Compartir

Todas las esperanzas de un renacimiento progresista de la UE son ilusiones”

Patrick Köbele ostenta la máxima representación del PC Alemán tras el 20 Congreso de la organización, celebrado la pasada primavera. Respondió a nuestras preguntas durante el mes de diciembre, cuando todavía no se había cerrado el pacto entre la CDU y el SPD para formar gobierno.

Unidad y Lucha: Camarada Patrick, hace unos meses recuperasteis la dirección del DKP para las posiciones revolucionarias, ¿puedes comentarnos cuáles son los ejes de vuestra política tras el Congreso y cuáles son las principales diferencias con el período anterior?

Patrick Köbele: En primer lugar, las decisiones tomadas en el 20 Congreso no fueron decisiones tomadas únicamente por algunos miembros del Partido o por “miembros muy importantes” de éste. A la pregunta de un periodista sobre cuál era el estado de ánimo de la mayoría de miembros de nuestro Partido que se expresaba con estas decisiones, respondí: “Creo que la vasta mayoría de los miembros del DKP están convencidos de que los acontecimientos que observamos a nivel global, en Europa y también en Alemania, y que nosotros mismos experimentamos, no exigen otra cosa que un Partido Comunista. Y estoy seguro que esta mayoría también está de acuerdo sobre cómo entender esto. Es el deseo de un Partido que analice el mundo con las ideas de Marx, Engels y Lenin, y que considera su tarea fundamental hacer avanzar a la clase obrera de clase en sí a clase para sí haciéndola ver que la contradicción entre el capital y el trabajo asalariado está detrás de las múltiples contradicciones individuales. Nuestros militantes quieren un Partido que sea consciente de que esta contradicción sólo puede ser superada por medio de la ruptura revolucionaria de las relaciones imperantes de propiedad y en la sociedad, y que quiere transmitir este conocimiento. Por último, se quiere un Partido que afirme que esta ruptura requiere que la clase obrera, en alianza con otros, arranque el poder de las manos de la burguesía, si se quiere construir el Socialismo como alternativa al capitalismo. Todo esto hace necesario un Partido Comunista que sea una organización autónoma, y la gran mayoría de los miembros del DKP quieren que esto no sólo se confirme en la teoría, sino que también quiere demostrarlo en las calles”.

UyL: Las recientes elecciones alemanas han supuesto un gran apoyo para Angela Merkel. ¿Puedes comentarnos cómo valoráis esta cuestión?

PK: La crisis económica y el papel del imperialismo alemán requieren una consideración especial. El capital financiero de Alemania - la fusión del capital bancario y el industrial – utilizó a los gobiernos anteriores, tanto los de verdes y social-demócratas como los de conservadores y liberales, para convertir a Alemania en un país de salarios bajos en comparación con su extremadamente alta productividad y bajar el salario real. Como resultado de eso, el imperialismo alemán ha sido capaz de consolidar su hegemonía en Europa incluso durante la crisis. Desarrolló una agresión económica mediante la exportación que están sufriendo principalmente los llamados países europeos periféricos. Para hacer esto se ha apoyado en su superioridad financiera y tecnológica y su dominio dentro de la administración de la UE.

Por lo tanto, una gran parte del capital alemán ha pasado por la crisis prácticamente sin sufrir daños y por ello han tenido éxito en mantener en una gran parte de la clase obrera las ilusiones de un pacto entre trabajo y capital. Esto ha sido exacerbado por las tendencias nacionalistas basadas en los cuentos sobre los alemanes “diligentes” frente a los griegos, españoles e italianos “vagos”, etc. El resultado de las últimas elecciones federales debe analizarse en este contexto

Básicamente, el resultado expresa la conciencia general - también entre la clase obrera - en nuestro país. Una gran parte de la gente sigue una lógica localista y se identifica con “su” empresa, “sus” jefes y “sus” superiores. Su eslogan es “mi compañía es mi castillo”.

El especialmente radical pro-mercado Partido Liberal Democrático (FDP) ya no tiene representación en el Parlamento. Sin embargo, un nuevo partido de derechas - la "Alternativa para Alemania" - ha ganado votos masivamente y por muy poco no llegaron a superar la barrera para obtener representación parlamentaria. Es muy probable que obtengan diputados en el Parlamento Europeo en 2014.

En esta situación, aparentemente habrá una gran coalición entre social-demócratas y conservadores. Para la clase obrera de nuestro país y también para los pueblos en Europa y del mundo, esto no será un avance. Internacionalmente y a nivel de la UE, ambos partidos están de acuerdo en las políticas que tratarán de fortificar y expandir el imperialismo alemán y su hegemonía en términos políticos, económicos y militares. Cualquier ilusión sería engañosa en este sentido.

La abstención del imperialismo alemán en la guerra contra Libia - en la cual se ignoraron todas las leyes internacionales - no expresó su deseo de paz. Era simplemente esperar que sus intereses pudiesen plantearse con mayor efectividad de otra manera.

La oposición parlamentaria la forman ahora diputados del Partido Verde y del Partido de la Izquierda. En la mayoría de los distritos nosotros, el Partido Comunista Alemán, llamamos a votar por el Partido de la Izquierda. No hicimos eso para que sustituyeran al partido comunista, sino porque hay un acuerdo en cuanto a demandas actuales y porque ellos tenían una oportunidad realista de entrar en el parlamento.

