El pasado 25 de Marzo sonaron las sirenas antiaéreas en la región de Tel Aviv, el ejército de Israel activó el escudo antimisiles Cúpula de Hierro, acusando a Palestina del lanzamiento de dos cohetes que no produjeron daños. Palestina negó la responsabilidad en el ataque.

Benjamin Netanyahu, de visita en EEUU, declaró que responderían con fuerza. Antes de su regreso a Israel, Donald Trump firmó la orden ejecutiva por la que EEUU reconoció como territorio de Israel los Altos de Golán, territorio de Siria que fue ocupado por Israel en 1967 durante la guerra de los Seis Días, reforzando los lazos que unen al terrorismo sionista con el gobierno asesino de Donald Trump.

En represalia al supuesto ataque de Palestina, Israel bombardeó cien veces Gaza, no aceptó la mediación para el alto al fuego, aumentando la devastación en las zonas pobladas de la franja de Gaza por los bombardeos.

Según el ejercito de Israel, durante 2018, en más de 865 ocasiones, su fuerza aérea bombardeó la franja de Gaza, y lanzo más de mil misiles.

La Franja de Gaza tiene una extensión de trescientos kilómetros cuadrados y viven un millón y medio de personas, el 90% de la población de Gaza son refugiados. Israel controla las fronteras, los accesos terrestres, el espacio aéreo y marítimo, el sionismo decide cuando puede salir el pueblo palestino de la franja de Gaza, convertida en la prisión más grande que existe hoy en el mundo.

Desde hace cuatro años, en Marzo del año 2015, una coalición internacional dirigida por EEUU, encabezada por Arabia Saudí y compuesta por Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Catar, Marruecos, Egipto, Israel, Reino Unido, Francia, España, Alemania y amparada por la necesidad "humanitaria" de la ONU, bombardean a una población que no llega a treinta millones de habitantes en un territorio de 528.000 kilometros cuadradados. Yemen.

La guerra se impuso acompañada de un bloqueo que aísla y mata silenciosamente. Cerca de cien mil victimas mortales y dos millones de desplazados es el saldo de la intervención bélica.

Veinticuatro millones de yemenitas (80% de la población) sufren hambruna.

A finales de 2018, la coalición imperialista bloqueó el puerto de Al Hudaydah, hasta ese momento el paso más importante para la ayuda humanitaria, condenando a miles de personas al hambre. En los tres primeros meses del año se han declarado ciento nueve mil casos de cólera, un tercio son niños. En el 2017, Yemen registró la peor crisis de cólera de la historia moderna, con más de un millón de casos en apenas ocho meses.

La ONU, con la hipocresía que acostumbra, al mismo tiempo que suplica a los agresores suavicen la dureza de sus agresiones, alerta de que en Yemen se puede producir la peor hambruna en el mundo de los últimos cien años.

El presidente del gobierno en funciones cede nuevamente a las órdenes del imperialismo de EEUU y acoge en la embajada de España en Venezuela al delincuente Leopoldo López, prófugo de la Justicia desde que el pasado día 30 de abril huyó del arresto domiciliario que cumplía con la ayuda de militares golpistas. Leopoldo López encabezó en 2002 acciones terroristas que causaron la muerte de decenas de personas y coadyuvó al golpe de Estado y el secuestro del presidente Hugo Chávez.

Posteriormente, este terrorista de extrema derecha continuó con sus convocatorias desestabilizadoras para romper el orden con0stitucional incitando a acciones de violencia callejera para producir el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro. Estas acciones conocidas como guarimbas y protagonizadas en gran medida por mercenarios colombianos, provocaron no menos de 43 fallecidos y decenas de heridos. Hoy este individuo, el terrorista Leopoldo López, está refugiado de la justicia en la embajada de España en Caracas.

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) condena la asonada e intento de golpe de estado que se trata de ejecutar en este día contra la República Bolivariana de Venezuela.

El PCPE expresa su absoluto repudio a los golpistas que junto a las fuerzas fascistas intentan ejecutar los planes de ocupación, rapiña, saqueo y represión que el imperialismo tiene preparado.

El PCPE transmite su inquebrantable principio de solidaridad internacionalista con el pueblo bolivariano de Venezuela, su presidente Nicolás Maduro y con las instituciones leales al proceso bolivariano, incluidas la FANB.

El PCPE considera que en este momento crítico de la lucha de clases en Venezuela, el protagonismo del pueblo venezolano debe ser el elemento fundamental en la derrota que hay que infligir al imperialismo y su bestia fascista.

El PCPE transmite el apoyo político y de combate al pueblo bolivariano que está en plena lucha por la conquista de su auténtica soberanía e independencia.

EL 22 de abril, según el calendario gregoriano, de 1870 nació Lenin, el libertador que terminó con la tiranía de los zares en Rusia y se convirtió en modelo de revolucionarios. Festejemos estos 149 años de su natalicio, con la lectura de un escrito de Antonio Machado, publicado en la revista Hora de España, número IX, Valencia, setiembre de 1937, en el que comenta su gran obra transformadora, continuada eficazmente por su sucesor Stalin:

- El imperialismo mundial, en la colaboración con los organismos regionales de los gobiernos árabes reaccionarios y generales del ejército de Sudán, han realizado un clásico golpe de estado palacial, en un vano intento de abortar la marcha del pueblo victorioso hacia la eliminación del régimen dictatorial.

