Se cumplen treinta y ocho años del Congreso de Unidad Comunista que fundó el PCPE y entendemos necesaria realizar una valoración de lo que ha significado para el desarrollo de la lucha de clases en España nuestra existencia. Un análisis limitado a la espera de la historia del Partido que publicaremos en Enero de 2024 con ocasión del 40 Aniversario, pero que se hace imprescindible para entender muchas de las claves de la realidad social y política que nos circunda hoy.

El PCPE nació en 1984 como respuesta a la necesidad de la clase obrera de los pueblos de España de perpetrarse nuevamente con su mejor herramienta para el desarrollo de la lucha de clases. El PCPE es la respuesta política y organizativa que los sectores más conscientes de la militancia comunista -la que venía confrontando con toda la claudicación que significaba el Eurocomunismo-,1 dan al definitivo desmantelamiento del histórico PCE como Partido revolucionario comprometido con la construcción del Socialismo en España.

La valoración de la imposibilidad definitiva de recuperar al PCE como una herramienta útil para el avance revolucionario, ha quedado sobradamente contrastada por la realidad a lo largo de estos años. Desde el desmantelamiento de su organización en IU de la mano de Julio Anguita, después en UP bajo el liderazgo de su actual Secretario General y próximamente en la definitiva muleta política de la socialdemocracia que liderará Yolanda Díaz con la pretensión de cerrar el círculo de descomposición del Partido iniciado por Santiago Carrillo, la realidad del PCE ha demostrado permanentemente la necesidad de construir un nuevo Partido Comunista que cogiera el testigo de las mejores tradiciones de lucha del comunismo español y enfrentara su liquidación.

Desde entonces, sorteando todo tipo de dificultades y salpicados de aciertos y errores, el PCPE sigue comprometido con el propósito de cumplir su tarea histórica de mantener vivo y en permanente desarrollo y articulación política e ideológica, el hilo rojo de la Historia en nuestro país. Evitar su desaparición fáctica por la acción del revisionismo y de las más diversas caricaturas del comunismo que, del seno de la decadencia política e ideológica del eurocomunismo y de la mano de la pequeña burguesía y los servicios secretos, han surgido todos estos años, es una tarea que orgullosamente afirmamos que seguimos siendo capaces de cumplir.

No es poco, navegamos contracorriente y venimos sorteando con acierto todos los llamamientos a hundirnos en la ciénaga de la dominación burguesa2 en unos años en los que la derrota temporal del Socialismo en el Este de Europa y, fundamentalmente, en la URSS, han supuesto un claro retroceso de las posiciones de la clase trabajadora en el irreconciliable conflicto entre burguesía y proletariado que determina el desarrollo de la lucha de clases a nivel mundial.

Pero no es suficiente con Resistir, menos aun con mantener una posición metafísica del Partido y su existencia/acción al margen de la realidad. Nuestro compromiso se escribe cada día en la acción militante que se vincula a la lucha de masas para elevar su nivel de conciencia con el propósito de convertir en conflicto político cualquiera de los escenarios de confrontación que se expresan en la sociedad capitalista sin que ésta, determinada por su crisis estructural y general, sea capaz de superarlos satisfaciendo los intereses y necesidades de la mayoría social y la Naturaleza.

Por todo ello, hoy el PCPE tras su XI Congreso y habiendo logrado en el último lustro superar satisfactoriamente la más miserable acción liquidadora conocida en las filas del comunismo español, está empeñado en lograr avances concretos en relación al desarrollo organizativo y político del Partido. Alcanzar una creciente capacidad de dirección política de masas y dar pasos concretos en la articulación de un Aparato Central del Partido, acorde a las exigencias que nos impone el desarrollo de la lucha de clases en un momento histórico determinado por el agotamiento del capitalismo y la necesidad de la lucha por el Socialismo, son los retos principales que enfrentamos.

