La nueva socialdemocracia de SYRIZA ha demostrado su incapacidad de humanizar el capitalismo. Después de la estafa del referéndum sobre el último rescate, el gobierno dirigido por Alexis Tsipras ha aplicado disciplinadamente un conjunto de medidas profundamente antiobreras y antipopulares.

El movimiento obrero, ante las agresiones contra los pensionistas, obreros y campesinos está articulado contundentes respuestas basada en la movilización sostenida de amplios sectores obreros y populares.

Ante esta respuesta organizada y militante, el gobierno ha demostrado su carácter reaccionario lanzando a los cuerpos represivos contra el pueblo.

Los gobiernos de las potencias capitalistas occidentales no aprenden de la Historia reciente ni de sus propios errores. Lo acontecido con Al Qaeda, organización cuyo origen está en el apoyo irrestricto de los EEUU y otras potencias a los muyaidines afganos en su lucha contra el gobierno revolucionario afgano y ejército soviético, se vuelve a repetir años después con el ISIS. Se vuelve a confirmar que son las propias potencias imperialistas quienes crean los monstruos cuya acción los vuelve funcionales a los intereses del capitalismo monopolista y sus gobiernos.

La Europa social es una de las consignas más utilizadas por los distintos gobierno del gran capital y la izquierda para justificar el proyecto de la UE (proyecto imperialista estratégico para la oligarquía de Europa desde hace años). Desde que se empezó a construirse la UE y, en especial, desde la puesta en práctica en 1995 del llamado espacio Schengen sobre la libre circulación de capitales y personas, la Europa social y del bienestar es uno de los pilares propagandísticos que nos repiten constantemente.

El Frente Nacional sigue avanzando a pasos agigantados en Francia. Durante las pasadas Elecciones regionales del 6 y 13 de diciembre, más allá de los resultados finales, se consolidó como la opción electoral ultraderechista para gobernar Francia en un futuro más que inmediato.

Es de suponer que prácticamente ningún lector o lectora de Unidad y Lucha desconoce a día de hoy cuáles fueron, a grades rasgos, los resultados electorales en las elecciones parlamentarias venezolanas que tuvieron lugar el 6 de diciembre.

En estos dos últimos meses del año se han concentrado cuatro eventos de especial interés para la actividad internacional del PCPE. A comienzos de noviembre se celebró en Estambul la 17ª edición del Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO), quince días después tuvo lugar el 21º Congreso del Partido Comunista Alemán (DKP) y en diciembre se reunirán en Bruselas, en días sucesivos, el Encuentro Comunista Europeo y la Iniciativa Comunista Europea (ICE).

Los bombardeos rusos plantean nuevos escenarios en Oriente Medio

La prensa dice que se está produciendo un “recrudecimiento de la violencia” pero en realidad no pasa nada nuevo. El pueblo palestino lleva sufriendo más de 60 años de ocupación, 60 años que han marcado ya, como mínimo, a tres generaciones de palestinos/as: los/as que la sufrieron de primera mano con la Nakba en 1948 cuando más de 750.000 palestinos/as fueron forzados/as al éxodo y más de 400 pueblos arrasados; los/as palestinos/as que nacieron ya en el exilio forzado a partir de la Nakba siendo refugiados/as y continuando con la lucha del pueblo palestino y por último, una tercera generación; hija ya del exilio, la ocupación y con la Intifada de 1987 como referente de lucha que continúa con los mismos anhelos de generaciones anteriores a golpe de dignidad e Intifada.

Entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre se celebró en Estambul el 17º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO). Aunque de este evento se informará con mayor detalle en el próximo número de UyL, publicamos algunos extractos de la contribución presentada por el PCPE.