Las campañas electorales estadounidenses, como cada vez más en otros lugares, tienen un fuerte componente de espectáculo, orientado a conseguir titulares, a aparecer en los medios a todas horas al precio que sea y, al final, a que nadie tenga muy claro, más allá de meras impresiones, qué defiende realmente cada cual y qué va a hacer si resulta elegido. Así luego se puede justificar cualquier decisión.

Los días 21 y 22 de octubre se ha celebrado, en Atenas, un encuentro bilateral de una delegación del PCPE, que viajó a esa ciudad, con el KKE, en el marco de las relaciones fraternales que ambos partidos mantenemos.

Un mes después de los Acuerdos de Paz firmados en La Habana el 24 de agosto, se ha ratificado con la firma este 26 de septiembre del Acuerdo Final entre las FARP-EP y el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos.

A priori parece sencilla la cuestión, sin embargo se me ocurren más y más preguntas. Algunas de fácil respuesta, otras que son el quid de la cuestión.

Las acciones concretas que en el pasado nos sirvieron para enfrentar las agresiones contra los pueblos ¿son suficientes? ¿Por qué en algunos casos se transformaron en acciones de masas? Suficientes o no ¿siguen siendo necesarias?

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, declaraba en septiembre de 2012 que el conflicto sirio, desencadenado en 2011, era un desastre regional con implicaciones mundiales. En septiembre de 2016 esa afirmación se ve totalmente confirmada, dado el rumbo de los acontecimientos.

Carecemos del espacio suficiente para detallar todas las ramificaciones internacionales que tiene el conflicto sirio, o la multitud de intereses económicos, políticos y estratégicos que confluyen en el mismo, pero es evidente que el intento de derrocamiento del gobierno de Bashar al Assad dista mucho de ser un fenómeno de carácter doméstico.

Es curioso cómo los medios de comunicación hacen uso del tema de las personas refugiadas. Generan alarmas, crisis humanitarias, sensiblería, miedo... En definitiva, manejan la opinión pública en la dirección necesaria a sus intereses y ejercen de aparato ideológico legitimador del racismo institucional. El caso de los y las refugiadas es una clara muestra de que los mass media son parte del poder y tienen un destacadísimo y preponderante papel para generar consensos y permitir legislaciones y decisiones políticas en la UE (Unión Europea), que de otra forma deberían levantar olas de protestas generalizadas y de solidaridad de clase.

Después de la resaca electoral y de los diversos titulares en torno a las elecciones del 26J nos toca levantar la cabeza, volver a poner los pies en la tierra y observar el mundo que nos rodea. En este caso, una de las cosas que más nos puede llamar la atención estos días es lo que está pasando en Francia, y no nos referimos a la Eurocopa, sino a la heroica lucha que está llevando a cabo el pueblo trabajador francés.

Finalmente ha ocurrido. El Reino Unido ha votado en referéndum por al salida de la Unión Europea. Durante los días posteriores al 23 de junio hemos oído y leído multitud de opiniones y comentarios al respecto, en general bastante desafortunados porque pecan de un defecto fundamental: identificar a la UE con el progreso social.

Los trabajadores franceses se han echado a la calle. La negrera Ley del Trabajo del Gobierno "socialista" tiene el rechazo del pueblo francés, y este rechazo se ha expresado, el 9 de marzo, con unidad de acción sindical y manifestaciones multitudinarias con masas obreras organizadas en la calle.