DESTACADO

Compartir

Con salarios de 200 a 400 euros al mes, por jornadas de 9 horas, incluso los domingos y festivos, están contratando las empresas que se acogen al programa de ayudas a la creación de empleo joven, subvencionado con 400 euros, de dinero público, al mes.

 

Sabemos, quienes tienen claro que la Lucha de Clases es el motor de la historia, que está en la mira telescópica del capital, seguir abaratando el precio de la fuerza de trabajo. Para ello se han ido aprobando las diferentes contrarreformas laborales.

Esta ofensiva, contra la Clase Obrera y los Sectores Populares no debe sorprendernos, pues responde a su carácter de Clase, son explotadores. Debemos Luchar contra ella, al igual que no podemos dejar pasar sin respuesta es la utilización del dinero público, por parte de una superestructura, que aunque burguesa, se nutre y engrasa su maquinaria con la imposición de tributos e impuestos, que luego utiliza a su conveniencia. Ya no es, que no se utilicen racional y equitativamente, para mejorar en lo posible las condiciones de vida y trabajo de la Clase Obrera y los Sectores Populares, es que se utilizan en su perjuicio.

Cómo controla la Junta de Andalucía estas ayudas, a la explotación laboral?. ¿Cómo se puede afirmar estar defendiendo los intereses de los trabajadores y trabajadoras, subvencionando estas prácticas?

15.000 solicitudes para 3.787 plazas, la patronal se frota las manos; la explotación estaba servida. El marco jurídico burgués, del Imperio de la Ley (que nada tiene que ver con el Imperio de la Justicia), permite que bajo la denominación de contratos en prácticas o contratos de formación, se puedan aumentar la Tasa de Explotación de la Clase Obrera en estos términos, sin ninguna consecuencia previsible.

Han sido los/as “agraciados/as” con estas ofertas de empleo quienes han puesto el grito en el cielo. No ha sido la administración que las subvenciona. No han sido los partidos políticos de “izquierda”, que forman gobierno en Andalucía. Han sido los trabajadores y las trabajadoras los que han notado el peso de sus cadenas al moverse.

Toni