En cuanto a su papel objetivo y su plataforma, el Partido de la Izquierda es una fuerza social-demócrata de izquierda. Sin embargo, debido a su origen histórico en el Partido Socialista Unificado de Alemania, el SED, partido marxista-leninista gobernante en la RDA, todavía hay un número de miembros que se consideran comunistas. En ese partido hay una lucha permanente entre varias corrientes. Sin embargo, esta lucha se da menos entre los comunistas y los llamados “socialistas democráticos” que entre las fuerzas que pretenden la coalición con verdes y socialdemócratas y los que se oponen a esas coaliciones con mayor o menor fuerza.

UyL: En algunas circunscripciones pedisteis el voto para Die Linke y en otras os presentasteis en solitario, ¿puedes explicarnos esta postura?

PK: La decisión de cómo participaríamos en las elecciones federales la tomó la antigua dirección del Partido. Entre el Congreso y las elecciones federales hubo muy poco tiempo para debatir y cambiar esta orientación. En mi opinión - en este caso tenemos diferentes puntos de vista en el Partido - es que normalmente tenemos que presentarnos a las elecciones, no especialmente para obtener escaños en el Parlamento, sino para que llegue el Partido a las calles. En nuestra opinión, el partido Die Linke es un partido socialdemócrata de izquierdas. En algunas cuestiones de la lucha diaria tenemos posiciones comunes. Otro aspecto es que no es fácil preparar la participación en las elecciones federales en un partido pequeño como el nuestro. Tendríamos que recoger en cada región de Alemania 2000 firmas de apoyo y en algunas regiones no somos tan fuertes como para conseguirlas.

UyL: Creemos que existe un gran desconocimiento sobre la situación de la clase obrera alemana. ¿Podrías comentarnos a grandes rasgos cuál es la situación real de los trabajadores y trabajadoras de tu país?

La clase obrera en Alemania está a menudo dividida. Hay una parte de obreros en grandes sectores de la industria que están trabajando directamente para compañías con contratos en condiciones bastante buenas en comparación con otros sectores de la clase obrera. Estos trabajadores controlan los debates en muchos sindicatos. Esta parte de la clase obrera piensa menudo que tiene los mismos intereses que la clase capitalista y que la política europea del imperialismo alemán ayuda a que sus condiciones sean realmente buenas, especialmente en comparación con la clase obrera de muchos países de la periferia europea.

Otros sectores de la clase obrera, especialmente los desempleados, pero también partes de la clase obrera en los grandes sectores y en grandes compañías pero no en su nómina (que están trabajando para otras empresas con malas condiciones o son sub-contratados) son pobres o se ven en el camino de serlo. No obstante, muchos de ellos no ven las razones del por qué de su situación en el capitalismo, sino que ven la razón en su responsabilidad individual.

UyL: Un rasgo definitorio de la política de los partidos comunistas europeos es su análisis de estructuras como la UE ¿Cuál es vuestro análisis sobre la naturaleza de la Unión Europea?

PK: Desde nuestro punto de vista la UE es una estructura de Estados imperialistas. Hoy está bajo la hegemonía del imperialismo alemán y a veces del francés. Para el imperialismo alemán, la UE es actualmente una estructura de mucha ayuda. En relación con la alta productividad, los salarios en Alemania son muy bajos. Esta es la base para una orientación de exportación donde especialmente ante la que los países del sur de la UE no se pueden comparar. Así, el Euro es un arma muy buena para el imperialismo alemán. Desde nuestro punto de vista, todas las esperanzas de un renacimiento progresista de la UE son ilusiones, ya que si las condiciones permitieran esto, éstas también permitirían tener una victoria fundamental sobre el imperialismo alemán.

UyL: ¿Cómo analizáis la situación actual del Movimiento Comunista en Europa y en el mundo?

PK: El 15 Encuentro de Partidos Comunistas y Obreros celebrado en Lisboa mostró que los partidos son capaces de definir acciones y planes comunes para luchar contra la crisis capitalista y contra el imperialismo. El Encuentro muestra también que la base del análisis de la situación actual es mayoritariamente común. Y muestra que tenemos un punto de vista ideológico común: el marxismo-leninismo. Por otro lado, tenemos muchas cuestiones que debatir, pero no supone ningún problema. Es una buena oportunidad y también un reto. Un problema que encontramos y donde tenemos que encontrar una solución es que necesitamos más espacio para los debates sobre estos temas.

UyL: ¿Hay algo más que quieras comentar para nuestros lectores?

PK: Sí, es muy importante para mí señalar que entiendo y apoyo todas las opiniones y acciones contra el imperialismo alemán. Sin embargo, no todos los alemanes son parte del imperialismo alemán. Tenemos una clase obrera que no se ve a sí misma como clase y con una gran falta de internacionalismo proletario. Pero ante todo es clase obrera, así que pido a vuestros lectores que vean que objetivamente la clase obrera en Alemania está al mismo lado de la barricada de la lucha de clases que la clase obrera en España. Luchemos juntos para que la clase obrera en nuestros respectivos países lo vea.

UyL: Muchas gracias, camarada.