Compartir

Nieves es Técnico en Educación Infantil trabaja a tiempo parcial con contrato indefinido, sus escuetas respuestas muestran una mujer con las cosas claras, organizada y decidida. Lidera la lucha de las guarderías municipales de Las Palmas de Gran Canaria, es miembro del comité de empresa y siempre ha tenido claro que si no sacaban su lucha a la calle no iban a alcanzar sus objetivos, algo tan básico como que les pagaran el salario en tiempo y forma.

Si algo la define es su constancia en el trabajo y apuesta por la asamblea de compañeras como la mejor forma de decidir colectivamente. Al pensar en ella viene a la cabeza la consigna “mujer trabajadora, libre y luchadora”.

Aunque concisas, sus respuestas por escrito muestran empatía y respeto por las circunstancias vividas, las emociones y pérdidas de muchas personas que ha traído la Covid-19 y sus variadas crisis: sanitaria, social, laboral, económica.

Nos cuenta que decretado el estado de alarma, al principio fue angustioso…”Mucha incertidumbre, bombardeo de malas noticias… sólo salir al supermercado era algo terrorífico.” Se sintió afortunada al mantener sus condiciones laborales en el confinamiento, aunque era realizando teletrabajo con los familias.

En la actualidad, tal como sucede en todos los trabajos relacionados con el cuidado, desempeñados mayoritariamente por mujeres, sus condiciones laborales han empeorado por las medidas sanitarias y las exigencias del trabajo ...” al tener más necesidad de desinfección del material que utilizamos en el centro, nuestras funciones han aumentado en la misma jornada laboral, con respecto a antes de la pandemia “.

Sus condiciones de vida se han visto afectadas, sobretodo, en relación a la vida social. ..”Intento salir lo menos posible… Evito las muestras de cariño, tan importantes en nuestra sociedad. En fin, intento cumplir las normas sanitarias de esta pandemia”. En casa también el trabajo es más,..” la desinfección de todo es mayor, también de los alimentos. Se lava constantemente toda la ropa que utilizamos “.

“Al ser una privilegiada con trabajo no dispongo de prestación ni subsidio… Tenemos a mi hijo en casa, que está haciendo su grado. Nuestra hija es independiente y tiene su trabajo también”.

Considera que este año ha sido muy difícil para la mayoría de la población por el encierro y la crisis económica posterior… “Se han vivido situaciones muy difíciles; mucha gente se ha quedado sin trabajo o con un ERTE, pasando varios meses sin ningún tipo de ingreso”. Conoce casos de compañeras de trabajo cuyos maridos fueron a ERTE y entonces su salario fue el único ingreso de esa casa. El trámite de los subsidios o ayudas fue muy lento creando situaciones de angustia.

Le preocupa lo vivido a nivel emocional, cree que se han dado experiencias que van a dejar muy marcadas a muchas personas "Que nuestros enfermos hayan tenido que fallecer solos, sin poder despedirnos de ellos y ni siquiera poder acompañarlos en su último trayecto, son hechos muy duros, difíciles de superar”.

Para el futuro inmediato le encantaría, que por fin salgan las vacunas y pudiéramos superar por fin esta pandemia, que la economía del país se recuperara rápidamente y que todos tuviéramos la posibilidad de tener un puesto de trabajo digno...y como deseo o reflexión final nos comparte ..”También me gustaría que esta experiencia nos hubiera hecho más humanos y tuviéramos en cuenta a los más necesitados”.

Secretaría feminista.