Pueden decir como Rato, “es el mercado amigo”, llamarle pensamiento liberal, o cualquier otra cosa que se les ocurra para confundir a la clase obrera, pero cuando un servicio público externaliza parte de su trabajo es por dos cuestiones básicamente.   1.- Reducir su volumen (es decir, reducir el volumen del empleo público) 2- Adjudicar la concesión a una empresa privada que para poder obtener la concesión reducirá los derechos y el salario de las personas de esa contrata.     Algunas veces, no siempre o eso nos dicen, esta empresa agradece al partido del gobierno la adjudicación realizada.

En Valencia dicen que hay un gobierno de progreso, nacido del pacto entre Compromis y el PSOE con el apoyo de Podemos.   Este gobierno, cambió el nombre a la consellería, ahora se llama  de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo.   Y es que el lenguaje lo aguanta todo.  Pero sólo cambió el nombre y no las políticas liberalizadoras que tanto critican cuando están en la oposición.  De esta consellería depende el SERVEF, (servicio Valenciano de Empleo) y es esta consellería la que adjudica en lotes la limpieza de las diferentes oficinas, para repartir mejor entre tanto emprendedor que hay en esta Comunidad.

A principios de febrero, en la inauguración de una exposición sobre el trabajo de las tabaqueras, dentro de unas jornadas de feminismo de clase realizadas en el local del PCPE, se acercó una joven a contarnos su experiencia laboral. Fue muy interesante. Ella había terminado una carrera y como suele ser habitual, sólo encontró trabajo en un bar que se dedica a dar bebida barata a la juventud universitaria. Cubos de cerveza a tres euros, por lo que suelen tener el local lleno de gente joven

Mad Pilots no es un restaurante, ni un bar de diseño, sin embargo, el contrato que le hicieron fue de formación. Nos contó que tienen prohibido que en su turno los visiten familiares o amigos, y mucho menos el novio o la pareja, tampoco pueden hacerlo fuera del turno de trabajo. El Jefe debe pensar que está bien ofrecer en la carta también la carne fresca de las jóvenes camareras.

El trabajo doméstico según la OIT incluye tareas como limpiar la casa, cocinar, lavar y planchar la ropa, el cuidado de los niños, ancianos o enfermos de una familia, jardinería, vigilancia de la casa, chofer de la familia, e incluso el cuidado de los animales domésticos.

El 30 de marzo es el día internacional de las trabajadoras del hogar. Así, en femenino pues el trabajo doméstico es predominantemente realizado por mujeres, representan el 83% de los 53 millones de personas que en cálculos estimativos de la OIT trabajan en el servicio doméstico a nivel mundial. Este trabajo represente más del 7,5% del empleo asalariado femenino a nivel mundial (frente al 1 % del empleo masculino). Se caracteriza igualmente por la exclusión del 90% de ese trabajo de los sistemas de protección social. En nuestro país más de 630.000 personas están ocupadas en empleo del hogar, un 30% trabaja en negro, nueve de cada diez son mujeres y hasta el año 2012 no se integró en el Régimen General de la seguridad social como Sistema Especial si bien no cobran paro en caso de desempleo.

Actualmente estamos viviendo en La Comunidad de Madrid, uno de los ejemplos más claros de la ecuación entre Capitalismo y patriarcado, entre plusvalía y explotación de la mujer, entre beneficio empresarial y el más absoluto desprecio a la clase trabajadora.

El Comité de Empresa de Intress-Madrid lleva meses luchando contra el recorte de personal y de recursos en la que se encuentran tanto los centros de acogida de emergencia como los centros de día de la Red de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid así como una política progresiva de reducción del gasto detectado en los pliegos de condiciones de Diciembre de 2017 cuyas carencias imposibilitarán una atención de calidad y todo ello, pese a los aumentos presupuestarios recibidos recientemente por le Comunidad de Madrid.

En junio de 1985 la clase obrera española realizó una gran huelga contra las medidas que el Psoe (eso que se sigue autollamando obrero) pretendía y que no eran otras que pasar el cálculo de la pensión de dos a ocho años y de ocho a diez para tener derecho a la pensión.

Desde entonces la criminal lucha de clase del capital contra las pensiones y el sistema actual de las mismas no ha decaído ni un instante. Ahora hemos pasado a 37 años los necesarios para cobrar y hasta 25 el cálculo de la cotización. Además, se desvincula la subida de las pensiones del I.P.C. y suben la pensión un famélico 0,25 %.

En los últimos días, continuando con el despojo y saqueo a que nos someten al pueblo trabajador, después de arruinar el patrimonio de la Seguridad Social, anuncian la concesión de un ¡¡préstamo!! a la entidad que previamente han saqueado.

