Más que grotesco, es un insulto que en un país donde enterraron en cunetas y fosas comunes al 1% de su población con el triunfo del levantamiento fascista, liderado por Francisco Franco, los hijos y nietos de esos mismos genocidas, exijan la “ilegalización de las organizaciones que exalten el comunismo”, como requisito previo para reafirmar la condena que del golpe de estado franquista hizo el Parlamento, por unanimidad, en 2002. Lejos dejaba aquella tibia condena parlamentaria la imperiosa MEMORIA, REPARACIÓN y JUSTICIA con las víctimas que necesita este país para salir del más terrible capítulo de la noche de los tiempos y entrar en un escenario de mínimos democráticos, pero la puesta en escena de ayer en el Senado nos interna aun mucho más en el horror de una de las más terribles dictaduras padecidas por la Humanidad.

Vivimos tiempos de reacción que se filtran por multitud de poros de esta sociedad decadente en la que asoma por doquier el franquismo sociológico, ese que el pacto de la Transición dejó intacto y anmistiado, y con el tirano descansando con honores en una basílica “ad hoc”, rodeado de una fosa común que contiene los restos de decenas de miles de víctimas de su barbarie fascista Esa es la verdadera cara de esta España que, desde aquel lejano 18 de Julio de 1936, mantiene intacto el poder de una oligarquía criminal acostumbrada a ahogar en sangre y represión cualquier intento de emancipación social o nacional. Vitoreada por la estupidez patriotera de trapos rojigualdos, y por el fanatismo de las sotanas que mantienen intactos sus privilegios en materia de educación, impuestos y titularidad de medios de comunicación. Los fascistas, herederos del nacional-catolicismo de ayer, vuelven hoy a salir a la calle sin ningún tipo de vergüenza, siempre en defensa del sistema que ha sido, y es, el soporte de la dominación de esa clase dominante parasitaria, criminal y explotadora.

 

Los detractores del socialismo no pueden oír hablar de la existencia de explotación, imperialismo o explotadores. Se muestran iracundos cuando algún comensal o interlocutor les hace ver que las clases sociales son una realidad. Los portadores del nuevo catecismo posmoderno dicen tener argumentos de peso para desmontar la tesis que aún postula su validez y su vigencia como categorías de análisis de las estructuras sociales y de poder. Lamentablemente, sólo es posible identificar, con cierto grado de sustancia, dos tesis.

El resto entra en el estiércol de las ciencias sociales. Son adjetivos calificativos, insultos personales y críticas sin altura de miras. Yendo al grano, la primera tesis subraya que la contradicción explotados-explotadores es una quimera, por tanto, todos sus derivados, entre ellos las clases sociales, son conceptos anticuados de corto recorrido. Ya no hay clases sociales, y si las hubiese, son restos de una guerra pasada nos dice las burguesía nacionales. Desde la caída del muro de Berlín hasta nuestros días las clases sociales nos decían los gobiernos burgueses están destinadas a desaparecer, el problema que las contradicciones de los explotados y explotadores se agudizan más y la luchas de clases sigue a pesar de los aparatos represivos por el imperialismo yanqui y europeo

Luchamos y lucharemos por construir una sociedad en la que la mujer trabajadora vea garantizados, en el plano material, y no solo en lo abstracto, su emancipación y su acceso a una total igualdad de derechos. 

Las mujeres en Andalucía somos víctimas de las guerras imperialistas y de la crisis general del capitalismo decadente; porque somos trabajadoras explotadas del campo y de la ciudad, estudiantes excluidas, paradas, jubiladas y pensionistas a quienes se nos está privando del pan, la casa y el agua, de una remuneración y condiciones de trabajo dignas, de paz, pero somos también mujeres organizadas y luchadoras revolucionarias.

¡VOTA Y ORGANÍZATE EN EL PCPA!

Un ejemplo de cómo las ecofeministas ven que algo no marcha bien en el actual modo de producción es su explicación de los problemas del lobo ibérico actual. Quiero tomar como ejemplo el artículo aparecido en eldiario.es “La defensa del lobo desde el ecofeminismo”, escrito por Concha López Llamas.

Este artículo hace un recorrido brevísimo de la historia en, creo, Europa de la relación entre los humanos con el lobo, a la vez señala como problemas en la convivencia de las dos especies las concepciones patriarcales de la sociedad, el trato que reciben las especies animales y la sociedad mercantilista. Como podemos observar, detecta problemas en el mundo actual pero, a mi juicio, no utiliza las herramientas adecuadas para hacer un buen análisis.

En su relato histórico Concha López comienza romantizando la relación entre los humanos y los lobos, una relación en la que los humanos aprendían de los lobos y hasta podían pillar tajada de las sobras de sus festines. Se le olvidó que los humanos también podían ser presa del lobo. Y de ahí todo ese miedo contenido en múltiples relatos.

