POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL

La crisis capitalista de sobreproducción que estalló de forma violenta en 2008 ha hecho tambalearse al estado burgués de forma constante, provocando una situación de crisis de legitimidad permanente de la dictadura del capital en España en todas sus estructuras, y de quiebra de los pactos entre los distintos sectores de la burguesía.

El viejo modelo de dominación política bipartidista, tras un breve periodo de quiebra y génesis de nuevos partidos, concluyó con la integración en el gobierno de la nueva socialdemocracia (Unidas Podemos-IU-PCE) y su sometimiento absoluto a las instituciones burguesas y al PSOE, para garantizar el proceso de acumulación del capitalismo español a través de la paz social y la desmovilización de la clase trabajadora, así como el intento de los pactos con las burguesías periféricas.

Pero es la forma de estado monárquica, en esencia antidemocrática, representada en la vieja y corrupta monarquía de los borbones, garante de los elementos más atrasados y reaccionarios del estado español, la que supone uno de los elementos de debilidad del tablero para el bloque oligárquico-burgués.

 

En el Estado español, miles de familias sufren el empeoramiento de sus condiciones materiales de existencia. Este empeoramiento se ha visto recientemente agravado por un incremento notable de la inflación, es decir, por un aumento notable y generalizado de los precios de los bienes y servicios que estas familias adquieren en el mercado. Habitualmente, el surgimiento de un escenario de inflación es multicausal, y el caso actual no es una excepción. Entre el total de razones detrás de la situación inflacionaria actual en los países centrales, destacaremos las dos siguientes: 1) la crisis de suministros y producción amplificada por la pandemia (crisis que ha disparado escandalosamente los costes de infinidad de materias primas como el hierro o el litio), y 2) el desproporcionado aumento del precio de la energía como consecuencia del vergonzoso sistema de subastas del mercado eléctrico. Evidentemente, aparte de a un incremento del precio de la factura de la luz, las dos razones anteriores conducen a un aumento de los costes de producción que se ve reflejado en los precios finales a los que los consumidores (muy mayoritariamente, la clase trabajadora) han de hacer frente.

 

En agosto de 2021 la Comisión Europea transfirió a España los primeros 9.000 millones de euros del plan de recuperación, que llegan en forma de anticipo de los casi 70.000 millones que el Gobierno solicitó como transferencia no reembolsable. O sea, que los otros 70.000 millones son un crédito que nosotros o las generaciones futuras tienen que devolver… qué bien vendrían ahora los 65.000 millones que debe la banca española.

De otra parte, los 70 mil millones tampoco son un regalo. El gobierno pijo progre tendrá que cumplir con 416 hitos para recibir esos milloncejos. Para desbloquear cada pago España tendrá que cumplir con todas las metas pactadas. El mayor desembolso está previsto para junio de 2022 y alcanzará los 12.000 millones de euros. En este caso, muchas de las metas que tendrá que cumplir el Gobierno están relacionadas con reformas del mercado laboral. Así que ya sabemos por dónde van los tiros.

Toda la publicidad institucional de la UE va dirigida al impulso de la ecología y a digitalizar la economía (hay un constructor que quiere poner una hormigonera conectable desde el móvil… que no, que es coña)

 

La decisión está tomada: que un virus de apenas 0,1 micras de diámetro no continúe lastrando la tasa de ganancias de muchos monopolios (no todos), la deuda pública o el producto interior bruto. Y ello a costa de la salud colectiva en toda la geografía capitalista, de norte a sur, de este a oeste, ¡cueste lo que cueste! Naturalizando e incluso banalizando el contagio con palabros como “gripalización”. ¡Mira por dónde! El Estado capitalista finalmente ha necesitado recurrir a su propia variante de negacionismo.

Al menos frente a la variante delta, la vacunación protegía unas 4 veces del contagio y 10 veces frente a la letalidad por COVID-19. La mayor transmisión de la variante ómicron, sin embargo, hizo caer en picado la protección frente al contagio, dejando en evidencia las catastróficas consecuencias para la salud pública de la gestión capitalista de la pandemia.

Tiempo atrás, en las décadas de los setenta y los ochenta, dentro del campo revolucionario en nuestro país existía una manifiesta incapacidad para presuponer la forma en que se daría el tránsito desde las formas capitalistas de producción hacia las formas socialistas. En base a este vacío en la elaboración teórica, cuando se abordaba la cuestión, los pronunciamientos más frecuentes se daban en el sentido de: “esto no será como en el feudalismo, donde la burguesía fue desarrollando su sistema económico dentro del Antiguo Régimen, hasta que llegó el momento en el que la agudización de las contradicciones hizo posible que esa burguesía se convirtiera en clase hegemónica e impusiera su dictadura de clase, su nuevo orden social”. Proceso marcado por un radical ejercicio de la violencia, fundamentando en la práctica el principio marxista de que la violencia es la partera de la historia.