Esto último supone un nuevo atraco al patrimonio conquistado y acumulado durante años por la clase trabajadora

Introducción

La matanza de Atocha de 1977 fue un atentado terrorista cometido por miembros de la extrema derecha en el centro de Madrid la noche del 24 de enero de 1977. No fue para nada una acción aislada y se puede enmarcar perfectamente en el llamado terrorismo tardo franquista. Cinco abogados fueron asesinados y su muerte marcó definitivamente la llamada Transición española iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Un comando ultraderechista penetró en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CC. OO.) y militantes del Partido Comunista de España (PCE), situado en el número 55 de la calle de Atocha y abrió fuego contra los allí presentes, matando a cinco personas y dejando heridas a cuatro. El tribunal que dictó sentencia el 4 de marzo de 1980 consideró que los procesados Francisco Albadalejo (secretario del Sindicato Vertical del Transporte Privado de Madrid y vinculado a FET de las JONS), José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Leocadio Jiménez Caravaca constituían un «grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España». El fallo condenó a José Fernández Cerrá y Carlos García Juliá a un total de 193 años a cada uno de ellos, y a Francisco Albadalejo, a un total de 73 años. Desde 1994 ninguno de ellos está en la cárcel

Los Comités para la Unidad Obrera (CUO) de L’Alacantí,  compartimos  luchas durante las huelgas de finales de 2011 y 2012 motivadas por los impagos salariales de las empresas Esabe, primero, y Kluh Linaer, después;  denunciamos el intento de ERE en abril de 2014 y ante el Acuerdo alcanzado para la Firma del Convenio Colectivo de Limpieza de Centros Sanitarios de la Provincia de Alicante no podemos  permanecer en silencio.  Sobre todo,  hay que desenmascarar  las excusas de las organizaciones sindicales participantes en la Mesa de Negociación ( CC.OO. y UGT)  que justifican  la desconvocatoria de la huelga indefinida  prevista  para el  pasado 1 de diciembre y el acuerdo.

En la única Asamblea  celebrada en el HGU de Alicante las trabajadoras manifestaron su apoyo a la  huelga y parece que así ocurrió en todo el sector. Por eso  tras el  raquítico acuerdo salarial muy por debajo del propuesto  por esas mismas centrales sindicales para 2017 (1,8-3%), se  seguirá perdiendo poder adquisitivo, pues no se garantiza la imprescindible cláusula de revisión salarial en caso de que la subida de precios (IPC) supere la inicialmente prevista.

Cada trimestre del año hemos oído por lo general, cómo los niveles de paro descienden y nos lo enfocan como una manifestación clara de prosperidad y aparente fin de la crisis capitalista. Nada más lejos de la realidad.

El Sistema en el que vivimos necesita de la clase trabajadora para producir y generar su riqueza, siempre la ha necesitado, pero para que esa riqueza aumente y la crisis capitalista frene su declive, necesitan abaratar los costes y la psicosis generada por la propia crisis, el miedo inculcado durante años sobre la población para que no puedan perder sus puestos de trabajo, sus casas a las que muchos estamos eternamente hipotecados, para poder seguir comprando los, cada vez más caros, productos de primera necesidad como la energía, la educación de nuestros hijas e hijos o los propios medicamentos, han provocado que la destrucción masiva de puestos de trabajo que se ha ido sufriendo en los últimos años y donde se mantenía una cierta estabilidad y antigüedad, unos derechos adquiridos por la lucha histórica de la clase obrera y unos salarios que te permitían vivir, hayan podido ser sustituidos por trabajos de miseria, eventuales, en jornadas parciales, con despidos casi gratuitos y derechos ninguneados o directamente eliminados. Esta tesis es refrendada cada tres meses por la propia EPA (encuesta de Población Activa) que publica el Estado.

 

Trabajamos en centros educativos de toda la provincia y no cesamos en el empeño por visibilizar la discriminación que padecemos en nuestro centro de trabajo. La Plataforma de Educadoras de Educación Infantil y Especial de Alicante, luchamos por unas condiciones laborales dignas y reclamamos que las Consellerias de Justicia y Educación, de las que dependemos, se sienten a negociar unas condiciones laborales justas para nuestro colectivo. Desde la Plataforma reivindicamos, una participación real en los centros, ya que no se nos permite el acceso a reuniones con el equipo interdisciplinar, no tenemos tiempo de coordinación con el resto de profesionales y familias. Queremos que se respete la normativa que regula los horarios, los descansos, las funciones, etc.

Subcategorías