El abominable exterminio de personas, viviendas y enseres en la Franja de Gaza a manos del implacable sionismo armado y financiado por el imperialismo yanqui en su fase superior (y última) del capitalismo, ha traído a mi memoria el impresionante filme, Alemania, año cero, del gran cineasta italiano Roberto Rossellini (1906-1977). Una película, la última de su “trilogía de la guerra” tras Roma ciudad abierta y Camarada, rodada en 1946 en un Berlín devastado por las bombas aliadas durante la Segunda Guerra mundial, y que explora las terribles secuelas dejadas en el país germano por el nazismo. Hoy, 79 años después de aquellos dramáticos acontecimientos, aterradores émulos del nazi-fascismo dejan los horrores de aquella catástrofe mundial empequeñecidos en la martirizada Gaza. Evidentemente, no por la duración de la tragedia, tampoco por el número de víctimas inocentes aniquiladas, sino porque el genocidio palestino se está consumando en pleno siglo XXI, con total exención, ante la indolencia de diversas organizaciones supuestamente garantes del derecho internacional y frente a nuestros ojos estupefactos. Es decir, tamaña atrocidad está teniendo lugar, no en la época esclavista de Espartaco, no en la despiadada Edad Media, sino en un mundo presumiblemente civilizado y súper-tecnológico, dicen, para bien de la humanidad. Horrible paradoja de un sistema capitalista mundial desalmado y putrefacto, que dominado hoy por el poderoso Tío Sam, está dispuesto a cualquier barbarie con tal de salvar sus “muebles”. Unos anhelados “muebles” (petróleo y situación geoestratégica esencialmente) que se sitúan hoy en Oriente Medio, y que están siendo salvaguardados desde la ocupada Palestina por la horda sionista-fascista, el sanguinario gendarme de la codiciada región. Una tierra, para más escarnio, que cuando fue invadida por el sionismo internacional (mayo de 1948), estaba poblada por 85% de árabes, un 10% de cristianos y sólo un 5% de judíos.

 

Mientras el pasado 8 de diciembre en la España de charanga y pandereta las televisiones públicas y privadas enardecían a las masas comunicando que en los centros de las grandes urbes (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, etc.) “no cabía ni un alfiler entre la muchedumbre”, en su mayoría clase media ávida de consumo demencial y presa de vacío existencial, en el Consejo de Seguridad de la ONU, con los pies hundidos en el fango hediondo de la dramática realidad, tenía lugar la presentación de un proyecto de resolución para imponer un alto al fuego inmediato en Gaza, y así posibilitar la vital ayuda humanitaria al masacrado pueblo palestino. Efectivamente, Emiratos Árabes Unidos en nombre de los países árabes de la organización internacional y copatrocinado por un centenar de países, entre ellos España, había elaborado un texto que ese día sometía a votación en un Consejo de Seguridad formado por 5 miembros permanentes con poder de veto (China, EE.UU, Rusia, Francia y Reino Unido) y por otros 10 no permanentes. Trece países votaron a favor del documento presentado, uno se abstuvo, Reino Unido, y solo uno votó en contra de la humanitaria resolución, Estados Unidos. Por tercera vez el imperialismo norteamericano con su voto negativo se pronunciaba por la devastación y la muerte, es decir porque continúe el genocidio palestino a manos del abyecto sionismo. La primera fue el lunes 16 de octubre frente una propuesta de resolución presentada por Rusia, y la segunda, dos días después, ante otra sometida por Brasil a votación del Consejo.

Para el imperialismo yanqui y sus lacayos, entre ellos el servil gobierno más sé qué de la historia de España, la reverenciada libertad de expresión es un concepto selectivo. Es decir, es producto del color del cristal con que se mira. En este caso el color que impone el criminal poder del capital y del Imperio. Nada insólito para quien quiera verlo. Es decir, para las personas que, diferenciándose del proceder del avestruz, se alzan sobre la melé y no se dejan mangonear miserablemente. Por consiguiente, a ese poder omnímodo y tiránico sólo le interesan los periodistas y los medios de comunicación que les rinden sin rechistar sumisión y pleitesía. ¡Que para eso les pagan, carajo! Sin embargo, ellos son los buenos de la película que nos largan cada día. Los que se jactan de poseer la ilusoria “verdad objetiva” de todo cuanto acontece en este decrépito, injusto y arbitrario sistema capitalista. Y la mayoría del personal se lo embucha a pies juntillas. Aquí, allí y acullá. Y luego, más allá, en un espacio difícil y recusado, estamos los otros periodistas y aspirantes a serlo que con nuestros textos, que deseamos mordaces e incisivos, intentamos demoler la estrategia goebbeliana del poder mediático burgués de “mentir, mentir, que algo quedará”. Somos, por ello, y porque luchamos para que prevalezca la verdad, los villanos de la historia que ellos reescriben cada vez que sale el sol.

