No hay duda. La crisis capitalista continúa manifestándose con intensidad. Por todas partes crecen los peligros para la clase obrera y los pueblos. La gestión socialdemócrata del capitalismo está fracasando estrepitosamente. Debemos levantar las banderas de la clase obrera. Las tareas del momento requieren organización, firmeza ideológica y determinación política.

A la burguesía española por primera vez, en esta etapa de la dictadura del capital en nuestro país, le falla el principal mecanismo de legitimación del que se ha dotado para perpetuarse en el poder: las Elecciones Generales.

Las Elecciones del 20D dieron lugar a un Parlamento que resultó de difícil manejo por las clases dominantes y, a pesar de los diversos intentos y de las distintas variables posibles, finalmente el acuerdo de Gobierno no fue posible, y se convocan nuevas Elecciones para el 26J.

Compañero, compañera, el Partido Comunista necesita tu apoyo activo para poder participar en las próximas elecciones generales.

Poco han tardado en ponerse de acuerdo los representantes de la nueva socialdemocracia y del oportunismo de siempre. Y no es de extrañar. Más allá de la lucha por el número de sillones que ocupe cada cual, ambas fuerzas expresan los mismos intereses. Los trabajadores y trabajadoras de nuestro país nada deben esperar de ese acuerdo dirigido a sembrar falsas ilusiones y a arrojar arena a los ojos de nuestra clase obrera.

En la vida hay que elegir. Así funciona, lo queramos o no. Desde lo más intrascendente hasta lo definitorio, cuando hay que hacer eso que llamamos ‘tomar partido’. Este 9 de mayo, como tantos días del calendario, hay cosas que se conmemoran.

Raúl Martínez Turrero. Miembro del Comité Ejecutivo del PCPE. Responsable del Área Ideológica del Comité Central.

PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU-UP… todos apuntalan el capitalismo

En el momento en que se escribe este artículo, al cierre de esta edición de Unidad y Lucha, parece claro que va a haber nuevas Elecciones Generales el 26 de junio. Más de cuatro meses y medio después del 20-D se producirá una nueva convocatoria electoral, ya que los distintos Partidos de la burguesía parece que no se han puesto de acuerdo en los términos para poder formar un nuevo Gobierno mínimamente estable.

La sombra de un nuevo ciclo de la crisis capitalista llega pisándole los talones a la que ya padecemos. Ésta nos ha dejado  como secuelas, irreversibles mientras no derrotemos al capitalismo, el paro masivo crónico, salarios de miseria, contratos basura, generalización del trabajo gratis, desmantelamiento de los servicios públicos  y desindustrialización. Una clase obrera sobreexplotada con jubilaciones de hambre cuando ya no podemos seguir produciendo, donde la juventud se ve  abocada a vivir sin ningún futuro y las mujeres son excluidas masivamente del mercado laboral y obligadas a padecer sueldos de miseria.