Compartir

“El panorama que se nos presenta es un ataque frontal a nuestros derechos laborales, sociales, a la educación, a la sanidad…y la respuesta tiene que ser frontal también, sin fisuras.”

En las últimas semanas el colectivo obrero de grandes almacenes en Tenerife, junto al PCPC-CJC y otras organizaciones políticas, ha llevado a las puertas de diversas empresas del sector el llamado a fortalecer la unidad y la combatividad de los trabajadores y las trabajadoras frente al convenio colectivo y las prácticas de los sindicatos de la patronal FASGA y FETICO. En esta ocasión ofrecemos la entrevista que Unidad y Lucha realizó a Lorenzo Hernández Vera*, trabajador implicado en este conflicto

UyL: Salud, compañero. ¿Podrías resumirnos brevemente qué ha significado la imposición de este convenio para el conjunto de trabajadores/as del sector?

LHV: Con la firma de este convenio se ha implantado la reforma laboral en su expresión más brutal en empresas que siguen obteniendo beneficios multimillonarios. Se ha paralizado la contratación y se ha despedido en EREs encubiertos, unas 80.000 contrataciones menos desde que comenzó la crisis, la conciliación de la vida laboral y familiar desparece, ya que pueden cambiar las jornadas y los turnos a criterio de la empresa. Perdemos poder adquisitivo, se congela el salario, se aumentan 28 horas anuales más de trabajo y se elimina el pago por trabajar domingos y festivos; se elimina el artículo de excedencia para el cuidado de hijos o familiares dependientes… Esto es lo más significativo.

UyL: ¿Qué dificultades van encontrando en el desarrollo de esta lucha?

LHV: Este es un sector poco combativo, los compañeros/as por el miedo a perder el puesto de trabajo les cuesta movilizarse, aunque el malestar es manifiesto no llega a desbordarse en unas movilizaciones masivas, como sería el caso de plantear una huelga.

UyL: Se trata de un convenio de aplicación estatal, ¿conoces si se está dando una respuesta en otros puntos del Estado y de qué manera?

LHV: Sabemos que se han hecho concentraciones, presentación de mociones de solidaridad en los ayuntamientos de Málaga y Zaragoza, así como en el Parlamento gallego. En Madrid, en el Corte Ingles, se ha hecho una campaña de denuncia por el trabajo en domingos, dentro del centro con camisetas alusivas a la conciliación familiar, pero no se están haciendo acciones conjuntas en todo el Estado, estamos cada uno haciendo la guerra por nuestro lado. Somos un colectivo que agrupa alrededor de 230.000 trabajadores/as, imagínate la fuerza que se le podría dar a esta lucha si actuáramos en una lucha coordinada en todo el Estado.

UyL: Resulta especialmente preocupante la eliminación del convenio del Art. 14, sobre todo en un sector con fuerte presencia de mujeres. ¿En qué situación han quedado las trabajadoras?

LHV: Han quedado totalmente desprotegidas y demuestra una vez más la falta de sensibilidad de estas empresas con un sector muy importante de sus plantillas. Las discriminación positiva que existía para proteger a las compañeras con problemas por violencia de género no lo han modificado o recortado, lo han eliminado totalmente.

UyL: ¿Qué significa la existencia de FASGA y FETICO y cómo se está combatiendo?

LHV: La existencia de estos sindicatos amarillos es la lacra en este sector, es un departamento más de estas empresas y que usan a su antojo. Desmovilizan, engañan y firman convenios como este. En las mociones que hemos llevado a los cuatro ayuntamientos que tienen GG.AA. en su término municipal, Moción de Apoyo a los Trabajadores/as de los GG.AA., apoyada por todos los grupos municipales salvo el PP, que vota en contra o se abstiene, en el punto nº 3 de esta moción dice textualmente: “Rechazar las prácticas de sindicalismo amarillo por parte de las empresas, en coherencia con lo que prohíbe la OIT”. Asimismo, estamos informando a la ciudadanía con las diferentes pancartadas que estamos realizando y además informamos constantemente a los compañeros/as de todo lo que se publica sobre estos sindicatos para quitarles la careta.

