Hace pocos días asistimos a una gran noticia para todos las y los trabajadores, de esas que nos dan nuevas fuerzas para resistir las agresiones de la patronal en cada empresa. Asistimos a un bálsamo de aceite para numerosas familias obreras en las cuáles se iba a acabar el paro, tras varios meses con su derecho a trabajar negado por la empresa Raga-Nitlux. En definitiva, asistimos a la noticia de que los tribunales tumbaban el ERE en Madrid Río, que había mandado a casi 100 trabajadores al paro y había forzado a una veintena a cambiar sus contratos a peor.

Los convenios colectivos son una conquista de la clase obrera, en la que nuestro enemigo de clase, por el hecho de sentarse a negociar, reconoce la propia existencia de la lucha de clases

La familia gran canaria de los Montelongo ha despedido a cuatro trabajadores/as, los/as cuales, a pesar de las cuatro sentencias en firme de los juzgados, siguen sin cobrar sus indemnizaciones después de hasta cuatro años desde el despido, con el pretexto de ser insolventes, mientras abren una nueva churrería (son cuatro churrerías hasta el momento).

La consigna en la huelga de los obreros de Alumalsa era clara: que la empresa aceptara la tabla reivindicativa inicial y negociara con el comité de huelga, no con el comité de empresa. Pocos años atrás había conseguido engañar a la plantilla mediante la traición de la sección sindical de CCOO principalmente, y los obreros no estaban dispuestos a que se repitiera la jugada.

En 2014, Coca-Cola, con mas de 920 millones de euros en beneficios, trata de despedir a 1240 familias.

Por fin, el lunes 20 de julio, tras 8 meses de organización y lucha, de concentraciones y protestas, y de una fuerte campaña de difusión en los medios de comunicación, nuestro camarada recuperaba su puesto de trabajo del que nunca debió ser expulsado.

Atrás queda la prepotencia, el abuso, la calumnia y el intento de desprestigio de la nueva Junta Directiva que despidió a Javier, por el único motivo de promover unas elecciones sindicales en el Colegio Oficial de Veterinarios de Las Palmas,  siendo él mismo candidato, gracias al apoyo mayoritario de sus compañeros y compañeras.

Comenzamos  la entrevista a Carlos, representante de la base de Tabuyo (León) de las BRIF, agradecemos la disposición a hacerla y el compañero nos agradece la presencia continuada en las diferentes movilizaciones.

¿Cómo estáis organizados sindicalmente?

Actualmente sobretodo estamos afiliados en CCOO y CGT, y alguna presencia de CSIF, hasta ahora sólo había CCOO y UGT pero últimamente ha cogido mucha fuerza CGT que está siendo acogido bastante bien en las BRIF. Yo estoy en CCOO, pero es algo que dentro de las BRIF nos importa  poco o nada, las consignas o las banderas nos importan poco, utilizamos el sindicato como herramienta y todo lo que esté a nuestra disposición.

Entrevista del PCPE y los CJC de Albacete a Francisco Carcelén, trabajador despedido de la cafetería de la Estación de Autobuses de Albacete que está en lucha por recuperar su puesto de trabajo.

1- Los trabajadores/as de la cafetería de la estación de autobuses de Albacete lleváis varios meses en paro forzoso, desde el mes de Noviembre del 2014, debido a que el Ayuntamiento decidió prescindir de la empresa que llevaba la cafetería de la estación por incumplimiento del contrato y por una acumulación de deudas con el Consistorio y posteriormente la patronal os mando a la calle a todos/as y ahora el Ayuntamiento se lava las manos y no quiere subrogaros. Imaginamos que entre los trabajadores/as de la cafetería de la estación digeristeis estas noticias con mucha rabia, ¿verdad?.

Con el único requisito de “tener ganas de trabajar” comienzan la mayoría de las ofertas de empleo para puestos de trabajo como comercial, da igual cómo y da igual quién, si cumples el requisito de tener voluntad de trabajar, eres el candidato perfecto para un puesto como comercial, de este modo y con esta desfachatez se lanzan las empresas a la busca de sus candidatos a estos puestos de trabajo, en el que venderán su fuerza de trabajo a un precio irrisorio y dejando por el camino un reguero de estrés fruto de la sobreexplotación que caracteriza este trabajo. Cuando me disponía a escribir este artículo desconocía la gran cantidad de personas de mi entorno que trabajan, o habían trabajado en este sector. Y es que con esas condiciones de acceso a un puesto de trabajo, y unas tasas de desempleo como las que sufrimos, no es de extrañar.