Para el imperialismo yanqui y sus lacayos, entre ellos el servil gobierno más sé qué de la historia de España, la reverenciada libertad de expresión es un concepto selectivo. Es decir, es producto del color del cristal con que se mira. En este caso el color que impone el criminal poder del capital y del Imperio. Nada insólito para quien quiera verlo. Es decir, para las personas que, diferenciándose del proceder del avestruz, se alzan sobre la melé y no se dejan mangonear miserablemente. Por consiguiente, a ese poder omnímodo y tiránico sólo le interesan los periodistas y los medios de comunicación que les rinden sin rechistar sumisión y pleitesía. ¡Que para eso les pagan, carajo! Sin embargo, ellos son los buenos de la película que nos largan cada día. Los que se jactan de poseer la ilusoria “verdad objetiva” de todo cuanto acontece en este decrépito, injusto y arbitrario sistema capitalista. Y la mayoría del personal se lo embucha a pies juntillas. Aquí, allí y acullá. Y luego, más allá, en un espacio difícil y recusado, estamos los otros periodistas y aspirantes a serlo que con nuestros textos, que deseamos mordaces e incisivos, intentamos demoler la estrategia goebbeliana del poder mediático burgués de “mentir, mentir, que algo quedará”. Somos, por ello, y porque luchamos para que prevalezca la verdad, los villanos de la historia que ellos reescriben cada vez que sale el sol. Por tanto, merecedores de ser vilipendiados, perseguidos y, llegado el caso, si necesario, asesinados.

Pedro Sánchez negociando con JxCat

¡Apremien señoras y señores, apremien. El grotesco espectáculo electoral español del sistema monárquico-burgués inició ya el jolgorio! Así, desde unos años después de que el dictador estirara la pata en su nauseabundo catre, quienes supuestamente detentan el poder político fijan, en función de sus intereses y en los de la oligarquía que representan, la fecha en la que los comicios electorales tienen lugar. Después, ese mismo poder con sus elaboradas leyes al canto, establece los plazos en los que, una vez constituidas las listas electorales con personas que en general ni dios conoce, los partidos y organizaciones políticas se enfrascan en una campaña electoral de 15 jornadas insufribles. Eso sí, orquestadas insidiosamente por los enajenantes medios de comunicación burgueses al servicio descarado y sin escrúpulos de los partidos institucionales. Es decir, de las organizaciones que no combaten al capital. Finalmente, y en general, la miserable representación baja el telón al formar gobierno el partido que consigue la mayoría absoluta de escaños en el Parlamento. Unas veces, son los recalcitrantes franquistas del PP y sus rancios predecesores, otras veces son los conciliadores sociatas del PSOE. Ya saben, sufridos espectadores, para cumplir aquello tan versado desde tiempos de Lampedusa en El Gatopardo de “cambiar todo para que todo siga igual”. Y todos (burguesía y gobiernos rotatorios) más alegres que unas castañuelas.

No es mi intención provocar poniendo este título un tanto enigmático al presente artículo. Confieso, sin embargo, que mi conocimiento sobre los BRICS y sus postulados era hasta ahora bastante elemental. Casi primario, diría yo algo abochornado. Apenas los países que los componen, alguna que otra llamativa declaración de sus principales líderes, las diferentes cumbres internacionales que ya han tenido lugar y pare usted de contar. Claro que a ese desconocimiento supino ha colaborado muy eficientemente la escasa y distorsionada información dada al respecto en Occidente. Ha sido la participación de Cuba, con su presidente Miguel Díaz-Canel al frente, en representación del G77+China en la XV Cumbre de los BRICS celebrada en Johannesburgo (Sudáfrica) entre los días 22 y 24 de agosto bajo el lema: “BRICS y África: Asociación para un crecimiento mutuamente acelerado, desarrollo sostenible y multilateralismo inclusivo”, la que, como siempre me ocurre con la querida patria de Fidel, ha despertado en mí un vivo interés por el asunto.

“Una transformación histórica”

Allí, en aquella ciudad sudafricana, en la que se encuentra el municipio de Soweto, histórico bastión de la lucha antiapartheid, Rodolfo Benítez Verson, director general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, entrevistado por el diario Granma sobre qué son los BRICS, cómo surgieron y qué papel han ido desempeñando desde su fundación en el concierto internacional, tanto en lo económico como en lo político, respondía que “la agrupación conocida como BRICS se creó en 2006 por Brasil, Rusia, la India y China. Sudáfrica se incorporó en 2011. Componiendo el singular acrónimo las iniciales de sus cinco miembros actuales. La primera reunión formal de jefes de Estado y de Gobierno de los BRICS tuvo lugar en 2009, en Rusia. Desde entonces se han realizado un total de 14 cumbres, con una frecuencia anual. (…)