UyL: Uno de los problemas que presenta la lucha obrera es la división de la clase en siglas sindicales. ¿Cómo enfrenta este problema el colectivo obrero de GGAA?

Este proceso de lucha contra este convenio y los sindicatos amarillos, nació como un proceso abierto a todos los sindicatos, a todas las trabajadoras y trabajadores del sector, luchar todos juntos por estos objetivos, el que se ha querido sumar se ha sumado, si la lucha la hacemos cada uno por nuestro lado no tendremos fuerza para pararlos.

UyL: ¿Conoces la propuesta del PCPE de los Comités para la Unidad Obrera (CUO)?

LHV: No la conocíamos hasta que empezamos a tener contactos con los compañeros/as del PCPC, en cierta manera es la idea que teníamos en mente cuando empezó este proceso de lucha. Es una propuesta adecuada a la situación, tenemos que buscar la unidad de acción, olvidarnos de siglas y de hacer frente al capital que nos destruye la dignidad y que nos roba la libertad. Resistencia, unidad y lucha, no nos queda otra, y esto por supuesto es extrapolable a todo el ámbito social, no solamente al mundo laboral. El panorama que se nos presenta es un ataque frontal a nuestros derechos laborales, sociales, a la educación, a la sanidad…y la respuesta tiene que ser frontal también, sin fisuras.

UyL: Esa es una posición -la de la respuesta desde la unidad de la clase obrera-, que debemos llevar al terreno de la lucha de clases a nivel internacional. Otros trabajadores y trabajadoras del sector de grandes almacenes en otros países tienen serios problemas para organizarse, como ocurre en Turquía…

LHV: En Turquía, Leroy Merlin abrió la primera tienda en 2010, los trabajadores y trabajadoras se organizaron en el sindicato SOSYAL-IS y a consecuencia de ello ganaron el derecho a negociar un convenio colectivo, pero Leroy Merlin se negaba a reconocer ese derecho y se negaba a la firma del Convenio Colectivo. En el fondo no era un problema de desacuerdo en las peticiones de la empresa y los trabajadores/as. La empresa con esa postura pretendía la desaparición del sindicato, porque si no se lograba el convenio colectivo el derecho de organizarse en un sindicato desaparecía. Pagándoles sueldos de miseria, 400 euros al mes, poco más del salario mínimo de Turquía y muy cerca del umbral de la pobreza, además sin incrementos salariales en los últimos dos años. Por eso en octubre comenzaron una huelga que recibió la solidaridad internacional y las ultimas noticias es que habían conseguido sus objetivos. La solidaridad internacional es esencial en la lucha obrera.

UyL: ¿Cómo se presenta el futuro de esta lucha?

LHV: En las últimas elecciones sindicales en Tenerife, en Leroy Merlin, Fetico se quedó con un solo delegado, y en el Corte Ingles, Fasga perdió cuatro delegados, esperemos que esta continúe siendo la tónica para poder erradicar del panorama sindical a estos entes empresariales. En este mes esperamos llevar al Parlamento de Canarias la Moción de Apoyo a los Trabajadores/as de GG.AA., y continuar informando a las organizaciones con las que todavía no hemos contactado, incluso con varias asociaciones de vecinos, con otros colectivos de trabajadores/as en lucha para explicarles la problemática en nuestro sector. También estamos mirando la posibilidad de hacer acciones más directas de información en los Centros Comerciales. Pero esta lucha, y que nadie se engañe, va ser larga y dura, y digo larga porque no vamos a parar y dura por el desgaste que esto significa.

Salud a todas las compañeras y compañeros.

UyL: Gracias, Lorenzo. Mucho ánimo y a luchar hasta vencer.

*Lorenzo Hernández Vera es Oficial de 2ª de Panadería Alcampo La Laguna, además de miembro del Comité de Empresa por CC.OO y miembro del Comité de Seguridad y Salud Laboral de Alcampo La Laguna.