El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), y su organización juvenil (JCPE), condenan la reactivación de la Ley Helms- Burton promulgada en 1996, como un nuevo acto de agresión del imperialismo yanki contra el pueblo cubano, su gobierno, y su soberanía e independencia.

En el actual escenario de crisis de su liderazgo mundial, y después de las últimas y fallidas agresiones perpetradas contra Siria y Venezuela, el imperialismo yanqui afila de nuevo sus garras para tratar de asfixiar al pueblo cubano que, reafirmando su libertad, acaba de refrendar su Constitución, continuando inequívocamente la construcción del socialismo en Cuba.

Se trata de un nuevo intento desesperado del imperialismo norteamericano contra Cuba, que no tiene otro recorrido que el de un nuevo fracaso, coincidiendo con el 60 Aniversario del triunfo de la Revolución. Cuando se cumplen también 58 años de la derrota de Playa Girón y de la declaración del carácter socialista de la Revolución Cubana, el pueblo resistirá estas nuevas agresiones, que se suman al saldo del terror, la violencia y la muerte que el imperialismo yanki utiliza, una u otra vez, como única arma en su frustrado intento de derrotar a la Revolución.

Abril 2019, el plan de Exterminio que aplica el capitalismo transnacional contra Colombia, acabó también con la vida del bebé Samuel González Pushaina, de tan sólo siete meses, hijo de exguerrilleros (1).

 

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la derrota del nazismo se debía en gran parte al ejército soviético -la URSS perdió a cerca de veinticinco millones de personas-, en este contexto el mapa de Europa era la expresión del desarrollo en la defensa y liberación de los pueblos frente al fascismo. Así, una parte importante de los países del Este de Europa comienzan la construcción del socialismo.

EEUU y el Reino Unido, temerosos de la posible influencia de la URSS, constituyen un pacto que llamaron defensivo en 1948.

La ofensiva del ejército de Corea del Norte, para recuperar su soberanía, fue utilizada para reforzar la campaña contra el dominio de la URSS, y el 4 de Abril de 1949 se constituye oficialmente la OTAN.

En 1954 la URSS solicitó el ingreso en la OTAN, que no fue aceptado por EEUU y sus aliados europeos, que sí aceptaron, dos años después, el ingreso de la RFA y su rearme.

Seis años después de la constitución de la OTAN, el 14 de Mayo 1955, se constituye por la URSS y el bloque socialista el Pacto de Varsovia.

Entre el 4 y el 10 de abril, Carolus Wimmer  ha hecho una escala en España después de una gira por Europa que le ha llevado a Belgrado y Ginebra para asistir a un acto de denuncia en el 20 aniversario del bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia, y la intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos.

En su estancia en España, ha desarrollado una agenda  política en coordinación con el PCPE que le ha llevado a intervenir en una charla en Móstoles organizada entre otros por el PCPE,  una visita política a Toledo para intercambiar impresiones con el PCPE de esta localidad, encuentro en la sede del PCPE con el Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI) representando al COSI (Comité de Solidaridad Internacionalista), reuniones permanentes con el PCPE para desarrollar y profundizar en los acuerdos de colaboración suscritos entre el PCV y el PCPE, finalizando con una visita a la nueva sede del PCPE , inaugurada hace unos meses.

A pesar de que varias organizaciones defensoras de los derechos humanos han denunciado los malos tratos contra los prisioneros palestinos no se ha producido ningún efecto en las políticas israelíes.

La Comisión de Prisioneros Palestinos denuncia que los menores palestinos son blanco de torturas y diversos abusos en las cárceles del régimen de Israel.Dos menores palestinos de la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) han afirmado que fueron severamente golpeados por fuerzas israelíes durante su arresto.

 

 

 

Como hemos indicado en diferentes artículos de UyL, el golpe de estado contra el proceso bolivariano de Venezuela comenzó el mismo día del triunfo del comandante Chávez en las elecciones presidenciales de 1998. Desde entonces, el imperialismo, principalmente de EEUU, no ha cesado en su acoso y búsqueda del derribo contra el mismo proceso que, por su naturaleza popular y antiimperialista, rompía el molde que sobre América Latina ha tratado de encorsetar a todos sus pueblos.

OTRA EXPRESIÓN DE LA PUTREFACCIÓN DEL CAPITALISMO

En los últimos años muchos estados europeos están experimentando un rápido crecimiento electoral de la ultraderecha (siendo VOX el último episodio), crecimiento que para muchos analistas políticos ha sido sorprendente. Esa sorpresa nace de una imagen idealizada de una Europa pretendidamente democrática, tolerante, multicultural y que habría superado los nacionalismos más agresivos gracias a la integración en la UE y a la globalización. En realidad, este ascenso electoral es sólo la plasmación en votos de tendencias económicas, políticas, sociales y culturales que llevaban gestándose desde hace al menos tres décadas. En el PCPE llevamos ya muchos años alertando de esta deriva reaccionaria y autoritaria del sistema capitalismo a nivel global.

Cuando escuchamos la palabra «guerra» lo primero que nos viene a la mente son soldados de uniforme en un escenario bélico, carros de combate, bombardeos y explosiones. Más allá de que la llamada «guerra convencional» en la actualidad no deja de evolucionar (misiles teledirigidos, bombardeos desde gran altura, satélites, drones, ataques cibernéticos...) y cada vez se corresponde menos con esa imagen, hay muchas otras formas de ejercer violencia sistemática contra las poblaciones que se desea poner bajo control o directamente eliminar. Un claro ejemplo de ello es lo que viene sucediendo de unos años a esta parte en la frontera Sur del estado español. Frontera que incluye tanto a las costas de Andalucía y el Sureste Peninsular, como a sus archipiélagos (especialmente Canarias) y las ciudades de Ceuta y Melilla.

 

La elección de Bolsonaro como presidente de Brasil, ha sido un acontecimiento que convulsionó y aún lo hace a buena parte de la opinión pública mundial. Su amplia victoria conseguida en dos vueltas electorales con el 46% de los votos emitidos en la primera vuelta y 55%, cerca de 58 millones de votos, así lo confirma. Estas elecciones celebradas en octubre del año pasado, se convirtió pronto en una batalla política entre el candidato del PT, y por tanto, la identificación hacia la política petista y su principal referente, Lula, y Bolsonaro un político que a través de un discurso agresivo contra los procesos de corrupción del anterior gobierno de Dilma y una ideología reaccionaria y ultra liberal, ha querido auparse políticamente.

A partir de este triunfo electoral ha sonado la alarma política y social en la que buena parte de la izquierda ha identificado y calificado a Bolsonaro y su propuesta política como de fascismo. Antes de entrar de lleno en la calificación de Bolsonaro y su programa, sería conveniente situar los rasgos fundamentales que colocan la propuesta bolsonarista en el panorama social y político de Brasil.