Cuando Fidel Castro visitó Chile en olor de multitudes entre noviembre y diciembre de 1971, el líder de la Revolución Cubana transmitió al presidente socialista Salvador Allende, su anfitrión durante tres semanas de numerosos encuentros e intenso trabajo, que él no confiaba en “la revolución de la empanada y el vino tiento”, pues – precisó - para pasar del capitalismo al socialismo, “la única vía son las armas”. Afirmaba esto el carismático guerrillero de la Sierra Maestra, por los peligros que acechaban ya a las importantes reformas económicas y políticas que el Gobierno de la Unidad Popular había puesto en marcha, o pretendía llevar a cabo en el futuro. Unos cambios que, en muchos casos, podían encontrar la resistencia de la oligarquía chilena y del imperialismo yanqui, siempre agazapado y escudriñando con lupa cualquier movimiento del Ejecutivo chileno. Por ejemplo, la nacionalización del cobre (entonces en manos de las empresas norteamericanas Kennecott y Anaconda), la estatización de la Banca, la nacionalización de las empresas estratégicas para la economía del país andino, o la profundización de la Reforma Agraria. Sin embargo, Allende discrepó de la opinión de Fidel y replicó convencido que en Chile el tránsito del sistema capitalista al socialista se haría “pacífica y democráticamente”, es decir a través de lo que se dio a llamar la “vía chilena al socialismo”. Así pues, una divergencia política de gran calado surgió en aquel histórico encuentro respecto a la construcción del socialismo: la revolucionaria, ya emprendida en Cuba y en otros países del mundo, y la del mandatario chileno de desarrollarlo por los medios electorales.

Qué tremenda tomadura de pelo el asunto de los podemitas y su ilusoria alternativa política a la izquierda del PSOE. Estos oportunistas empedernidos no pregonaron nunca el “fin de la historia”, como en su día la pronosticó el maquiavélico politólogo al servicio del imperio yanqui Francis Fukuyama. Los podemitas desde el principio fueron más taimados e insidiosos. Ellos no ponían en duda la marcha imparable de la Historia. Lo que el mediatizado Movimiento 15M (15 de mayo de 2011) defendía con tesón y cinismo inusitados, a menos que yo me lie con tanta posmodernidad y otras zarandajas, era que desde la desaparición de la URSS el combate revolucionario de los/as comunistas por el socialismo había periclitado. ¡Kaput, finito! Lo que predomina ahora – decían más contentos que unas pascuas -  era “asaltar los cielos” y acabar con “la casta” que gestiona el capitalismo en beneficio de unos pocos, pero despacito y con calma. Así, insinuaban los tunantes, en un “capitalismo humano” (¿?) conseguiremos “avanzar en derechos para la ciudadanía”. Y el personal, que con el apoyo inestimable de los medios de comunicación burgueses llenó calles y plazas: jóvenes y menos jóvenes, trabajadores/as y estudiantes, hombres y mujeres del corrupto reino borbónico, etc., se lo creyó a pies juntillas. Y el tinglado funcionó al fin, pues el 7 de enero de 2020 se formó el Segundo Gobierno de Pedro Sánchez, esta vez entre el PSOE y Unidas Podemos. Nacía así, afirmó el Ejecutivo a boca llena, “el Gobierno más de izquierdas desde la II República”. Los asaltantes de cielos iban a demostrar a partir de entonces qué era la cuadratura del círculo: una sarta de mentiras y cuentos para quien quisiera creerlos. Los podemitas y Cía. han conseguido durante su estancia en el poder burgués lo que el capitalismo y el imperialismo yanqui han querido concederles. Migajas, eso sí, cacareadas a bombo y platillo. A cambio se han tragado sapos como castillos: la implicación española en el conflicto armado entre la OTAN y Rusia por Ucrania interpuesta; la prórroga del convenio de las bases militares yanquis de Rota y Morón; el asesinato impune de más 70 inmigrantes subsaharianos en la valla de Melilla; la renuncia cobarde de España respecto al derecho a la autodeterminación del Sáhara Occidental; la exención del pago del IBI para todas las confesiones religiosas; la pérdida constante del poder adquisitivo de activos y jubilados, etc.

La opción revolucionaria

¿Recordáis aquella frase famosa, “mañana será demasiado tarde”, pronunciada por Fidel Castro en un encuentro internacional celebrado en Brasil hace algunos años? ¿No?, pues reconstituyamos aquel momento histórico. Fue el 12 de junio de 1992 en Río de Janeiro, durante una Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo. En aquella importante cita el dirigente cubano debía pronunciar el célebre discurso en el que denunciaría sin pelos en la lengua al sistema de producción capitalista como el verdadero causante de la terrible emergencia medioambiental que ya, en aquellos años, era más que evidente. No cabía la menor duda, aquel día se respiraba el ambiente exultante de las grandes ocasiones. Las delegaciones de los países allí presentes esperaban la llegada del mítico barbudo de la Sierra Maestra expectantes e impacientes. Súbitamente, majestuoso e impecablemente vestido con su uniforme verde olivo, apareció Fidel en medio de los absortos asistentes. Con pasos de gigante y seguro de sí mismo se aproximó hasta el funcional atril instalado en la magna tribuna. Entonces, con la parsimonia del que domina totalmente la situación, Fidel Castro sacó del bolsillo interior de su chaqueta varios folios mecanografiados que dispuso cuidadosamente sobre el soporte de madera, y mirando atenta y fijamente al numeroso auditorio inició su esperado discurso. A veces, y pese al quebranto de su voz, la entonación se hacía más o menos intensa según la importancia de la denuncia desvelada, pero constantemente su poder de seducción se dejaba sentir a diestro y siniestro.

uyl_logo40a.png