Mientras que todo el mundo mira hacia otro lado, en los territorios de la República Árabe Saharaui Democrática (SASD) -Sahara Occidental-, ocupados militarmente por Marruecos desde el año 1976, se está produciendo una tragedia que puede desembocar en uno de los mayores genocidios cometidos sobre una población que aspira a conseguir su autodeterminación. Es un conflicto olvidado y ocultado por los medios del sistema, que bloquea cualquier noticia que provenga de esos territorios, sometidos a la violenta dictadura del régimen alaouita, que no duda en reprimir brutalmente las protestas pacíficas de los saharauis; que, mediante juicios-farsa, impone duras condenas a las y los activistas que luchan contra tal estado de opresión, como el caso de la periodista saharaui Nezha El Kalidi, cuyo "delito consistió en gravar en video una manifestación en el Aaiún, por lo que ha sido sometida a torturas y que ha tenido un juicio donde la sentencia ya estaba dictada desde el principio; la existencia de decenas de desaparecidos, cuando no, los asesinatos selectivos sobre estas o estos activistas; la migración de una parte de su población con un alto porcentaje de muertos en el mar.

Alrededor de las seis de la mañana del domingo 16 de junio la policía francesa se presentaba en el piso de Gaël Quirante, Secretario Departamental de SUD Poste 92, en huelga indefinida desde hace casi 15 meses junto a 150 carteros/as, para detenerlo y trasladarlo a los locales de la Securité Territoriale -Seguridad Territorial- de París, donde pasó 35 horas detenido en garde à vue prolongée -detención provisional prolongada-, pasando en primer lugar numerosas horas en prisión de seguridad, aplicada en casos de terrorismo. La movilización inmediata, unida a la incansable lucha que han tejido los trabajadores de La Poste (Correos) durante estos meses, forzaron su puesta en libertad sin cargos, y ha colocado en las portadas de la prensa francesa el conflicto de La Poste y la detención de Gäel.

 

Sr. Presidente:

Quisiéramos conocer si el Gobierno no piensa modificar su postura en relación con el reconocimiento y apoyo que ha venido prestando al Sr. Juan Guaidó, autoproclamado Presidente Interino de Venezuela, a pesar de las innumerables evidencias de que tal reconocimiento viola todos los principios del derecho internacional, alienta los intentos de subvertir la institucionalidad venezolana por vías violentas, busca provocar la intervención militar de potencias extranjeras contra la propia soberanía y orienta al pueblo venezolano hacia un conflicto civil de consecuencias imprevisibles, para Venezuela y para toda la región, acciones todas que, con seguridad, serían tratadas como los peores crímenes contra la seguridad del estado si se realizaran contra el nuestro propio.

Señoras y señores:

Esta es la 5ª vez que tomo la palabra ante este Plenario en nombre de los Pensionistas y Jubilados (PyJ) de todo el planeta, pero hasta hoy nadie de la dirección de la OIT ha escuchado ni ha actuado correctamente, respondiendo a lo planteado por los PyJ en esta sala.

La OIT cumple 100 años pero ha servido básicamente y fundamentalmente solo para defender los derechos de los capitalistas.

Pero los PyJ existimos, y nos seguimos organizando, tenemos mucha experiencia de lucha.

Somos casi el 20% de la población mundial y casi el 30 % de los votantes. Trabajamos para que nuestros votos vayan cada vez mejor dirigidos y no vayan a los pro capitalistas que atacan nuestros derechos.

Desde su fundación el 14 de mayo de 1948, el régimen israelí ha cometido un ‎sinfín de crímenes contra los palestinos. A continuación repasamos algunas de las ‎masacres más horrendas perpetradas por los israelíes, cuando todavía está fresca la ‎sangre de los 59 gazatíes asesinados el lunes.‎

Soldados israelíes apuntan contra palestinos en una localidad cisjordana.

1-Matanza en Azazme: 3 de septiembre de 1950, paramilitares israelíes asaltaron la localidad de Azazme, en Beerseba (sur de los territorios palestinos ocupados), y mataron a 13 palestinos, mujeres incluidas.

2-Matanza en Sharafat: el 7 de febrero de 1951 atacaron la aldea de Sharafat, ubicada al suroeste de Al-Quds (Jerusalén) y expulsaron a los residentes. En ese ataque asesinaron a 10 palestinos e hirieron a 8.

