Compartir

El endurecimiento de las condiciones de trabajo, la destrucción de los derechos conquistados por los y las trabajadores/as a lo largo de décadas de lucha, el aumento de la explotación, la precariedad, la inseguridad, los EREs... las cada vez más agudas agresiones que, en resumidas cuentas, sufrimos la clase obrera por parte del capital, constituyen fundamentalmente el plan de la oligarquía para tratar de recomponer su tasa de ganancia. Es por eso que toda agresión a un colectivo o sector concreto, es una agresión al conjunto de toda la clase obrera, y es por eso también que sólo mediante la unidad y la organización de toda la clase es como se pone cerco al capitalismo bárbaro y moribundo que nos ataca.

En esta ocasión, el pasado día 1 de marzo, han sido los compañeros de las brigadas forestales de bomberos de todo el estado, los que ante el agravamiento de sus condiciones laborales, la desregulación, la siniestralidad, las jornadas de trabajo abusivas y agotadoras y los recortes que dejaran nuestros montes sin un 80% de los brigadistas de refuerzo, han decidido unirse, con independencia de su zona geográfica, para organizarse en esta lucha crucial que los y las trabajadores/as mantenemos con nuestro enemigo de clase.

De los más de 5000 bomberos forestales que hay a lo largo y ancho del estado, un gran número de ellos, procedentes de todos los territorios, marcharon por las céntricas calles madrileñas, en algunos casos acudieron más del 90% de los efectivos, como fueron los casos de las brigadas forestales de Castilla y León y Castilla la Mancha, que, no en vano, son algunas de las comunidades autónomas más castigadas. En Castilla y León el nivel de subcontratación y la estacionalidad es de las más altas, y en Castilla la Mancha están siendo atacados por un ERE que pretende dejar a 350 compañeros en la calle, además de fuertes rebajas salariales para el resto.

Así, bajo el lema de “Bomberos forestales, derechos laborales”, y entre consignas como “No hay otra menara, o con la patronal o con clase obrera”, “Que viva la lucha de clase obrera”, los compañeros de las brigadas forestales, ataviados con sus uniformes de trabajo, los mismos uniformes con los que en no pocas veces se juegan la vida, comenzaron la marcha recordando con tres minutos de silencio a sus compañeros caídos, para reivindicar a través de un comunicado que leyeron a la altura de la plaza de Colon, no sólo la homologación a nivel nacional de su categoría profesional, para que con independencia de la comunidad donde se trabaje haya unas mismas condiciones laborales para todas los y las brigadistas, sino también el reconocimiento de unas condiciones de trabajo dignas donde junto a asegurar la continuidad y sueldo, se posibilite con formación, selección y habilitación adecuadas, la mejor profesionalidad que requiere nuestros montes y parajes naturales.

Redacción UyL Madrid