En junio de 1985 la clase obrera española realizó una gran huelga contra las medidas que el Psoe (eso que se sigue autollamando obrero) pretendía y que no eran otras que pasar el cálculo de la pensión de dos a ocho años y de ocho a diez para tener derecho a la pensión.

Desde entonces la criminal lucha de clase del capital contra las pensiones y el sistema actual de las mismas no ha decaído ni un instante. Ahora hemos pasado a 37 años los necesarios para cobrar y hasta 25 el cálculo de la cotización. Además, se desvincula la subida de las pensiones del I.P.C. y suben la pensión un famélico 0,25 %.

En los últimos días, continuando con el despojo y saqueo a que nos someten al pueblo trabajador, después de arruinar el patrimonio de la Seguridad Social, anuncian la concesión de un ¡¡préstamo!! a la entidad que previamente han saqueado.

Esto último supone un nuevo atraco al patrimonio conquistado y acumulado durante años por la clase trabajadora

Introducción

La matanza de Atocha de 1977 fue un atentado terrorista cometido por miembros de la extrema derecha en el centro de Madrid la noche del 24 de enero de 1977. No fue para nada una acción aislada y se puede enmarcar perfectamente en el llamado terrorismo tardo franquista. Cinco abogados fueron asesinados y su muerte marcó definitivamente la llamada Transición española iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Un comando ultraderechista penetró en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CC. OO.) y militantes del Partido Comunista de España (PCE), situado en el número 55 de la calle de Atocha y abrió fuego contra los allí presentes, matando a cinco personas y dejando heridas a cuatro. El tribunal que dictó sentencia el 4 de marzo de 1980 consideró que los procesados Francisco Albadalejo (secretario del Sindicato Vertical del Transporte Privado de Madrid y vinculado a FET de las JONS), José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Leocadio Jiménez Caravaca constituían un «grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España». El fallo condenó a José Fernández Cerrá y Carlos García Juliá a un total de 193 años a cada uno de ellos, y a Francisco Albadalejo, a un total de 73 años. Desde 1994 ninguno de ellos está en la cárcel

Los Comités para la Unidad Obrera (CUO) de L’Alacantí,  compartimos  luchas durante las huelgas de finales de 2011 y 2012 motivadas por los impagos salariales de las empresas Esabe, primero, y Kluh Linaer, después;  denunciamos el intento de ERE en abril de 2014 y ante el Acuerdo alcanzado para la Firma del Convenio Colectivo de Limpieza de Centros Sanitarios de la Provincia de Alicante no podemos  permanecer en silencio.  Sobre todo,  hay que desenmascarar  las excusas de las organizaciones sindicales participantes en la Mesa de Negociación ( CC.OO. y UGT)  que justifican  la desconvocatoria de la huelga indefinida  prevista  para el  pasado 1 de diciembre y el acuerdo.

En la única Asamblea  celebrada en el HGU de Alicante las trabajadoras manifestaron su apoyo a la  huelga y parece que así ocurrió en todo el sector. Por eso  tras el  raquítico acuerdo salarial muy por debajo del propuesto  por esas mismas centrales sindicales para 2017 (1,8-3%), se  seguirá perdiendo poder adquisitivo, pues no se garantiza la imprescindible cláusula de revisión salarial en caso de que la subida de precios (IPC) supere la inicialmente prevista.

Cada trimestre del año hemos oído por lo general, cómo los niveles de paro descienden y nos lo enfocan como una manifestación clara de prosperidad y aparente fin de la crisis capitalista. Nada más lejos de la realidad.

El Sistema en el que vivimos necesita de la clase trabajadora para producir y generar su riqueza, siempre la ha necesitado, pero para que esa riqueza aumente y la crisis capitalista frene su declive, necesitan abaratar los costes y la psicosis generada por la propia crisis, el miedo inculcado durante años sobre la población para que no puedan perder sus puestos de trabajo, sus casas a las que muchos estamos eternamente hipotecados, para poder seguir comprando los, cada vez más caros, productos de primera necesidad como la energía, la educación de nuestros hijas e hijos o los propios medicamentos, han provocado que la destrucción masiva de puestos de trabajo que se ha ido sufriendo en los últimos años y donde se mantenía una cierta estabilidad y antigüedad, unos derechos adquiridos por la lucha histórica de la clase obrera y unos salarios que te permitían vivir, hayan podido ser sustituidos por trabajos de miseria, eventuales, en jornadas parciales, con despidos casi gratuitos y derechos ninguneados o directamente eliminados. Esta tesis es refrendada cada tres meses por la propia EPA (encuesta de Población Activa) que publica el Estado.

 

Trabajamos en centros educativos de toda la provincia y no cesamos en el empeño por visibilizar la discriminación que padecemos en nuestro centro de trabajo. La Plataforma de Educadoras de Educación Infantil y Especial de Alicante, luchamos por unas condiciones laborales dignas y reclamamos que las Consellerias de Justicia y Educación, de las que dependemos, se sienten a negociar unas condiciones laborales justas para nuestro colectivo. Desde la Plataforma reivindicamos, una participación real en los centros, ya que no se nos permite el acceso a reuniones con el equipo interdisciplinar, no tenemos tiempo de coordinación con el resto de profesionales y familias. Queremos que se respete la normativa que regula los horarios, los descansos, las funciones, etc.

