Compartimos este enlace que contiene dos  interesantes entrevistas realizadas a Francisco Barjas, Secretario General del Partido Comunista Obrero Español -PCOE-  y a  Carmelo Suárez, Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España -PCPE-.

Los camaradas hablan del proceso iniciado por ambos Partidos con el objetivo de avanzar en la unidad comunista, una unidad que solo podrá tener su base  en la acertada concepción de la lucha de masas, en la intervención directa de la militancia comunista entre las masas obreras y populares, donde  las y los comunistas logren el reconocimiento de la clase obrera con el objetivo de llevar a cabo la  conducción revolucionaria para derrocar el capitalismo y construir el Socialismo.

Abre sus ojos en la penumbra; demora para hacerlo porque sabe lo que va a ver. Estira la boca pulposa y bosteza, el gesto comprime más su nariz ancha. A su lado hay siete muchachos, pero la mayoría duerme. Sólo uno le sonríe. Sandrine la devuelve con una mueca que lo hace reír sin amanecer. Ya hay que levantarse, como siempre. Sí, está sola con todo. Lo que gana al día, no da pa, ná!- sabe- es pa´el alquiler. Ella tenía una casita, que junto con la del lado, cayó hecha trizas cuando el terremoto. Ese niño que sonríe está vivo de milagro, porque con un año de nacido le cayó un muro encima y estuvo sangrando por un tiempo.

El sistema capitalista, preñado de violencia desde su origen, ha sido destapado en su naturaleza profundamente inhumana y en su carácter depredador del ser humano y del planeta. Con la crisis de la covid-19 se está evidenciando en toda su crudeza, sin posibilidad de adorno o camuflaje, que oculte su verdadero carácter de enemigo de la humanidad. Miles de muertes corroboran esa naturaleza criminal. Guerra, muerte, descarte humano de las personas más débiles, abandono de quienes son más vulnerables, hambre, miseria, dolor, represión, egoísmo, insolidaridad, explotación…y consumo de la carne del pueblo trabajador en la trituradora del sistema productivo para garantizar los beneficios patronales, ese es el rostro del capitalismo.

Desde marzo de este año los venezolanos estamos combatiendo en dos frentes. Como el resto del mundo, literalmente hablando, estamos batallando día a día contra un enemigo que, aunque minúsculo y casi invisible es muy poderoso, lo apodan Covid-19. Simultáneamente, también a diario, pero desde 1999, estamos batallando, sin tregua, contra los grandes capitales corporativos y financieros transnacionalizados, conocidos en los bajos fondos como imperialismo, quienes nos declararon una guerra, que, aunque no convencional es guerra al fin.

En la madrugada del 1 de mayo del presente año, un nutrido grupo de mercenarios entre los que se hallaban dos ex miembros de la fuerzas de los marines del ejército norteamericano, uno de los cuales había sido guardaespaldas personal del Presidente USA Donald Trump, desembarcó en el departamento de la Guajira a orillas del Río Orinoco en territorio de Venezuela. El grupo fue transportado hasta dicho lugar en lanchas patrulleras de la marina de Colombia lo que muestra la connivencia de este país en la denominada “Operación Gedeon”, operación planificada por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos con la aprobación de la administración Trump.

Desde la adhesión de Estonia, Letonia y Lituania en 2004 al Tratado del Atlántico Norte, la OTAN mantiene una fuerza aérea de unos doce cazas cuya presencia va rotando entre los diferentes Estados miembros de la organización, la llamada Policía Aérea del Báltico, cuyo objetivo es proveer de patrullas aéreas a estos países que no tienen capacidad de comprar y mantener naves propias. El Reino de España participa anualmente desde 2014 realizando un nuevo relevo de cuatro meses este año junto a Francia y Reino Unido, cuyas fuerzas liderará.

Que no seamos meros observadores

Durante años, el lema de los militantes en Italia "romper la jaula de la Unión Europea" es una pancarta que distingue e informa a todas nuestras plataformas de reivindicaciones en todos los sectores del mundo del trabajo en los que estamos involucrados, en todos los rincones de Europa.

Los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas muestran que esta posición tuvo y tiene una profunda razón de ser.

Más allá del análisis clasista, marxista, de la realidad concreta, retrotraerse a los pensadores griegos que iniciaron los principios de conductas colectivas, resulta un ejercicio de clarificación.

Entre esas conductas la escuela cínica, cuyo mayor difusor fue Diógenes en el siglo V a.n.e., destaca por su actualidad en la posición del imperialismo con respecto a la crisis sanitaria del Covid-19, catalizadora de la profunda crisis del sistema capitalista, y que, monotemáticamente abordada por los medios de propaganda del sistema (con la “Brunete mediática” a la cabeza), actúa miserablemente en puntos tan relevantes para ¡la vida!, como es la guerra imperialista.

En los últimos tiempos aprovechando las circunstancias provocadas por la pandemia del coronavirus, la política agresiva del imperialismo norteamericano con respeto a los pueblos y gobiernos que no se someten a sus designios, se ha agudizado alcanzando especial crudeza en lo que respecta a Cuba y Venezuela.

Esta política hay que enmarcarla en la aguda crisis del imperialismo yanqui que ha entrado en un proceso decadente y ve cómo va perdiendo la hegemonía que hasta ahora ejercía de manera impune ante una nueva potencia ascendente que le pisa los talones: la República Popular de China, que en unos años será la primera potencia mundial.