismo español para resolver la cuestión nacional en el estado español.

El pasado 18 de noviembre, diversas fuerzas políticas y sindicales, entre las que se encuentraban Podemos, Compromís, CCOO y UGT, convocaron una manifestación en Valencia con el lema “Por un financiamiento justo” que giraba entorno a una reivindicación por la negociación del reparto de financiación autonómico con el gobierno central.

Existen ocasiones, como la que nos ocupa, que una lucha que NO es fundamentalmente en favor de conquistas sociales se viste como tal con el propósito de fortalecer la posición de un partido socialdemócrata o de un sindicato que no es de clase. El discurso concreto con el que se nos presentaba esta manifestación era lo suficientemente ambiguo como para sospechar que los fines que se perseguían pudieran, en última instancia, favorecer al enemigo de clase, en lugar de a la clase obrera.

Se habla de la defensa de la Constitución Española pero, ¿dónde está la mención al artículo 135 de la última reforma que impone la prioridad sobre el pago de deuda pública sobre todo lo demás?, O las obligaciones de la UE de no destinar más de un determinado porcentaje a determinadas políticas sociales que estrangulan sin piedad a nuestros colegios, hospitales, etc. Plantear que el problema principal que vive la población se basa en la escasa financiación estatal sin hacer ni la más mínima crítica política al modelo de Estado es un intento del reformismo para engañar a la clase obrera y al pueblo trabajador valenciano, tratando de convencerles de que el incremento de inversión es una salida favorable dentro del sistema de explotación.

Este domingo, 26 de noviembre, se ha celebrado la XXXII edición de la marcha a Rota en unas condiciones excepcionales. Excepcionales porque la ha convocado el PCPE en solitario y excepcionales porque la situación política, tanto internacional como nacional así pueden considerarse.

En la marcha de hoy, el PCPE ha estado acompañado por militantes de Nación Andaluza y por sindicalistas de la Coordinadora de Trabajadores de Andalucía (CTA), a los que agradecemos su participación y esfuerzo. Ha transcurrido, como estaba previsto, por el centro de la localidad sin incidentes y trasladando a la población las consignas que "no a los gastos militares, si para escuelas y hospitales".

Hemos expresado que la marcha se ha realizado bajo condiciones excepcionales. Una de estas, la convocatoria en solitario del PCPE, no ha sido fruto del capricho de una organización, sino que obedece a planteamientos políticos de singular relevancia. La lucha contra el imperialismo no puede ser tratada como una lucha más dentro de la enorme fragmentación de luchas que vivimos en el estado español, ni puede postergarse ante intereses que nada tienen que ver con la lucha por la libertad y la emancipación de la clase obrera y con ella, la humanidad. Por el contrario, esta lucha adquiere su verdadera dimensión cuando se comprende que el imperialismo no es solo una manifestación militar o bélica, si se quiere, del sistema capitalista, sino que es el propio sistema capitalista, en todas sus dimensiones, en su fase superior.

La clase capitalista transnacional esta invirtiendo miles de millones de dólares en la rápida digitalización del capitalismo global como salida para el excedente de su capital acumulado, a la vez que busca nuevas oportunidades de inversión en la construcción de un Estado policiaco global. ¿Pero será suficiente la rápida expansión de estos dos sectores de la economía global para evitar otra crisis catastrófica?

Los datos económicos internacionales señalan, mas bien, que la economía global esta al borde de otro colapso. Las condiciones estructurales subyacentes que desataron la Gran Recesión de 2008 siguen vigentes mientras la nueva ronda de reestructuración de la economía global ya en marcha tenderá a agravar las mismas. Estas condiciones incluyen niveles sin precedente de desigualdad, de endeudamiento público y privado, y de especulación financiera. El detonante de una nueva crisis podría ser el estallido de la burbuja bursátil, sobre todo en el sector tecnológico, el impago de la deuda publica o de los hogares, o el estallido de una nueva conflagración militar internacional.

“Posverdad” es un término tan ambiguo e innecesario como su análogo -y precedente- “posmodernidad”. Del mismo modo que lo que llamamos posmodernidad no es sino modernidad sucedánea o decadente, la posverdad es un nuevo apelativo de la falsedad, sobre todo de la falsedad mediática masiva. Con la peculiaridad de que la posverdad no se molesta demasiado en ocultar su impostura. Su máximo exponente es la publicidad, que apela directamente a las emociones -y a las más bajas pasiones- con un alegre desprecio de la realidad que solo funciona en la medida en que el destinatario del mensaje publicitario se hace cómplice del engaño. Ni el machito más estúpido cree que una determinada marca de desodorante pueda convertirlo en un seductor irresistible; pero la eficacia de los spots al uso está sobradamente comprobada, tanto que los fabricantes de productos cosméticos gastan mucho más en publicidad que en materias primas.

