En los medios de comunicación, en la calle, en la cotidianeidad de cada día predomina un mensaje, el que la burguesía propaga sin descanso, bajo la apariencia de la legalidad más democrática de las reglas que aprueba el parlamento español como ocurre, por poner un ejemplo, con las medidas de privatización de los servicios públicos, que desde hace años este órgano del Partido Comunista de los Pueblos de España viene sacando a la luz.

La privatización y el desmantelamiento de los servicios públicos se ha convertido en lo más normal del mundo (claro que así es, en una sociedad capitalista). Y, esto es lo que nos encontramos en estos días, al volver del puente de la "inmaculada constitución"; eso sí, en una época en la que millones de trabajadores y de trabajadoras no tienen empleo o en la que, en el mejor de los casos, tienen un contrato temporal o tienen que realizar cada vez más horas extraordinarias sin retribución (es decir, que no disfrutaron del puente).

En los últimos tiempos venimos asistiendo a un ataque continuado al sistema público de pensiones desde múltiples frentes: desde la lapidación de la llamada “hucha de las pensiones” por parte del gobierno, hasta los numerosos artículos y tertulias que dedican los medios de comunicación de la burguesía a justificar una supuesta insostenibilidad del sistema, que no tiene otro propósito que promover los fondos privados. Uno de los argumentos esgrimidos con más insistencia es el envejecimiento demográfico que ha experimentado España por el cual hay cada vez menos trabajadores sosteniendo a cada vez más pensionistas. No es raro que ilustren este argumentario con la imagen de una pirámide de población con una base muy estrecha que muestra irrefutablemente este envejecimiento, esto no lo negamos, simplemente denunciamos la interpretación capciosa que se está haciendo de este fenómeno, así que vamos a hablar de las pirámides de población españolas de 1981 y 2011. (Se han seleccionado estas fechas porque los censos se elaboran cada 10 años, siendo 2011 el más cercano al día de hoy).

Los detractores del socialismo no pueden oír hablar de la existencia de explotación, imperialismo o explotadores. Se muestran iracundos cuando algún comensal o interlocutor les hace ver que las clases sociales son una realidad. Los portadores del nuevo catecismo posmoderno dicen tener argumentos de peso para desmontar la tesis que aún postula su validez y su vigencia como categorías de análisis de las estructuras sociales y de poder.

Voy a insistir con un aspecto generalizado en la política internacional y nacional, dos conceptos que nada explican y mucho confunden. La sociedad no está dividida en izquierda o derecha, hay que hacer un análisis de clase y no omitir la concepción marxista, la teoría de clases. La sociedad está dividida en CLASES SOCIALES con intereses antagónicos e irreconciliables, estos surgen a partir de la ubicación de los hombres en la producción, no de una línea imaginaria donde uno es diestro y otro es siniestro.

Nuestra sociedad se divide en dos clases. Hay una clase trabajadora, y una clase capitalista. La clase obrera tiene que trabajar para ganarse la vida, la clase capitalista tiene suficientes riquezas para vivir sin tener que trabajar. Por supuesto, la mayoría de la gente pertenece a la clase obrera, y la clase capitalista es sólo una pequeña proporción de la población.

En consecuencia, términos y conceptos como burguesía, pequeña burguesía y clase trabajadora han dejado de utilizarse para definir tres categorías: Los ricos, las clases medias y los pobres, esta definición la hacen el oportunismo y el reformismo de izquierda.

Kaggle.com es una plataforma online autodenominada ((The Home of Data Science and Machine Learning))1 encargada de la organización de un gran abanico de competiciones de participación abierta en el ámbito del aprendizaje máquina (una rama de la inteligencia artificial), primordialmente. A través de un compañero descubro una competición en particular referida con el nombre de ((Tensor Flow Speech Recognition Challenge))2, la cual plantea un reto consistente en la construcción de un algoritmo que, de forma automática y con la mayor precisión posible, reconozca sencillos comandos de voz. Como científico que soy especializado en el tratamiento de la señal de voz, me intereso por la competición y me planteo participar en ella. Leyendo las bases de la misma, topo con un punto controvertido que parece ser común a todas las competiciones organizadas por Kaggle.com. Dicho punto expresa lo siguiente: ((Competitions are open to residents of the United States and worldwide, except if you are a resident of Crimea, Cuba, Iran, Syria, North Korea, Sudan, or are subject to U.S. export controls or sanctions, then you may not enter the Competition. Other local rules and regulations may apply to you, so please check your local laws to ensure that you are eligible to participate in skills-based competitions))3. En resumen, a aquellos residentes de los estados sujetos a sanciones económicas por parte de Estados Unidos no les está permitido participar en las competiciones organizadas por Kaggle.com. Dichos estados exhiben, al menos, una característica común: confrontan con los intereses de Estados Unidos.

