Palabras, palabras, palabras. Palabras con las que construir un bonito discurso y llenar de promesas el futuro, que se tornan en hechos bien distintos en cuanto el amo, la oligarquía, lo requiere. Eso es lo que hace el Psoe en cuanto llega al poder. Esta lejano el “Otan, de entrada no” con el que FG nos acabó alistando a la organización atlantista y que nos apuntó a todas las guerras, pero no tan lejano ese escudo antimisiles y la renovación de las bases militares extranjeras en nuestro territorio como regalo de despedida del anterior inquilino socialista, ZP, en la Moncloa. El actual, acaba de declarar que “no siempre se pueden convertir los ideales en realidades”. Lo ha dicho a cuenta de seguir defendiendo la venta de armas a Arabia Saudí. País que como es bien sabido sólo extermina con nuestras bombas inteligentes, que cínico oxímoron, a gentes malas de Yemen. Da igual la excusa empleada, el PSOE despliega el ardor guerreo a la menor ocasión, nos venda al pueblo trabajador la mona que nos venda, el miedo o el empleo, según convenga al momento histórico.

Confirmada la decisión del Tribunal Supremo de enmendarse la plana asimismo y rectificar su propia sentencia, volvemos a confirmar con este doloroso y humillante ejercicio, que el Estado es una herramienta de opresión de clase. 

Y es que, en las antípodas de la creencia  que el Tribunal Supremo se "pliega" ante la banca, los y las  comunistas afirmamos que el TS sirve y es una herramienta más en manos del capital financiero. No, compañeros y compañeras, no existe ni el más mínimo ejercicio de resistencia ante las necesidades del capital financiero por parte de la judicatura española. 

Se caen las caretas, y cualquier formalidad de apariencia democrática se convierte en un estorbo prescindible. Hoy, hasta el más recalcitrante socialdemócrata no puede más que sonrojarse cuando se habla de división de poderes. Hoy, los defensores a ultranza del "estado de derecho" no saben dónde meterse cuando se habla de la "independencia del poder judicial". Hoy, vuelve a demostrarse que el sistema capitalista es incompatible con la democracia, y requiere siempre del ejercicio de la dictadura del capital financiero. 

Aitor Manero, militante del PCPE, ha padecido un fuerte acoso y explotación laboral durante los últimos cuatro años por la empresa Eurener, dedicada al comercio de paneles solares. Este es un resumen de la entrevista, que puede leerse completa en la edición digital de UyL.

Tu carga de trabajo aumenta cuando la empresa multiplica por diez la facturación de 2014 a 2016 ¿Cómo repercute esto en ti?

Repercute muy directamente, porque me encargaba de todo. Solía hacer una o dos horas más del horario habitual todos los días y cuando salía de la oficina, tenia que estar pendiente del teléfono. La sobrecarga es muy grande cuando el trabajo se multiplica por siete en un año.

Denuncias a la empresa por la categoría profesional ¿Cuáles eran tus condiciones laborales?

El contrato era de administrativo con un salario mileurista, aunque mi función era director de logística. Tenía la promesa de mejora, pero la empresa siempre daba largas.

Al margen del desenlace final que acabe teniendo el caso, de lo que no cabe la menor duda es que en caso de alerta la oligarquía no  guarda las formas si de lo que se trata es de defender sus intereses. Una sala del Tribunal Supremo tiene la osadía de sentenciar en contra de sus intereses económicos y, en menos de 24 horas, salta el Presidente de la cosa -un tal Luis María Diez-Picazo- para decir que esa sentencia ¡una sentencia del Supremo de las que crean jurisprudencia! hay que revisarla porque ha generado “una enorme repercusión económica y social”

Después de haber recibido más de 100.000 millones de euros para rescatarla, la banca española no consiente que se le haga pagar lo que por evidente lógica y  justicia les corresponde asumir a ellos, pues nadie más que los bancos son los propietarios de los préstamos…pero, por si alguien aún dudaba del carácter de clase del estado, ahí está el poder judicial y el gobierno que lo consiente con un silencio absolutamente cómplice, y se propone darle marcha atrás a una sentencia que, de inmediato, iba a favorecer a todas aquellas personas que de ahora en adelante firmaran una hipoteca  y a las que lo han hecho durante los últimos 4 años. Un trasvase de rentas de la banca a la clase trabajadora y sectores populares que son quienes mayoritariamente compran su vivienda mediante hipotecas que gravan su existencia durante décadas, que de ninguna de las maneras parece que el Presidente de la Sala de lo Contencioso del TS y el Consejo de Ministros están dispuestos a que se haga de buenas a primeras.

Dentro de unos meses, en 2019, se celebrarán elecciones municipales en toda España. La encuesta encargada recientemente por el Ayuntamiento de Barcelona, en caso de que tuvieran lugar las elecciones ahora, le darían la victoria a la plataforma de partidos políticos “Barcelona en Comú-Podemos”, con lo cual, de ser así, la alcaldía de nuestra ciudad volvería a recaer en la actual primera edil Ada Calau. Pero la efervescencia por el poder municipal que estamos viendo ya, tiene visos de batalla campal. No es para extrañarse, hasta el 2015 los alcaldes fueron del PSC y CiU, dos partidos de la oligarquía, y cuando perdieran la vara del mando municipal de la capital catalana, a la gran burguesía le escoció como un chorro de vinagre en una herida infectada.