- Los líderes del golpe que derrocaron al dictador Albashir, declararon el estado de emergencia durante tres meses y ordenaron a las masas de manifestantes a permanecer en sus casas, con la introducción de un toque de queda desde el anochecer hasta el amanecer. Millones de manifestantes han continuado sus acciones diarias de protesta, desafiando el toque de queda impuesto por la nueva junta militar.

- Desafiando el toque de queda, una gran multitud de manifestantes han pasado los últimos cinco días ocupando las calles de la capital y otras grandes ciudades y pueblos de todo el país, poniendo en alto sus voces y la intensificación de las acciones conjuntas. El lema “Libertad, Paz y Revolución es Elección Popular” se hizo eco alrededor de todos los rincones del país. Se ha convertido en el saludo de la mañana del pueblo sudanés.

Las elecciones para prefectos, alcaldes, y el Consejo de Participación y Control Social (CPCCS) celebradas en Ecuador el 24 de marzo, demostraron que Rafael Correa, pese a permanecer en el exilio en Bélgica, aún sigue siendo una opción para el pueblo ecuatoriano ante el desgobierno del traidor de Lenin Moreno.

La derecha se mantiene en grandes ciudades, pero son mayoría absoluta para lograr mantener la estabilidad. En algunas regiones donde el terremoto del 2016 fue relevante, han sido regiones donde la socialdemocracia afín a Rafael Correa logró imponerse,  mientras que los afines al régimen (también de derecha)  prácticamente han desaparecido de la escena política, lo que demuestra que aunque el país ha retrocedido 15 años, el pueblo ecuatoriano no está dispuesto a tolerar más al gobierno traidor, y sabe perfectamente que Lenin Moreno es quizás la mejor creación de la CIA en décadas, después de que este individuo traicionara el proyecto progresista del gobierno anterior, y entregara el país a la voracidad del FMI y de la burguesía criolla. Pero no podemos olvidar que la situación actual es el resultado de la socialdemocracia, y de que en 10 años del gobierno anterior no se haya llevado a cabo un proyecto revolucionario de verdad que entregara el poder al pueblo, sino simplemente dar ayudas sociales y mejoras en educación, vialidad entre otras, estas políticas desarrollistas muy populares en Latinoamérica han sido y son verdaderos desastres que llevan a los pueblos nuevamente a las manos de las oligarquías y del imperialismo.

La colérica guerra imperialista contra Venezuela que los medios de comunicación del sistema han priorizado en su constante difusión anticomunista, ha dejado poco margen para difundir la noticia del referéndum sobre la Constitución que el pueblo de Cuba votó el pasado 24 de febrero.

La contundente participación, y el 86,6% de voto afirmativo ratificando el texto constitucional propuesto, marcan la diferencia entre un proceso realmente democrático y participativo como son las elecciones y este referéndum en la Cuba socialista, y el resto de “comedias” democrático-burguesas que se viven en los países, incluido el nuestro, que están dando permanentemente “lecciones de democracia”.

La importancia de la cifra de participación en el día de la votación no debe ocultar el proceso que se ha desarrollado desde que se aprobó en la Asamblea Nacional del Poder Popular la necesidad de actualizar la Constitución, con el objetivo remarcado por el gobierno cubano y el Partido Comunista de reforzar el Socialismo en la isla. Ya, desde el primer día del anuncio, comenzaron a realizarse asambleas en los centros de trabajo, barrios, aldeas o lugares donde se desarrollan actividades populares. Pero, desde el momento en que se aprueba en la Asamblea Nacional del Poder Popular el borrador original, cerca de 9 millones de cubanos en más de 133.000 reuniones o asambleas han participado en el debate que generaron 783.000 propuestas de modificación del borrador inicial que, devuelto de nuevo a la Asamblea, implicó cambios en 134 artículos y eliminación de 3, lo que supuso 760 modificaciones en total.

La existencia en el mundo en desarrollo de 146 millones de niños menores de cinco años bajos de peso, contrasta con la realidad de los infantes cubanos, reconocidos mundialmente por estar ajenos a ese mal social.

Esas preocupantes cifras aparecieron en un reciente reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), bajo el título de Progreso para la Infancia, Un balance sobre la nutrición, divulgado en la sede de la ONU.

De acuerdo con el documento, los porcentajes de los niños con bajo peso son de 28 por ciento en África Subsahariana, 17 en Medio Oriente y África del Norte, 15 en Asia oriental y el Pacífico, y siete en Latinoamérica y el Caribe. La tabla la completan Europa Central y del Este, con el cinco por ciento, y otros países en desarrollo, con 27 por ciento.

Cuba no tiene esos problemas, es el único país de América Latina y el Caribe que ha eliminado la desnutrición infantil severa, gracias a los esfuerzos del Gobierno por mejorar la alimentación del pueblo, especialmente la de aquellos grupos más vulnerables.

Las crudas realidades del mundo muestran que 852 millones de personas padecen de hambre y que 53 millones de ellas viven en América Latina. Sólo en México hay cinco millones 200 mil personas desnutridas y en Haití tres millones 800 mil, mientras en todo el planeta mueren de hambre cada año más de cinco millones de niños.

Subcategorías

Área Internacional del CC.