Las Elecciones generales no han confirmado las expectativas de la coalición entre la nueva socialdemocracia y el oportunismo. Cientos de miles de trabajadores y trabajadoras, atrapados bajo la falsa ilusión del parlamentarismo, depositaron su confianza en Unidos Podemos y el PSOE. Los y las comunistas debemos actuar con perspectiva, conscientes de que la lucha de clases no cesa.

El intenso trabajo realizado permitió alcanzar con éxito los grandes objetivos trazados previamente

El X Congreso pasará a la historia de nuestro Partido como el Congreso de la consolidación de las grandes líneas sobre las que venimos trabajando para construir la herramienta necesaria para la revolución socialista en España.

Un Partido a la ofensiva

Un Partido consciente del momento histórico

Un Partido a la altura de su responsabilidad política

Pasado el lance electoral y superado ya el proceso congresual, se abre un nuevo periodo político en el que las tareas fundamentales del Partido deben orientarse decididamente a hacer realidad los principales acuerdos adoptados en el X Congreso y posicionar al Partido a la altura de las necesidades de la lucha de clases.

En el pasado mes de abril, en la ciudad de Burgos, se pudieron ver movilizaciones que promulgaban la solidaridad con los refugiados que solicitan asilo en Europa. Las organizaciones y Partidos políticos, que se encontraban detrás de la organización de dichos actos, se desenmascararon paulatinamente.

Los resultados de este 26J ponen de manifiesto, en primer lugar, la continuidad de las dificultades del actual bloque de poder burgués para legitimarse a través del mecanismo electoral. El mismo incremento de la abstención también es expresión de esta situación de crisis en la legitimación del sistema de dominación. Los resultados siguen dejando dejan un escenario de difícil gestión para la formación de Gobierno.

Este resultado, de la consulta sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, es la expresión de las contradicciones internas del imperialismo inglés. En términos políticos el referéndum lo ha ganado el sector que tiene intereses económicos más enfrentados con los monopolios de la UE, que ha tenido la habilidad de apoyarse en sentimientos populares diversos, algunos progresistas y otros profundamente reaccionarios.

La convergencia electoral entre Izquierda Unida y Podemos, autodenominadas “fuerzas del cambio”, se ha cobrado ya una pieza de extraordinario valor en el movimiento popular de nuestro país: la lucha contra la OTAN.

Comencé a militar con 17 años en el PCE, reconstruyendo la UJCE de mi ciudad y llegué a ser Secretario político de la agrupación con 24 años, no tanto por méritos, sino por omisión de sus militantes más veteranos que estaban más ocupados en Izquierda Unida.

El gran capital necesita un pacto, Podemos desmoviliza las luchas y el PCPE continúa a la ofensiva

Más allá de las ambiciones personales o gustos estéticos de los candidatos, la falta de acuerdo para la formación de Gobierno es más compleja de lo que quieren hacernos ver.

El PSOE se encuentra entre una vieja guardia, (instalada en la ajada Transición, que fue solución de compromiso entre las distintas capas y sectores de la burguesía, con sus implicaciones nacionalistas, y su necesidad común de conseguir eliminar cualquier oposición obrera al avance del neoliberalismo), y una posición de falsa renovación (que se niega a un gran pacto con el PP, que significaría el fin de la justificación izquierda-derecha que ha sustentado el edificio político del bipartidismo y, con él, a un PSOE alternante en el Gobierno).

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"