La insistencia en activar el debate en la calle de la situación de la sanidad pública, y sobre el modelo sanitario que defendemos resulta obvio en tiempos de pandemia, y si pensamos en la ley (privatizadora)15/97 se vuelve de urgente necesidad.

El modelo “de Nuevas Formas de Gestión” de dicha Ley aprobada por: PSOE, PP, CiU, CC y PNV mediante la cual los centros sanitarios públicos podrían pasar y pasaron una buena parte, a ser explotados por empresas privadas, ha ido encareciendo hasta siete veces más los costes que la gestión pública tradicional, constatando que la administración privada “es mejor” exclusivamente para extraer el mayor beneficio posible de la “oportunidad de negocio” que le brinda esta ley al capital privado.

La socialdemocracia instalada en el gobierno, tiene preparada de nuevo una maniobra de engaño. Cumpliendo con su función desmovilizadora mediante jugadas como la nueva ley sanitaria que preparan, dice derogar la Ley 15/97, cuando en realidad la incluyen dentro de la Ley General de Sanidad. Un nuevo juego de trileros, con el que pretenden engañar a la clase obrera y a los sectores populares, permaneciendo el negocio de los conciertos sanitarios que mercantilizan nuestra sanidad.

 

El continente europeo toma su nombre de la mitología griega. Una joven fenicia llamada Europa fue raptada por Zeus y llevada a Creta, donde acabó conviertiendose en reina.

Resulta curioso que la historia sitúe en estas tierras el proyecto estratégico de la Unión Europea, con el que nuestra burguesía imperialista es ahora quien secuestra la posibilidad de desarrollo y emancipación de la clase obrera de los muchos pueblos que la habitan.

Este año, se cumple el 20 aniversario de la puesta en circulación de billetes y monedas de lo que entonces era una Unión Económica y Monetaria que agrupaba a doce estados.

El joven Euro, obviamente, nació como dinero “fiat”, desligado del patrón oro, algo que permite imprimir billetes y aumentar el gasto del estado para poder revertir, según los gurús económicos capitalistas, los periodos de crisis. El Euro cabalga así, desde su nacimiento, vinculado al respaldo del Banco Central Europeo y sujeto a la confianza de un sistema económico que hace aguas por todos los costados.

Me refiero al voto erróneo del Diputado del PP Alberto Casero. Para más información, Secretario de Organización del PP desde 2019 y, en toda lógica, hombre de la total y absoluta confianza del Secretario General Teodoro García.

Veamos lo ocurrido, y después de analizar los intereses en juego, partiendo de negar las casualidades cuando hablamos de los intereses estratégicos de la clase dominante, considero que estamos en condiciones de plantear una hipótesis absolutamente verosímil.

La patronal de este país y el bloque de dominación oligárquico burgués al que representa a pies juntillas, se jugaba mucho con la aprobación de la nueva Reforma Laboral acordada con CC.OO y UGT y refrendada por la Comisión Europea como parte de los deberes para recibir los Fondos de Recuperación.

Muchos millones de € y la Paz Social bien valen una llamada.

He leído artículos y visto vídeos de análisis que son sumamente interesantes sobre la operación del imperialismo norteamericano en Ucrania desde la promoción del golpe de Estado de Poroshenko, y el apoyo al régimen de Kiev responsable del bombardeo de población civil en la región del Donbass y otras graves violaciones de derechos humanos como los asesinatos de los sindicalistas de Odesa quemados en la casa sindical, como en Estados Unidos y la Unión Europea se tapaban esos crímenes o directamente se vertían dudas sobre su autoría, cómo se asesoraba o mejor dicho dirigía a este régimen,  cómo una vez quemado el cartucho de Poroshenko se utiliza al recambio Volodomir Zelenski en la política de expansión de la OTAN hacia el Este, y muchas muestras de las intenciones de EEUU de conquistar esos espacios de influencia antes de Rusia, pero falta explicar el móvil económico que les hace caminar hacia otra gran guerra imperialista: LA NECESIDAD DE REPRODUCCIÓN AMPLIADA DEL CAPITAL, la dificultad de las potencias imperialistas de reproducir el valor de todo el capital sobreacumulado más un plusvalor sin conquistar mercados de materias primas, recursos naturales y mano de obra barata más allá de sus fronteras nacionales, disputándoselos a otras potencias.