(publicado el  por )

La Sra. Tone Sørfonn Moe, observadora noruega, fue expulsada hoy a las 12h50, hora local de El Aaiún, capital del territorio no autónomo del Sáhara Occidental por las autoridades marroquíes.

http://kaosenlared.net/wp-content/uploads/2017/12/00-83-300x264.jpg

Tone es una estudiante de derecho noruega y fue observadora internacional en el juicio Gdeim Izik, celebrado en el tribunal de apelación en Salé, Marruecos entre 2016/2017, y está acreditada por la Fundación Sahara Occidental, una organización que supervisa los derechos humanos y la situación de los prisioneros políticos saharauis. Tone debería observar un proceso judicial contra un grupo de prisioneros políticos en Marrakech el 12 de diciembre, que fue aplazado.

Ella viajó de Agadir a El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, el domingo pasado, 10 de diciembre.

A las 12h50 de hoy la Sra. Moe envió el siguiente texto:

“De acuerdo con la policía, los observadores internacionales no son bienvenidos de. Según la policía, no llegué de forma legal, expliqué al agente civil que llegué a El Aaiún en taxi desde Agadir, y que soy observadora internacional. Fui abordada en mi hotel por cerca de 20 a 25 policías no uniformados. 10 de esos agentes estaban grabándome y sacándome fotografías.

 

Mandela pasó de ser considerado un "terrorista" a ser aclamado como un "héroe". Madiba era aquel guerrillero que puso al mundo de su lado luchando contra el apartheid, tras más de un cuarto de siglo encarcelado. En aquel momento muchos de sus "actuales defensores mediáticos progresistas" no lo apoyaban por su militancia comunista en el Congreso Nacional Africano, así como por el apoyo de la Cuba socialista, a la lucha contra la Sudáfrica racista de DeKlerk, que era apoyada por el estado sionista de Israel.

Hoy el sufrimiento del pueblo palestino es igualmente ignorado. Para los organismos internacionales los derechos humanos solo son violados en países como Cuba o Venezuela. Las célebres palabras de Sartre han evolucionado con la globalización capitalista:“tus derechos humanos solo existen donde acaban mis intereses económicos”. Las libertades y los derechos dejan de importar cuando es Israel, fabricado por ellos, quien los vulnera.

 

En este verano parece que los escépticos del cambio climático empiezan a tener pocos argumentos para defenderse. Ha sido muy caluroso, con múltiples olas de calor e incendios en toda la península ibérica.

Estas pasadas semanas ha habido una serie de grandes incendios en el norte de Portugal, Galicia y parte de Asturias. Los factores de estos incendios son múltiples: excesivo calor al que no se está acostumbrado en el Norte, una sequía severa, las políticas contra incendios, etc.

Y siempre se busca a los culpables entre negligentes, pirómanos, cenizos intereses urbanísticos o madereros. Y cómo no, en la propia clase trabajadora como han sido los casos de Chile o California, y señalado en estos incendios de Galicia: los propios trabajadores, que temiendo la pérdida de sus trabajos, prendían fuego a los bosques. A todo esto añadir que sólo el 5% de los incendios en España se deben a causas naturales.

Los medios de comunicación sirven a sus amos en la creación del consenso social para perpetuar el sistema capitalista. Para ello tergiversan la información y utilizan temas para desviar la atención de otros más incómodos.

Hace unos meses Venezuela fue el monotema de los informativos. Cuando la derrota de sus patrocinados se hizo evidente, encontraron un nuevo filón en Catalunya. Con la demonización de la lucha de dos pueblos, se ha tratado de difuminar las propias vergüenzas.

Este artículo mencionará algunos hechos recientes que, pese a su importancia, han pasado casi desapercibidos, eclipsados por la propaganda oficial sobre el “procés”, para mostrar como el derecho del pueblo catalán a la autodeterminación se ha manipulado para ocultar otros asuntos.

Uno de ellos ha sido el aumento de la represión, al que se dedica otro artículo en este número de UyL. También se ha visto la impunidad con que actúan los grupos fascistas y su implantación en los aparatos del Estado.

Cuando la enfermedad tiene nombre de empresa

Comenzaba el año 1992. Diez años de gobierno “socialista” nos contemplaban y el felipismo (el “gonzaliano”, todavía no el borbónico), ya con tres mayorías absolutas a sus espaldas, completaba la fase más dura de los procesos de desmantelamiento y privatización de los principales sectores industriales y energéticos de nuestro país. A la vez que se desarrollaban los sistemas sanitario y educativo públicos, prácticamente limitados hasta entonces a la pura beneficencia franquista, se sentaban las bases y diseñaba la hoja de ruta de su futura privatización. España se preparaba para la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, la Expo Universal de Sevilla conmemorando los 500 años del genocidio, Madrid era capital europea de la cultura, y se inauguraba la primera línea del AVE, Madrid-Sevilla, que con trenes y material franceses sirvió para comprar la colaboración del país vecino en la guerra contra ETA. Era, según publicaba recientemente “El País”, como vocero mayor de las clases dominantes, “el año en el que España subió a primera división”.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"