FORTALECER EL PARTIDO, ORGANIZAR LA REVOLUCIÓN

Un Partido con unas capacidades políticas y organizativas superiores

El eje central del X Congreso del PCPE es el de avanzar de forma significativa en el fortalecimiento del Partido, como herramienta para la organización de la revolución socialista en España, y para llevar a la clase obrera al poder.

A ustedes puede no parecerles importante. ¿A qué hablar de la Hungría de 1956 en el pleno del Ayuntamiento de Madrid? —se preguntarán—. Pero lo es. No tengan la menor duda. Dejen por un momento de concentrarse en sus miserias, no sean tan egocéntricos. Olvídense, aunque sea por un instante, de que es final de mes y no tienen leche, ni huevos, ni carne en la nevera. Ni dinero para comprarlos. Olvídense de que la nómina que, con suerte, llegará en breve tampoco dará para mucho. Olvídense del hijo mayor en el extranjero, del amigo en el paro sin paga ni subsidio. Olvídense de la hipoteca, del horario abusivo en el trabajo, de las horas no pagadas, del desahucio del vecino.

Ideas centrales de la tesis.

En el periodo 2008-2014 se desarrolló la más larga y profunda crisis de sobreproducción y sobreacumulación de capitales desde el periodo de postguerra, marcada por dos fuertes ciclos recesivos.

Durante los días 12 y 13 de marzo se ha realizado en Madrid el IX Congreso de los Colectivos de Jóvenes Comunistas bajo la consigna: "Consolidar la Juventud Comunista, organizar a los jóvenes, preparar la revolución". El congreso, máximo órgano de decisión de la militancia juvenil comunista, ha sido preparado desde hace ya casi diez meses, con trabajo en las organizaciones de base y tensionando a toda la juventud comunista.

En 1986 una continuada lucha obrera y popular, protagonizada por las más amplias masas, hizo posible una sólida unidad política y organizativa. La lucha política contra la incorporación de España a la OTAN estuvo guiada, por su dirección principal, como una lucha contra el sistema capitalista.

La guerra imperialista es hoy parte intrínseca del proceso de acumulación del capital

¿Qué es el día de la mujer? ¿Es realmente necesario? ¿No es una concesión a las mujeres de clase burguesa, a las feministas y sufragistas? ¿No es dañino para la unidad del movimiento obrero? Esas cuestiones todavía se oyen en Rusia, aunque ya no en el extranjero. La vida misma le ha dado una respuesta clara y elocuente a estas preguntas.

8 de marzo Día internacional de la Mujer Trabajadora, un año más en el que no hay nada que celebrar, porque la situación de las mujeres en el mundo sigue marcada por la explotación, la opresión y la violencia que ejerce sobre ellas el capitalismo y el patriarcado.

Los datos y hechos son tozudos y nos demuestran que la igualdad no existe. De la población mundial, un 72,2% son hombres y 50% mujeres tienen empleo asalariado, ganando éstas entre el 10 y el 30 % menos del salario que los hombres.

El espectáculo parlamentario.

En el orden parlamentario español se viven días confusos. Fragmentada como nunca la representación parlamentaria, asistimos atónitos a un espectáculo sin precedentes. Unos, los autodenominados “populares”, bostezando de pasmosa inmovilidad. Otros, los autodenominados “socialistas”, divididos entre el bostezo de sus “barones” y la embriaguez de un hipotético asalto al gobierno. Los demás, con independencia de cómo se autocalifiquen, tratando de hacer todo tipo de cábalas para saldar cuentas con las diferentes partes de la amalgama constituida, adelantándose a la nueva temporada de Juego de Tronos, o tratando simplemente de sobrevivir (en el caso de eso que se llamó Izquierda Unida).

Con la presencia de responsables de organización y finanzas de la mayoría de comités territoriales del Partido, el pasado 23 de Enero se realizó en la sede del CC una importante reunión de trabajo en la que, por una parte, se activó la realización practica de los principales acuerdos en relación al X Congreso del Partido adoptados por el CC en su XXI Pleno realizado el fin de semana anterior y, por otra, se instó al desarrollo de planes de trabajo que, progresivamente y de forma real, vayan superando las carencias y limitaciones que aun hoy encuentra el Partido en lo relativo a la estructuración de sus comités territoriales y a nuestra intervención política de masas.