Compartir

Ante la inminente externalización de los servicios de radiología y medicina nuclear del Hospital Provincial de Castellón, las y los comunistas queremos mostrar nuestro más firme repudio hacia lo que entendemos no solamente como un atentado a la salud de la clase obrera y a los derechos de los trabajadores de dichos sectores, sino también como el primer paso hacia un modelo sanitario ya existente en otras zonas del Estado, ...

impuesto desde la Unión Europea y asumido por el gobierno del Partido Popular con la única intención de que el capitalismo incremente su cuota de ganancia a costa de servicios de los que hasta hoy no obtenía beneficios.

Los sectores que se pretenden privatizar –por más eufemismos que utilicen, es éste el término adecuado– ofrecen actualmente un servicio básico tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de enfermos de cáncer, así como para la realización de radiografías, mamografías, TACs, resonancias magnéticas o ecografías, y se trata de un servicio único en las Comarcas del norte. Esta externalización supondría, por medio de un contrato de diez años, entre otras cosas el control de las infraestructuras sanitarias o de la contratación del personal médico por parte de una empresa privada, que además de esto ha contemplado en el documento la prestación de servicios a clientes privados. Esto acarrearía un proceso de elitismo de los servicios asistenciales y un empeoramiento de la calidad de los mismos.

Con esta medida, que responde al ideario del mismo gobierno que pretende hacernos creer que cierra medios de comunicación para mantener hospitales, perderíamos una vez más las trabajadoras y los trabajadores, ya que día tras día nuestra salud queda progresivamente en manos de los empresarios que no buscan el bien público sino que lo que quieren es aumentar su caja de caudales a nuestra costa.

El Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas, que ya estuvimos en el Hospital Provincial en oposición al convenio de la limpieza de edificios y locales de Castellón –otra pérdida de derechos para el trabajador– hoy nos solidarizamos tanto con los usuarios como con el personal médico, y exigimos una sanidad pública al servicio de la clase obrera y los sectores populares.

¡Porque la salud no es un negocio!
¡Defendamos lo que es nuestro!
¿Sanidad pública? En la Unión Europea, imposible