Compartir

 

Desde hace años, coincidente con su puesta en funcionamiento, se ha venido denunciando que la Plataforma Castor, publicitada como la manera de gestionar la demanda energética de gas, no era más que una estafa y robo de recursos públicos para favorecer a los oligopolios energéticos a través de una instalación medioambientalmente insostenible y peligrosa en el mediterráneo enfrente de la costa castellonense de Vinaroz y el Delta del Ebro.

Historia de un latrocinio anunciado

La construcción de la plataforma fue aprobada en 2008 con la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, y puesta en funcionamiento en 2012, y la concesión se hizo al Grupo Escal UGS que dispone de una participación mayoritaria de la constructora ACS (67%), propiedad de Florentino Pérez, y una empresa canadiense (30%). El contrato contó con la asesoría y aprobación del entonces ministro de Energía, Miguel Sebastián, que imparte actualmente lecciones de gestión sanitaria en una famosa cadena televisiva.

Ya la construcción de la plataforma se había encarecido en más de un 89% respecto de su presupuesto inicial, pero, al finalizar la obra, el coste ya había ascendido a 1.700 millones, y la OCU pronostica una factura final de 4.731 millones por este desastre. Pero en 2014, un informe del Instituto Geográfico Nacional concluyó que los más de 500 seísmos que se habían producido en la zona se debían a las conducciones de la instalación, que no se habían tenido en la redacción de la concesión y del contrato que lo sustentaba.

Lo cierto es que nuevamente se demuestra que la socialdemocracia más “progresista” (Zapatero y Sánchez) también defienden los intereses generales de la oligarquía en el ámbito del régimen monárquico-burgués del estado español. Todos los episodios se han desarrollado a partir de y en medio de la crisis estructural del capitalismo. El año de la aprobación de la plataforma (2008) es cuando la crisis estalla; en 2012, los brotes verdes no deben impedir el faraónico proyecto; en 2021, el sector oligárquico tiene que recuperar un capital invertido sin ninguna posibilidad de ser rentabilizado.

Gobernando a favor de la oligarquía

Como si fuese una “Dana” (Depresión aislada en los niveles altos), los efectos y las consecuencias del “emprendimiento empresarial” se han cebado contra el pueblo. El principio fundamental en el capitalismo es que (como dice el refrán), ¡la “banca” gana! En medio de la difícil situación sanitaria y social que la pandemia de la Covid-19 está causando al pueblo trabajador, el gobierno del PSOE/UP se emplea en gobernar al servicio del capital socializando las pérdidas a beneficio de los monopolios y la banca. Mientras hablan de “escudo social” en un decreto social, tienen el cinismo de entregar 1300 millones de euros para favorecer a “sus amigos”, a los de siempre, a los que explotan, a los que despiden, a los que empobrecen, a los que precarizan, a los que gastan ingentes cantidades en armamento militar, a los que promueven guerras, a los que persiguen a los emigrantes, a los golpistas…, es decir, ¡a la oligarquía!, ¡al imperialismo!, ¡a la UE!, ¡a la OTAN!

Es un ejemplo más de que la dicotomía economía/salud es una cuestión de voluntad política y de intereses de clase; hay millones de euros para indemnizar a los grandes monopolios pero no para salvar a miles de familias obreras en situación crítica.

El PCPE DENUNCIA CON LETRAS MAYÚSCULAS al Gobierno de Pedro Sánchez y todos los grupos acólitos del sistema que durante los 13 años que han transcurrido desde la aprobación de la Plataforma Castor hasta el momento, han intentado silenciar el desenlace que esta novela negra nos ha deparado y que no es otro sino entregarle dinero público a la patronal que no logró rentabilizar un desastroso proyecto empresarial, abocado al fracaso desde su origen, cubriéndole su falta de beneficios y detrayendo recursos que debieran destinarse a un urgente plan de emergencia social.

El PCPE, en estos momentos tan difíciles para el pueblo, que está soportando los elevados niveles de contagios, hospitalización y fallecimientos provocados por la pandemia, lanza este comunicado y hace un llamamiento a la clase obrera y las capas populares para ir articulando y organizando la lucha para impedir el saqueo de las arcas públicas en beneficio de la oligarquía.

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO!!

¡¡SÓLO EL PUEBLO ORGANIZADO DEFIENDE SUS INTERESES!!

Comité Ejecutivo PCPE.