DECLARACIÓN DEL COMITÉ EJECUTIVO DEL PCPE

El Comité Ejecutivo del PCPE, ante la violenta barbarie desatada en Melilla el pasado día 25 de junio por las fuerzas represivas españolas y marroquíes, con resultado de al menos 23 muertos (cifra provisional), aprueba la presente declaración como expresión de su más firme posicionamiento de denuncia contra este Gobierno criminal, contra el Jefe del Estado y contra los mismos cuerpos represivos del Estado burgués:

1.- Las declaraciones del Presidente del Gobierno, felicitando a los policías españoles y marroquíes, después de que se conocieran los primeros datos sobre el número de víctimas, constituyen una cínica exaltación de la violencia policial, así como un reconocimiento de la impunidad que se otorga a estos cuerpos represivos, tanto españoles como marroquíes. Pedro Sánchez, en el momento de hacer sus declaraciones, conocía perfectamente la brutalidad de los medios empleados contra los inmigrantes, desarmados, así como que muchos de ellos fueron dejados morir en el lugar, sin darles ningún tipo de asistencia durante horas. Su felicitación, sin matices, a policías españoles y marroquíes no es otra cosa que una complicidad explícita con la actuación criminal de esos cuerpos represivos.

2.- Pedro Sánchez, en vísperas del inicio de la Cumbre de la OTAN en Madrid, asume con disciplina sumisa el papel que le corresponde en esta alianza criminal, como guardián del flanco sur del continente europeo. Que no es otro que el ejercicio dictatorial de la violencia sin límites contra quienes, en una situación desesperada, producto del saqueo del continente africano por las potencias capitalistas internacionales, tratan de buscar unas mejores condiciones de vida lejos de sus países. La Europa fortaleza, custodiada por los antidemocráticos efectivos del FRONTEX, niega el paso de las fronteras a los pobres que ha creado. No hay democracia en la UE, que cada día es más un club de feroces dictaduras regidas por el capital monopolista, de los que Pedro Sánchez, con gusto, aspira a ser su feroz capataz. Con esta actitud PS busca que se le reconozca un lugar preferente en el reparto del botín entre las fieras. La última traición al pueblo saharaui, también forma parte de esta misma sumisión a la dictadura del capitalismo internacional, dirigida por el imperialismo yanki. Él sí que actúa como el capo de todas las mafias, y como jefe de una peligrosa banda armada de carácter terrorista.

3.- Las responsabilidades de estos crímenes son de todo el Gobierno. No es posible formar parte de un Gobierno cuyo Presidente proclama felicitaciones por estas brutales acciones policiales sin que también les lleguen a sus ropas las manchas de la sangre derramada en Melilla. No valen las tímidas palabras –IU, PCE, PODEMOS- cuando se están vulnerando los derechos más elementales de las personas desde el poder dictatorial absoluto del Estado. Quienes continúan en el Gobierno son tan responsables como Pedro Sánchez por estos crímenes. También, cómo no, el Jefe del Estado Felipe VI, amigo personal del sátrapa Mohamed VI, que calla ante estos crímenes, pero sí intervino de forma explícita cuando el pueblo catalán trató de expresarse de forma libre y soberana. Demostrando así que, según qué situaciones, calla o habla, a la medida de sus intereses como ocupante ilegítimo de la Jefatura del Estado.

4.- Esta brutal tragedia no es más que una demostración adelantada de los objetivos por los que se convoca la Cumbre de la OTAN que se inicia en Madrid esta semana. Se trata de coordinar y organizar un orden internacional en el que cada día habrá menos límites para el ejercicio de la violencia por la dictadura armada del capital, contra la clase obrera y contra los pueblos. Ese es el futuro que se prepara en Madrid, para tratar de perpetuar el poder del agonizante capitalismo internacional. Frente a ese nuevo orden las fuerzas dominantes no dejan margen para la disensión, y Pedro Sánchez lo sabe, lo asume y lo impulsa. Se está acabando el cuento de la democracia y de la libertad en el sistema capitalista, las caretas están cayendo, y los pueblos deben tomar la iniciativa en sus luchas sin prestarse a ningún tipo de engaño.

5.- Estos hechos constituyen una demostración más del carácter ilegítimo del gobierno coronado de la dictadura del capital en España, y del derecho que asiste al pueblo que lucha por su derrocamiento, y por la instauración de un nuevo sistema social socialista, conducido por la clase obrera en el poder. La lucha hoy es entre el criminal mundo decrépito de los saqueadores y el mundo nuevo de quienes luchamos por un orden social justo en el que sí sean ciertas la democracia y las libertades para la mayoría social, y donde la clase obrera se reconozca como una sola clase internacional, que más pronto que tarde dará sepultura al actual poder monopolista de la burguesía internacional. La organización de todas las fuerzas del progreso social en un amplio Frente Mundial Antiimperialista, como proceso de acumulación de fuerzas previo a la revolución socialista, es una urgente necesidad con la que el PCPE se compromete y trabaja de forma continua para su materialización. Será la más amplia unidad de las fuerzas obreras y populares la que levantará un mundo en el que la barbarie de Melilla sea el trágico recuerdo de un sistema criminal ya desaparecido. 

Comité Ejecutivo del PCPE a 26 de junio de 2022