El 28 de abril se conmemora el Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Suele pasar sin pena ni gloria en los medios de propaganda masivos y se queda reducido a la propaganda de algunas organizaciones sindicales, cuando el derecho a la salud y seguridad en el trabajo es uno de los derechos básicos de la clase trabajadora. Nos matan y no es noticia. Ni siquiera lo es cuando nos usan de combustible humano para la maquinaria capitalista de mantener la tasa de ganancia a costa de nuestras vidas en estos momentos de crisis sanitaria.

Notas desde un lugar del mundo, en los tiempos donde la vida no vale nada

Escribo desde el aislamiento social, desde algún lugar de la sala, la cocina o el comedor, lugares que han sido cotidianos las últimas semanas. Desde que se declaró pandemia mundial y el “quédate en casa” parece ser la única esperanza que tenemos de vida los seres humanos en el mundo; aunque no tengamos que comer al siguiente día, ni que beber, ni como pagar las cuentas, la luz, el gas, la despensa, la renta, los créditos hipotecarios, los créditos personales, las tarjetas de crédito y departamentales, todo se fue al carajo.

DENUNCIA DE LA BRUTALIDAD POLICIAL DEL GOBIERNO PSOE-UP

El Gobierno de PSOE-UP ha declarado un Estado de Alarma, ya prorrogado en tres ocasiones, para enfrentar una crisis sanitaria. El PCPE, desde el primer día, ha manifestado que lo que correspondía era una Declaración de Emergencia Sanitaria, que implementara las medidas sociales necesarias para preservar la salud de la población. Este Estado de Alarma -se está viendo en estas semanas-, no es otra cosa que una limitación de derechos y libertades, que por un lado nada tiene que ver con las necesidades sanitarias de la población, y por otro se convierte objetivamente en un Estado de Sitio, en el que se limitan derechos fundamentales y libertades, con el pretexto del cuidado de la salud de la población.

Los partidarios de Trump, fanáticos (exhibiendo, algunos, armas de fuego), han salido a las calles para presionar a las autoridades estaduales. Foto: El diario

Trump, su equipo, sus fieles seguidores, al igual que Bolsonaro y sus herederos, representan la cultura fascista que ama por sobre todo lo demás el Dinero, la Fama, el Poder arrogante, idiotizado, narcisista; que odia el arte genuino, la inteligencia, la tradición humanista; que está dispuesta a sacrificar a los «débiles» para salvar a «Los elegidos»

 

La obra política, práctica y teórica de Lenin suma tan monumental magnitud que para los aspirantes a comunistas la visita a tan espléndido edificio debería constituirse en un hábito permanente. Pero, al menos, aprovecharemos la ocasión que produce la fecha de su natalicio para realizar una aproximación a algún rasgo de su obra.

Los motivos para hacerlo no tienen fin. En este escrito no vamos a considerar su formidable y crucial presencia y acción en realizaciones tales como la construcción del partido o la fabulosa hazaña de la Revolución Soviética. Sin olvidar, claro está, que "sin teoría revolucionaria tampoco puede haber movimiento revolucionario".

“El nombre de Lenin es algo sumamente familiar para todos nosotros. No vamos a hacer un panegírico de Lenin. No nos atreveríamos a hacer un panegírico de Lenin, porque siempre nos quedaría la preocupación de que las ideas no fuesen capaces de expresar todo lo que realmente la admiración encierra.” Fidel Castro, conmemoración del Natalicio de Vladimir Ilich Lenin, 1970.

Todos los analistas juiciosos (excepto los voceros del imperio y de la ultraderecha) coinciden en que el coronavirus ha retirado bruscamente el velo de la supuesta bonanza neoliberal para descubrir la barbarie, sus abismos de injusticia y desigualdad.

Cuenta Hans Christian Andersen de dos pícaros que se hicieron pasar por sastres para prometerle a un rey el más bello traje imaginable.

 

La oligarquía francesa, los grandes grupos financieros ligados al proyecto europeista y las transnacionales propias del país hace tiempo- cinco años- ya habían teorizado la urgente necesidad de la privatización de las pensiones públicas. Era una montaña de dinero muy importante, que, dada la drástica reducción de sus tasas de beneficio, necesitaba ser asaltada, tomada, ocupada, como si se tratara de una operación militar. Pero fue la llegada de Macron al gobierno como genuino representante de los intereses de los grupos financieros más importantes, tanto en lo nacional como en lo internacional, lo que disparó el proyecto de la privatización de las pensiones públicas. En esas estamos.

En el contexto de la pandemia del COVID-19 , cuando el mundo contempla atónito una crisis sanitaria que se expande y la incapacidad de los países imperialistas a afrontarla, cobra  una enorme relevancia las iniciativas solidarias de la República Popular China, una vez controlada la pandemia en su territorio, enviando toneladas de material sanitario a países como Italia, España, Irán y muchos más países. La Cuba revolucionaria  envía también misiones a multitud de países. El mundo reclama la ayuda de China y Cuba.

De todos es conocido que Cuba ha enviado decenas de miles de médicos y personal de enfermería en las misiones esparcidas en más de sesenta países. Cuba también alberga la Escuela Internacional de Medicina, donde estudian miles de estudiantes  que provienen de África, América latina, afronorteamericanos, y de otras latitudes.