Foto de la concentración en Málaga el 13-04-17.

La multinacional FERROVIAL SERVICIOS SA desde el 1 de diciembre de 2013, momento en el que se hizo cargo de la contrata del Servicio a Bordo de los trenes de RENFE, ha ido recortando progresivamente los derechos de la plantilla. La empresa unilateralmente ha aplicado un ERTE a partir del 1 de abril de 2017, al no haberse alcanzado acuerdo con las y los trabajadores, expediente que los representantes de los trabajadores van a recurrir.

En cuanto al convenio colectivo está paralizada la negociación, por la cerrazón de la empresa, y aunque se ha conseguido parar las pretensiones de flexibilizar las jornadas de trabajo y desregularizar aún más las condiciones laborales de la plantilla, ahora el escoyo está en lo económico, pues a la petición de subida económica del IPC más de un punto durante los cuatro años de vigencia del convenio que piden las y los trabajadores, la empresa ofrece subidas mínimas que irán incrementado la pérdida de poder adquisitivos acumulada durante estos últimos años. 

 

Conversamos con Juan Barrera, 17 años en la estiba y delegado sindical de larga trayectoria, trabajador en un puerto que se encuentra entre los cinco con mayor movimiento de contenedores, el de Santa Cruz de Tenerife.

-La importancia estratégica de la estiba, ¿cuánto dinero mueven los puertos y qué papel tienen los estibadores?

Las cifras económicas relacionadas con los puertos son mareantes. Tengamos en cuenta que los puertos del estado español mueven del orden de los 200.000 millones de euros al año lo que viene a ser el 20% del P.I.B. español. Si a ello añadimos lo que significa el trasiego del 99% de las mercancías que entran y salen del territorio podremos entender la importancia estratégica que tienen los puertos del estado en nuestra economía.

“En las últimas semanas las CC.OO de Euskadi impulsaron no sólo la entrada en los fondos de los mayores de 55 años, sino que, incluso, planteaban una “tercera vía” consistente en aceptar el cierre de Euskalduna, acogerse todos a los fondos e intentar la promesa de recolocación  en La Naval de Sestao, lo que suponía perder de vista el objetivo que había presidido toda la lucha: “No al cierre de Euskalduna”. Una vez perdido este objetivo, no quedaba a sus afiliados otra salida que los fondos de promoción de empleo.”

*La Batalla de Euskalduna: Ejemplo de resistencia obrera.

Los Bomberos de Málaga capital mantienen un encierro desde el 28-12-16 en un local social de la sede central. A pesar de las buenas palabras por parte del Alcalde de Málaga y el Concejal del Servicio, y las resoluciones aprobadas por unanimidad en los plenos municipales, aún no se ha abierto la negociación para dar solución a los múltiples y graves problemas que vienen padeciendo, por la rotunda negativa de José Cruz, jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, con fuerte e incomprensible influencia sobre el Alcalde y Concejal del servicio, que ha llevado al Parque municipal a una situación insostenible con su negativa a dialogar y sus imposiciones, manifestando un absoluto desprecio hacia una plantilla de profesionales que realizan una labor necesaria y peligrosa para el pueblo de Málaga, mientras que ellos sentados en sus poltronas juegan con la seguridad de estos trabajadores y también del pueblo de Málaga.

Desde que la crisis de sobreproducción capitalista llegó en 2008 un fantasma recorre los barrios obreros de todo el Estado, el desempleo. Desde que comenzó la crisis escuchamos con estupor a los voceros de la patronal decir cosas como que hay que apretarse el cinturón, o más concretamente parafraseando al presidiario Díaz Ferrán, lo de “ hay que trabajar más y cobrar menos” , esta es la síntesis de cómo quieren superar la crisis los capitalistas.

En último trimestre del 2016, que reduce la tasa de paro hasta el 18,63% de la población activa, cuando hace un año la tasa de paro era del 20,90%.

ÚLTIMA HORA: ACAMPADA DE TRES DÍAS FRENTE AL PALACIO FORAL.

Ya son 120 días de Huelga que llevan realizando las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia, tras más de un año de conflicto en defensa de un convenio digno para las más de 5.000 obreras que representan en el sector privado.

El pasado 8 de Marzo comenzó este colectivo de mujeres con otra jornada de Huelga Indefinida que se va a prolongar hasta el 6 de Abril. Todas ellas, afiliadas a ELA, con un 70% de representación sindical en este conflicto laboral, celebraron el día de la mujer trabajadora bajo el lema: “Porque somos mujeres y nadie nos escucha”. De nuevo como en estos meses pasados, las calles de Bilbao volvieron a teñirse del color verde de los cientos de camisetas que llevan puestas este colectivo de gerocultoras, empleadas de la limpieza y cocineras.

Lejos de estar en dificultades económicas, el sector de la sanidad privada crece como la espuma desde hace ya varios años. Los números, que no engañan a nadie, son bastante clarificadores: el ascenso del volumen de primas de las empresas aseguradoras (entre el 3-4% anual desde hace una década y 600.000 nuevos asegurados en últimos seis años), del número de hospitales privados respecto a los públicos (del 51 al 57% en cinco años), o del número de trabajadoras y trabajadores del sector privado sanitario incrementado en un 24% (de 197.000 en el año 2009, a 244.000 en 2015) dan muestras de cómo el sector privado de la sanidad se fortalece, contraponiéndolo a la otra cara, a costa del empeoramiento de la sanidad pública que, como parte del pueblo trabajador, sufrimos y percibimos día a día debido al recorte del presupuesto sanitario de 8.000millones/€ en los últimos siete años.

Después de un mes intenso de movilizaciones por las calles de Bilbao, Margen Izquierda, Zona Minera, y Duranguesado en pleno periodo navideño; las trabajadoras vizcaínas de los centros geriátricos concertados y privados siguen en pie de guerra reivindicando sus derechos laborales.

Marchas diarias por las localidades obreras de Santurce, Ortuella, Sestao, Baracaldo o Portugalete se están convirtiendo en parte del paisaje diario, que representan a las 5.000 trabajadoras del sector, a través de sus camisetas de la “marcha verde”: “Erresidentziak Borrokan – Trabajadoras de Residencias en Lucha”.

Las operarias del sector pasarán a la historia por su doble condición de explotadas, como género y clase social, por conseguir unir a todo un movimiento de mujeres obreras que provienen de diversos gremios o ramas: trabajadoras de limpieza, cocineras y auxiliares de geriatría y enfermería; que a su vez se subdividen en varias decenas de centros geriátricos con tres patronales ramificadas en varios grupos empresariales.

Desde el día 9 de febrero, en la Puerta del Sol en Madrid, ocho mujeres se han declarado en huelga de hambre. Las mujeres pertenecen a la Asociación Ve-la-luz, asociación que integran, en su mayor parte, mujeres supervivientes de la violencia de género.

En su campaña para visibilizar la violencia de género presentan 25 puntos reivindicativos, y tienen la intención de mantener su protesta de forma indefinida con el propósito de que los principales Partidos políticos y las instituciones tomen en consideración sus demandas.

Las mujeres reclaman que se aplique a las víctimas de violencia de género el mismo tratamiento que a las víctimas de terrorismo. Exigen, entre otras cosas, que el feminicidio sea contemplado en una ley integral contra la violencia de género y que se suprima la patria potestad y el derecho a las visitas a los condenados por maltrato y se reconozca, a los hijos e hijas de las que han sido asesinadas, el 100% de la orfandad y no una pensión en función de la cotización de la madre, como se viene aplicando hasta ahora.

Subcategorías