Compartir

Comunicado de la Oficina de Prensa del KKE sobre los acontecimientos en Ucrania

Los acontecimientos sangrientos en Kiev están relacionados con la intervención de la Unión Europea y de los EE.UU. en la situación en Ucrania, son el resultado del antagonismo feroz entre estas potencias y Rusia sobre el control de los mercados, de las materias primas y la red de transporte del país.

Desde este punto de vista son totalmente hipócritas las intervenciones de la UE y de EE.UU. a favor de los manifestantes de la oposición que supuestamente luchan por la “libertad” y la “democracia”, por la adhesión de Ucrania a la UE. En realidad, la UE y EE.UU. apoyan y utilizan incluso a unas fuerzas armadas fascistas que operan en la oposición ucraniana con el fin de promover sus objetivos geopolíticos en la región de Eurasia.

Sin embargo, para el pueblo ucraniano la solución tampoco está en la vinculación de Ucrania a la Rusia actual capitalista. El intento de dividir al pueblo de Ucrania y llevarle a una masacre con consecuencias trágicas incalculables para este mismo y para su país, para elegir entre una u otra unión interestatal capitalista es totalmente ajeno a los intereses de los trabajadores.

El KKE condena las intervenciones extranjeras en los asuntos internos de Ucrania. Condena la actividad de las fuerzas fascistas, el anticomunismo y los actos de vandalismo a expensas del monumento de Lenin y otros monumentos soviéticos.

Expresamos nuestra solidaridad con los comunistas y con el pueblo trabajador de Ucrania y la convicción de que el pueblo debe organizar su propia lucha independiente teniendo como criterio sus intereses, no quién imperialista elige uno u otro sector de la plutocracia ucraniana. Hay que trazar el camino hacia el socialismo que es la única solución alternativa a los caminos sin salida de la vía de desarrollo capitalista.

Los pueblos, en particular de los países de la antigua URSS, vivieron con paz y prosperidad en los años del socialismo. Es por eso que la mayor parte de la población de estos países recuerda el socialismo, a pesar de que han pasado más de 20 años y las generaciones más jóvenes no han experimentado sus conquistas.


Texto extraído de la web del KKE