En lo ideológico, combatir el Pacto Social es el mejor camino para el avance dialéctico de la Historia hacia una sociedad sin división de clases. Situar la conciliación de clases como el límite concreto de la necesaria flexibilidad táctica que exige un programa de acción revolucionaria, es una exigencia de principios que, de la mano de una amplia política de alianzas hegemonizada por la clase obrera, es condición imprescindible para levantar la contraofensiva obrera y popular que ponga fin a la actual correlación de fuerzas que permite a la burguesía seguir manteniendo amplios consensos sociales, a pesar del manifiesto uso creciente de la violencia en el ejercicio de su dominación.

Combatir la pobreza determinada por el paro, la precariedad y la creciente desvalorización de la fuerza de trabajo que afecta fundamentalmente a la juventud y a las mujeres trabajadoras y alcanza ya a 11.000.000 de personas3 en nuestro país, exige Organización, Solidaridad, Unidad y Lucha y no contrarreformas laborales acordadas con los llamados agentes sociales (CEOE, CEPYME, CC.OO y UGT) por ministras con el carnet del PCE en el bolsillo. Recuperar una acción sindical de clase fundamentada en el protagonismo de los trabajadores y trabajadoras expresado en la soberanía de la Asamblea obrera, es el camino para frenar la espiral de claudicación en la que un sindicalismo crecientemente burocratizado ha instalado al movimiento obrero.

Igualmente, el PCPE es una herramienta imprescindible para articular la necesaria respuesta unitaria del movimiento obrero y popular a las estrategias de recomposición del capital monopolista, aprovechando la lluvia de millones que se les entregará mediante los Fondos de Recuperación Económica de la UE. Contrarreforma fiscal, laboral y de la pensiones son la exigencia previa para unos préstamos que pagará el pueblo trabajador y que se apalancan con la garantía del Sistemas Público de Pensiones. Romper el consenso social que sitúa estos Fondos como una oportunidad para el desarrollo y el bienestar de “todos” es también un paso necesario en la denuncia concreta de la falacia de la conciliación de clases.

Para acabar con este repaso de la actualidad que justifica en lo concreto la necesidad de la existencia del PCPE y su constante desarrollo como Partido de Vanguardia, no podemos dejar de situar la necesidad de confrontar los planes de la OTAN y del Gobierno de coalición PSOE/UP para la realización de la Cumbre Anual de la OTAN en España durante 2022 y la Firma de un nuevo Acuerdo con los EE.UU para la legalización de sus bases militares en territorio español. El compromiso declarado de Enrique de Santiago4 con la Cumbre, no deja lugar a la duda sobre el verdadero alcance del falsario internacionalismo que aun pretende exhibir este Partido que comparte sin rubor listas electorales con el ex JEMAD que dirigió bombardeos de la OTAN sobre Libia.

En definitiva, podemos afirmar que, una vez más, la realidad sigue demostrando, no solo el acierto de la decisión adoptada en Enero de 1984, sino que continúa situándonos ante el reto de continuar comprometidos con el desarrollo y construcción permanente del PCPE como la más necesaria y eficaz herramienta con la que cuenta la clase trabajadora de los pueblos de España para avanzar hacia el Poder Obrero y el Socialismo.

Julio Díaz

Secretario General del PCPE


1 Abandono del Internacionalismo, renuncia al Marxismo-Leninismo, conciliación de clases y Pacto Social, abandono de la lucha de masas a favor de la participación en las instituciones burguesas como único marco de trabajo posible, aceptación de la Monarquía y la Constitución del 78, defensa de la integración en la Comunidad Económica Europea, renuncia a la Memoria, Reparación y Justicia de las víctimas del franquismo y la Transición…

2 Jamás el PCPE se ha sumado a ninguna unanimidad “democrática” impuesta por el Estado uniendo nuestras voces a las de la burguesía y posicionándonos en el otro lado de la barricada. Igualmente nuestro internacionalismo proletario nunca nos ha permitido interpretar equivocadamente la realidad internacional colocándonos al lado del Imperialismo

3 Datos del Informe Foessa2021

4 En declaraciones realizada en Junio de 2021 declaró exactamente “si formamos parte de una organización internacional y tenemos obligaciones, es obvio que mientras formemos parte hay que cumplirlas”

  • UyL Marzo 2022
  • UyL Febrero 2022
  • UyL Enero 2022
  • UyL Diciembre 2021
  • UyL Noviembre 2021
  • UyL Octubre 2021