Después de décadas de privatización a precios irrisorios de empresas en sectores estratégicos como la energía, las comunicaciones o la automoción, aparecen los bonos sociales, muchos vinculados a estas empresas antes públicas. Oficialmente nacen con el objetivo de compensar el desajuste social incrementado en los últimos años, fruto del proceso de concentración acelerada del capital y de la destrucción de las fuerzas productivas. ¡cosas de la crisis!

El bono social es un mecanismo regulado por el Gobierno que busca proteger a consumidores vulnerables con menores posibilidades económicas. Esta definición de bono social que se da desde los organismos públicos, a la vez, nos ofrece pistas sobre su finalidad.

El problema, como otras tantas medidas sociales, es que las resoluciones adoptadas no sirven a los objetivos publicitados sino para paliar la alarma social generada.

El ejemplo más reciente lo tenemos con el nuevo bono social eléctrico. 

Ayer la clase trabajadora castellonense fue víctima otra vez de las contradicciones entre capitalismo y bienestar social.

Ante el aviso de emergencia, el Ajuntament de Castelló decretó la suspensión de las clases en las escuelas de Castelló de la Plana.

Medida muy digna para la protección de los niños pero que si no es acompañada de otras medidas en el resto de la sociedad evidencia la naturaleza de este sistema, se diga socialdemócrata o liberal. Capitalismo al fin.

Y es que por un lado chocamos con la primera contradicción. Si hay alerta roja ¿sólo hay peligro para los niños? ¿No hay peligro para quien reparte pizzas en moto? ¿No hay peligro para quien se desplaza 20 kilómetros para llegar a su centro de trabajo? Así podríamos seguir y no acabar nunca. La diferencia entre uno y otro no es ni más ni menos que el interés y la extracción de plusvalía de un servicio o producto público o socializado frente a uno privado y que no hace mas que dejar de manifiesto como realmente los intereses del capital se sobreponen al bienestar y a los intereses de la clase trabajadora.

Por otra parte, y dejando la explotación da un lado, las sociedades se construyen en torno a la forma de producción, es decir, todas las instituciones y sus relaciones como pueden ser la familia, la escuela o amigos, se adaptan a esta manera de producción en forma y tiempo. Entonces, si nuestro sistema se basa en el crecimiento continuo, en la máxima extracción de plusvalía, no es nada anormal pensar que frente a los "peligros" que se enmarcan dentro del sistema de valores que proyectan los estados de bienestar, el capital salte por encima de estos ya que son contrarios a su interés.

 

Palabras, palabras, palabras. Palabras con las que construir un bonito discurso y llenar de promesas el futuro, que se tornan en hechos bien distintos en cuanto el amo, la oligarquía, lo requiere. Eso es lo que hace el Psoe en cuanto llega al poder. Esta lejano el “Otan, de entrada no” con el que FG nos acabó alistando a la organización atlantista y que nos apuntó a todas las guerras, pero no tan lejano ese escudo antimisiles y la renovación de las bases militares extranjeras en nuestro territorio como regalo de despedida del anterior inquilino socialista, ZP, en la Moncloa. El actual, acaba de declarar que “no siempre se pueden convertir los ideales en realidades”. Lo ha dicho a cuenta de seguir defendiendo la venta de armas a Arabia Saudí. País que como es bien sabido sólo extermina con nuestras bombas inteligentes, que cínico oxímoron, a gentes malas de Yemen. Da igual la excusa empleada, el PSOE despliega el ardor guerreo a la menor ocasión, nos venda al pueblo trabajador la mona que nos venda, el miedo o el empleo, según convenga al momento histórico.

Confirmada la decisión del Tribunal Supremo de enmendarse la plana asimismo y rectificar su propia sentencia, volvemos a confirmar con este doloroso y humillante ejercicio, que el Estado es una herramienta de opresión de clase. 

Y es que, en las antípodas de la creencia  que el Tribunal Supremo se "pliega" ante la banca, los y las  comunistas afirmamos que el TS sirve y es una herramienta más en manos del capital financiero. No, compañeros y compañeras, no existe ni el más mínimo ejercicio de resistencia ante las necesidades del capital financiero por parte de la judicatura española. 

Se caen las caretas, y cualquier formalidad de apariencia democrática se convierte en un estorbo prescindible. Hoy, hasta el más recalcitrante socialdemócrata no puede más que sonrojarse cuando se habla de división de poderes. Hoy, los defensores a ultranza del "estado de derecho" no saben dónde meterse cuando se habla de la "independencia del poder judicial". Hoy, vuelve a demostrarse que el sistema capitalista es incompatible con la democracia, y requiere siempre del ejercicio de la dictadura del capital financiero. 

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"