La FAO detalló que el 71 por ciento millones de niños, niñas y adolecentes practican labores de agricultura en todo el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la Agricultura (FAO) indicó este jueves que 108 millones de niños, niñas y adolecentes trabajan en el área de la agricultura, con riesgos laborales y largas horas de trabajo.

“En el mundo, 108 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en la agricultura, lo que representa el 71 por ciento del total del trabajo infantil”, enfatizó la directora de la División de Políticas Sociales e Institucionales Rurales de la FAO.

Las declaraciones se realizaron durante la IV Conferencia de la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil que se efectúa en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Según la representante de la organización de las Naciones Unidas, el número de niños y adolescentes que se ven obligados a trabajar en el campo se ha incrementado en 10 millones en los últimos cinco años.

No deja de sorprender la lucidez con que el Libertador Simón Bolívar pronostica el papel que jugarían los vecinos del Norte: «Cuando extiendo la visión sobre este continente, veo que está a la cabeza una nación muy belicosa y capaz de todo como los Estados Unidos». Esta profecía se cumpliría con los hechos criminales de una nación imperialista que pretende dominar el mundo. Los Estados Unidos, país meca del consumismo, efectivamente parecen destinados a plagar el planeta de destrucción, hambre y miseria, invocando el nombre de la libertad, tal como lo vaticinó Bolívar.

En atención a lo expuesto, recordemos que en 1839, el periodista estadounidense John O’Sullivan escribió un artículo justificando la expansión territorial de EEUU, con el argumento de que el estadounidense era un pueblo «escogido por Dios» y destinado a expandirse, no por opción propia sino porque ese era su destino, al que no podían renunciar ni evitar, pues hacer tal cosa sería rechazar la voluntad divina. También afirmaba este periodista que los estadounidenses tenían una misión que cumplir: extender la libertad y la democracia y ayudar a que las «razas inferiores» progresaran.

Intelectuales cubanos y del estado español se reúnen en Valencia para recuperar la memoria histórica compartida y reflexionar sobre los retos actuales de la humanidad, en un coloquio titulado “Cultura contra Fascismo”, organizado por la asociación valenciana de amistad con Cuba José Martí y la Fundación Nicolás Guillén

La delegación cubana está encabezada por Miguel Barnet Lanza, narrador, poeta y presidente de la UNEAC, y por el nieto del Poeta Nacional, Nicolás Hernández Guillén

Los días 17, 18 y 19 de noviembre tendrá lugar en Valencia el coloquio titulado “Cultura contra el Fascismo”, organizado por la asociación valenciana de amistad con Cuba José Martí y la Fundación Nicolás Guillén, y que se desarrollará en los locales de la Societat Coral "El Micalet". Se trata de la segunda parte del evento que se desarrolló en julio pasado en La Habana con motivo de la conmemoración del 80 aniversario del Segundo Congreso de Intelectuales en Defensa de la Cultural de 1937, inaugurado en Valencia, y que sesionó en Madrid, Barcelona y París, centrado en la participación cubana y española en el II Congreso de 1937 y el compromiso de la cultura contra el fascismo y en defensa de la República.

 

Cuando nos hablan de ecología o ecologismo primeramente pensamos con un tono despectivo en las florecitas, lechuguitas y animalitos como motivo de preocupación de estas organizaciones y partidos. Pero el pensamiento “ecologista” ha sido innato al pensamiento marxista.

Tanto Marx como Engels tenían en mente la naturaleza como una parte fundamental de estudio y análisis. De ahí surgen términos como metabolismo (que podemos encontrar en el tomo I de El Capital) o afirmar que el trabajo es el padre de toda riqueza y la naturaleza es la madre. Aquí se le podría criticar por tener una visión meramente extractivista de la naturaleza por la cual el hombre obtiene, mediante su trabajo, valores de uso.

En esto Engles, en su El papel del trabajo en la transformación de mono en hombre, sale a la palestra para desmontar esa crítica al marxismo por tener una visión que entiende la naturaleza como una cosa de la que sacar sólo materias primas. Engles tras hacer una descripción crítica de la tala indiscriminada de bosques, del transporte de especies animales y vegetales de unos países a otros transformando por completo la ecología de regiones, la quema de bosques y las consecuencias de la industrialización sobre la naturaleza, termina sentenciando que la naturaleza se venga por los atropellos que sobre ella se comenten.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"