Compartir

“Igualdad en el trabajo y en la vida - ¡Cumplir los derechos de las mujeres!” es un compromiso de acción y lucha del Partido Comunista Portugués (PCP) en el ámbito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer el 8 de Marzo de 2021. Un compromiso afirmado en múltiples acciones en que el PCP avanza con políticas y soluciones con el objetivo de prevenir y combatir el brote epidémico y alcanzar la igualdad en el trabajo, en la familia y en la sociedad, haciendo cumplir los derechos de las mujeres.

Para el PCP, enfrentar el brote epidémico exige enfretar la degradación de las condiciones de vida y de trabajo con el refuerzo de la inversión en el Serviço Nacional de Saúde y rapidez y eficacia en la vacunación de toda la población, así como medidas que hagan cumplir los derechos de los padres y los niños en tiempo de confinamiento, eliminando el corte de un tercio del salario para quien tiene que quedar en casa de cara al cerramiento de las guarderías y las escuelas —inaceptable injusticia que por propuesta del PCP ya fue posible corregir para los trabajadores que están en ERTE, que pasaron a tener el salario completo a partir de 20211.

De igual forma, el PCP exige que deje de negársele a los hijos de los trabajadores en teletrabajo el derecho a ser acompañados por los padres, proponiendo que quien esté en teletrabajo pase a tener derecho a ejercer la asistencia a los hijos y que sea eliminada la regla que impide que uno de los padres esté de asistencia si el otro está en teletrabajo.

Para el PCP el brote epidémico no puede ser un pretexto para que el gran capital intensifique la explotación de los trabajadores, haciendo uso de las discriminaciones salariales entre mujeres y hombres, acentuando las injusticias en el reparto del rendimiento entre el trabajo y el capital.

Al mismo tiempo, el PCP denuncia el agravamiento de la sobrecarga de trabajo doméstico y familiar por parte de las mujeres en el marco del brote epidémico, que pone al desnudo sus más bajos salarios, las consecuencias del teletrabajo en el acompañamiento de los hijos, la no garantía del derecho al tiempo para el trabajo, al tiempo para la familia y el tiempo para sí.

Para el PCP, la igualdad en la vida de las mujeres significa: la valorización del trabajo y del estatuto socio-profesional de las trabajadoras en todos los sectores de actividad; poner fin a la precariedad laboral e asegurar el derecho al trabajo con derechos; alcanzar el principio de salario igual para trabajo igual, el aumento general de los salarios y del salario mínimo nacional en 850 €; reducir el horario de trabajo semanal a 35 horas para todos los trabajadores; invertir en los servicios públicos para asegurar el derecho a la salud, a la educación, a la cultura, a la justicia y a los transportes, entre otros; la valorización del trabajo y de los derechos de las mujeres agricultoras familiares y micro, pequeñas y medianas empresarias; promover los derechos e la participación de las mujeres con discapacidad; garantizar guarderías gratuitas para niñas y niños hasta los tres años y al aumento de la red pública de guarderías; invertir en una adecuada red pública de apoyo a la tercera edad (apoyo domiciliario, residencias, entre otros); promover una respuesta pública, articulada y descentralizada de prevención y combate contra la violencia doméstica; prevenir y combatir la explotación de la prostitución como una grave forma de violencia contra las mujeres e adoptar programas de salida para las mujeres prostituidas.

El PCP destaca que el Día Internacional de la Mujer asume este año una redoblada importancia en la afirmación del valor de la lucha organizada de las mujeres por el cumplimiento de la igualdad en el trabajo, en la familia y en la sociedad, indisociable de la urgencia de la construcción de un Portugal más justo, desarrollado y soberano. Una jornada de lucha, que en el 8 de Marzo, contribuya a dar más fuerza a la lucha de las mujeres de todos los días y a la solidaridad con las mujeres del mundo que luchan en defensa de sus derechos, contra la guerra y por la paz.

El PCP y el Día Internacional de la Mujer

En pleno fascismo, el “Avante” de Mayo de 1953 instaba a las mujeres a conmemorar el Día Internacional de la Mujer y en otras ediciones clandestinas se hizo referencia a las iniciativas realizadas.

Con la Revolución de Abril, iniciada el 25 de Abril de 1974, y hasta el presente, el PCP ha dirigido mensajes a las mujeres, concretamente a las trabajadoras, asumiendo su compromiso con el combate a las injusticias a que están sujetas, por el ejercicio de sus derechos y por su participación en igualdad.

El PCP dio a conocer el origen histórico del 8 de Marzo, en su estrecha conexión entre la lucha de las mujeres y la lucha del movimiento obrero y revolucionario desde finales del siglo XIX, y que llevaron a que, en 1910, Clara Zetkin, destacada comunista alemana, haya propuesto un Día Internacional de la Mujer.

La lucha de las mujeres cuenta con el PCP

El próximo 6 de Marzo, el PCP marca su centenario (1921/2021), promoviendo en todo el país un vasto conjunto de iniciativas en torno al lema “100 años – 100 acciones – Libertad, Democracia, Socialismo. Por los derechos, la mejora de las condiciones de vida y el progreso social. Contra la explotación y el empobrecimiento”.

En el ámbito de las conmemoraciones, se destacará que durante estos 100 años, las mujeres contaron y siguen contando con el PCP como el más firme y coherente defensor de sus aspiraciones y reivindicaciones emancipadoras. El capitalismo no defiende los derechos de las mujeres, antes las explota, las oprime y las viola. Para el PCP, la emancipación de la mujer significa la emancipación de las mujeres trabajadoras ante la explotación y la emancipación de las mujeres en general frente a discriminaciones, desigualdades e injusticias a las que están sujetas por ser mujeres. Para el PCP, la lucha por la emancipación de la mujer y por el socialismo es causa y proyecto de la actualidad y del futuro.

1  N. d. T.: En el documento original no se habla de ERTE, sino de lay-off, que es su equivalente portugués.