Acabando ya el año podemos hacer un primer balance de las lecciones aprendidas de las victorias y las luchas obreras que en este año se han podido dar y como seguimos acumulando fuerzas. Porque desde que en 1918 tras 40 días de huelga general en Catalunya, el bisabuelo de Felipito tuvo que ceder y acceder a que la jornada pasara a ser de 8 horas (8/8/8) ha pasado mucha lucha, retrocesos y victorias que esperemos no se pierdan en el conjunto de la memoria colectiva de  la clase obrera que conforma los distintos pueblos de estado español. Se ha pasado a reivindicar las 35 horas a sufrir más de 6.000.000 de horas extras no remuneradas, se ha pasado de los grandes centros fabriles a la micro empresa y a la macro dictadura del patrón cercano y que no entiende de necesidades básicas.

Pasaron las reivindicaciones en contra de las ETTs,  pero cada vez, con la nueva reforma laboral, el atacar a la negociación colectiva ha hecho proliferar empresas subcontratas, a las que ahora las llaman plataformas, hemos pasado a que el simple hecho a lo que antes se  llamaba  trabajar en centros comerciales como el corte anglosajón, tener estas empresas con convenios pronto a cientos de trabajador@s, a sabiendas que pasan las tijeras por los convenios con rebajas salariales de hasta el 35 % del convenio provincial, los patronos, sus cuadros medios y gestorías lo aplican y dan en la cara de quien lo denuncie que es legal, que se puede tras el cúmulo de reformas laborales impuestas por el tandem PPSOE... Subcontrata de la subcontrata..., cobrar 400 € es no estar parado pero ganar menos que el subsidio, no hablemos de que con esa cantidad nadie se mantiene en ningún lugar del reino de España... pasamos de trabajar 8 horas a 12... Algunos más a la derecha que los de siempre quieren reducir el modelo de contratos y que no haya tanta diferencia entre el trabajo público con el privado: ¡solución! todos autónomos, más bien falsos autónomos: no solo trabajamos por producción, a tarea realizada sino que pagamos los medios y así de paso le ahorramos una pasta a la subcontrata de la multinacional... Dicen en Bruselas que "el mercado laboral de Esgpaña" es un modelo, es muy competitivo, lejos de crecer ha reducido los sueldos... suma y sigue.

Desde el Comité para la Unidad Obrera (CUO) de Sanlúcar de Barrameda queremos expresar nuestro rechazo a las políticas capitalistas y reaccionarias del gobierno del Partido Popular y de sus palmeros en la Junta de Andalucía, el PSOE.  Igualmente rechazamos a todos aquellos que pactan y negocian en nombre de la clase obrera, maquillando al sistema capitalista, para seguir manteniendo sus subvenciones y privilegios, embaucando al pueblo trabajador con cantos de sirenas.

Nuestra ciudad ocupa uno de los puestos más altos en pobreza, desempleo y trabajo en precario, con cientos de familias obreras abocadas a la marginalidad social. Los recortes sanitarios, educativos, la subida de impuestos, la pérdida de poder adquisitivo y de protección social están afectando de una manera brutal al pueblo trabajador sanluqueño. Cada vez se hace más difícil hacer frente al pago de los impuestos o de los recibos de agua y luz, y es casi imposible acceder a una vivienda.

Llevan 15 meses de movilizaciones, a razón de una acción mensual de paro/huelga y movilización, en demanda de dignidad profesional y reconocimiento de su trabajo. Hablamos con la plataforma y en esta entrevista con una de sus integrantes, Aurora Mateo, sobre una realidad que afecta en lo laboral aproximadamente a un millar de educadores y educadoras, pero que tiene una clara dimensión social cuando de la educación especial e infantil se hace un “aparcadero” de personas en lugar de un espacio de integración. Si todo esto sucede bajo un gobierno tripartito “de progres” quedan claros los limites dentro del decrepito sistema y el papel de sus diversos gestores (da igual la marca que ostenten).

 

De cuando trabajas y no te pagan

El pasado mes de noviembre la plantilla de LIASUR en Albatera, compuesta por 29 empleadas de limpieza y 6 de conserjería, se puso en huelga tras conocer la noticia de que no iban a recibir el pago de dos nóminas y varios aumentos de salario atrasados por parte de la empresa, y que además, dicha empresa se declaraba en quiebra, lo cual también liquidaba sus trabajos.

Esta empresa es la que tiene adjudicados los servicios de higiene y limpieza, así como la conserjería de las instalaciones deportivas y de varios edificios públicos, mediante una contratación por parte del gobierno local, que mantiene, durante décadas, la privatización de este servicio a pesar de haberse visto anteriormente en situaciones similares a las vividas ahora.

Subcategorías