El asunto está en que quien domine los negocios de la Barcelona política, gozará de grandes ventajas, si puede convertir el superávit del capital público en superávit de capital individual privado. El volumen de negocio macroeconómico ha sido y es astronómico. Veamos, pues: Barcelona es la capital de Catalunya con un mercado demográfico de 7.488.809 consumidores, de los cuales 1.620.809 pertenecen a la citada Barcelona. El peso económico y político de ésta es preeminente en el Principado de Catalunya y en el conjunto del Estado al actuar como motor preponderante de la economía productiva de este.

Lenin en su monumental obra ¿Qué hacer?, vilipendiada por muchos precisamente por su capacidad para concretar la organicidad, tareas, carácter y contenido de la agitación del partido comunista y de su militancia, nos deja un legado de excepcional fuerza teórica y de señalamientos prácticos. Dota al partido de los fundamentos insustituibles para dirigirse a su objetivo fundamental de liquidar esta sociedad de explotación y alienación.

Entre otras aportaciones Lenin despliega un alarde teórico al desmontar el contenido teórico-político de la consigna "libertad de crítica" defendida por sesudos intelectuales y políticos "socialistas". Denuncia adónde se pretendía llevar al marxismo, y en consecuencia al movimiento obrero, con esa pretendida y pretenciosa "libertad".

El planteamiento concreto es el siguiente: "Sin teoría revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario". O sea, el movimiento revolucionario es, si se nutre de, si en él prende, la teoría revolucionaria.

Atención a este texto. Es absolutamente imprescindible dotarse de la teoría revolucionaria (en su tiempo el marxismo; Gramsci afirmará que después de Lenin el marxismo-leninismo) para que se produzca el movimiento revolucionario, el movimiento genuinamente socialista. Que esa teoría, no otra, se aplique para conformar y nutrir el movimiento revolucionario. El movimiento revolucionario insustituible para la subversión total de esta miserable sociedad de explotación. Es revolucionario porque dispone de una teoría que construye revolución y esa no es otra que el marxismo. Para que surja un movimiento socialista es para el que se exige la teoría revolucionaria. La única que desentraña el movimiento del capital, la explotación que lo sustenta y su caducidad. El movimiento será revolucionario siempre que incorpore y asuma la conciencia primordial de hacer la revolución y los medios para conseguirla.

“En el lujoso hotel Mariotte, donde en una sola noche se montó el centro de prensa, se inauguró la cafetería Glásnost. Un nervioso anuncio en un periódico: “La glásnost es peligrosa”... En una tienda de prendas deportivas, el vendedor ofrece camisetas con esa palabra en ruso o en inglés. Cuesta el 50% más que las que llevan otras inscripciones: hay que pagar más para la glásnost...” (Pág.19)
*Alexandr Pumpianski: La encrucijada de Washington
Moscú: Ed. Agencia de Prensa Nóvosti, 1988.

A lo largo de sus últimos años Santiago Carrillo realizó una enorme obra autobiográfica en sus libros de Memorias en los que seguía justificando sus tesis eurocomunistas a la par que antisoviéticas , en las que se destacaba su visita a la
Universidad de Yale en EE.UU aquel Otoño de 1977.

Damos opinión en relación a un debate  como es el futuro del diésel, que está desarrollándose en la sociedad sobre la base de hipótesis,  suposiciones e informaciones interesadas, pero que, al margen de cómo lo resuelva el Gobierno  en los próximos Presupuestos Generales del Estado, es una cuestión que   avanza imparable y está conformando una opinión y un consenso social que, para empezar a dar opinión, queremos  cuestionar en su rigor y ponerle  algunos interrogantes.

En absoluto decimos que no haya que reaccionar de inmediato contra la contaminación y que no sea urgente exigir a las diversas administraciones un planteamiento de movilidad  pública y racional que prime a las personas. Faltaría menos, pero lo pero lo que afirmamos es que,  en nuestra opinión, algo huele a sucio en la campaña institucional y empresarial contra el diésel.

COMUNICADO DE LA COORDINADORA ESTATAL POR LA DEFENSA DEL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES

La Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas repudia las declaraciones del ex-ministro socialista, Carlos Solchaga, por su desprecio y falta de respeto a los millones de pensionistas que con su trabajo han contribuido decisivamente a levantar este país, enfrentándose muchas veces a los ataques que los distintos gobiernos han perpetrado contra los derechos de los trabajadores. Entre ellos, los protagonizados precisamente por Carlos Solchaga, primero con el desmantelamiento industrial, en su época de ministro del ramo, y después, ya como titular de Economía y Hacienda, con la Ley de Pensiones de 1985, que incrementó los años de cotización de 10 a 15 para cobrar una pensión y amplió de 2 a 8 años el cómputo para el cálculo de la misma. “Tu problema, Carlos, son los trabajadores; te has equivocado de trinchera”, le espetó Nicolás Redondo, entonces secretario general de UGT, ante las cámaras de Televisión Española.

Estas y otras políticas antisociales dieron lugar a la huelga general del 14 de diciembre de 1988, la primera de la democracia y la más grande que ha habido en España, con la participación de más de ocho millones de trabajadores, además de estudiantes y autónomos.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"