 

El FPLP condena enérgicamente el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba.

El Título III de la "Ley Helms-Burton" está dirigido contra el grandioso pueblo cubano y sus logros históricos

El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), en representación de su Secretario General, Comité Central y Buró Político, rechaza y condena enérgicamente el bloqueo a Cuba y a su heroico pueblo, que se han mantenido firmes a lo largo de varias décadas frente a las presiones y conspiraciones del imperialismo norteamericano.

El Título III de la "Ley Helms-Burton"; que permite a los ciudadanos de EE.UU. demandar a las entidades cubanas ante los tribunales norteamericanos, endurece las prohibiciones al comercio con Cuba y restringe las visitas a la isla y las remesas de los cubano-norteamericanos a sus familiares en su país de origen; constituye una injerencia flagrante y una escalada de los planes estadounidenses contra Cuba y su gran Revolución.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina, que valora altamente las posiciones de la Revolución Cubana hacia las causas de libertad y de justicia en el mundo, especialmente la Cuestión Palestina y los derechos firmes e inalienables de su pueblo, expresa su total solidaridad con el pueblo de Cuba y su valerosa dirección y estar junto a ellos frente a los planes de EE.UU.

 

Como un acto práctico de internacionalismo proletario debe considerarse la presencia del camarada Juan José Sánchez en las actividades del Día de la Victoria contra el nazismo, que el Partido Comunista de Donetsk ha organizado para conmemorar el ¡Glorioso 9 de mayo de 1945!

La experiencia vivida, que comienza en la misma frontera rusa con la República Popular de Donetsk, sitúa al camarada ante una atmósfera de guerra que afronta con total disciplina leninista: controles rigurosos, toques de queda, casas y edificios protegidos contra los lanzamientos de proyectiles del ejército ucraniano, zonas a evitar por la posibilidad de ser alcanzado por disparos o metrallas, etc., son las condiciones que actualmente se visualizan en la República Popular de Donetsk.

Las marchas y actos en honor a la memoria del Regimiento Inmortal

El 9 de mayo de 1945 a las 2:10 de la madrugada, hora de Moscú, una potente voz anunciaba en la radio “Alemania ha sido completamente derrotada”

La invasión nazi fue vencida por el pueblo soviético y su Ejército Rojo.  Hoy  el mundo entero lo celebra y lo recuerda no sólo con respeto y admiración por esa lucha heroica, sino porque durante mucho tiempo Occidente tergiversó la historia de esta guerra a través de las superproducciones de Hollywood y de toda la poderosa industria cultural anticomunista. Fueron eficaces, porque la gente todavía repite que los EEUU y los aliados vencieron a los nazis.

La desorbitada beligerancia del imperio

Una pregunta que no dejan de hacerse víctimas y testigos de la creciente agresividad del imperialismo refiere a la inexistencia, o en todo caso debilidad,  de las fuerzas y actores internacionales que deberían impedir o por lo menos tratar de limitar los alcances de la intensificación de la ofensiva lanzada contra Venezuela, Cuba y Nicaragua por parte de la Administración Trump.[1] La historia de los imperios demuestra sobradamente que en su fase de declinación éstos se tornan más violentos y sanguinarios, y que sus líderes tienden a ser más toscos y brutales.  No sólo sus líderes, como lo demuestra con claridad Donald Trump. También su entorno de asesores y consejeros refleja similar involución, llegando a constituir algo semejante a lo que Harold Laski, refiriéndose a los dirigentes del fascismo europeo, denominaba “elites de forajidos”.  [2]No hace falta remitirse al profeta Moisés y las Tablas de la Leypara concluir que torvos personajes como John Bolton, Elliot Abrams, Mike Pompeo, Juan Cruz, Marco Rubio y la directora de la CIA, Gina Haspel, son una pandilla de hampones que sólo como producto de la acelerada descomposición moral y política del imperio trasiegan por las oficinas de la Casa Blanca cuando el sitio apropiado para sus afanes debería ser una cárcel de máxima seguridad en el desierto de Nevada. No hay entre ellos un solo estadista o un intelectual capaz de ofrecer una visión realista y sofisticada de la realidad contemporánea. Ninguno resistiría diez minutos de debate con Vladimir Putin o Serguéi Lavrov, eventualmente con Xi Jiping, porque serían intelectualmente destrozados de manera fulminante.