Compartir

 

Desde el día 1 del presente mes, dos trabajadores de la fábrica de Citröen en Vigo, dieron comienzo a una huelga de hambre indefinida hasta que se readmita a los dos compañeros despedidos el pasado martes 24 de una manera totalmente arbitraria e injustificada. La dirección del centro de trabajo acaba de cometer otro nuevo atropello contra los intereses de la clase obrera más consecuente.

Esta clase obrera que no se deja intimidar ante las incesantes embestidas llevadas a cabo por el patrón, en un nuevo intento de sometimiento a toda aquella gente que vestimos la funda cada día con orgullo de pertenecer a la clase obrera. Somos nosotros los que movemos los engranajes de la fábrica. ES por eso que pedimos vuestra solidaridad con estos compañeros despedidos y con los que decidieron secundar esta huelga de hambre indefinida.

Paco y David readmisión!!