Compartir

Hay una larga serie de discriminaciones e injusticias que sufrimos las mujeres, en el capitalismo, sistema, basado en la explotación de un ser humano sobre otro y en la violencia como método de apropiación de recursos y cuerpos. A la explotación compartida por el conjunto de la clase obrera, con la contradicción intrínseca capital-trabajo a la mujer trabajadora se le suma la impuesta por el patriarcado en su alianza con el capitalismo, se le impone así la reproducción de la clase y la responsabilidad de los cuidados creando las bases materiales para que la mujer trabajadora sufra en mayor medida la opresión y la violencia machista.

La violencia patriarcal estructural y sus múltiples expresiones, son parte consustancial del sistema de opresión. Por muchas leyes integrales y órdenes de alejamiento y juzgados que se creen, la incapacidad de mejorar la situación es evidente. Este 2020 con los confinamientos fruto de la covid -19 no ha hecho sino aumentar la vulnerabilidad de las mujeres, principalmente de las capas populares que son víctimas de todo tipo de violencias, laborales, sociales y violencia de género.

Los asesinatos de mujeresi, expresión extrema y visible de la violencia patriarcal, son ya 76 en lo que va de año, son la punta del iceberg de una violencia generalizada, todo un conjunto de violaciones contra los derechos de las mujeres. Actos y conductas tendentes a minusvalorarlas, controlarlas, reprimirlas y ocasionarles daño, que en ocasiones culminan con muerte violenta de las mismas y eso es FEMINICIDIO.

Para la extinción de la violencia y opresión patriarcal, manifestación específica de la violencia que generan las relaciones de poder entre los géneros, enmarcada en la violencia estructural del sistema capitalista, especialmente en fases de crisis sistémica estructural como la actual, no valen solo medidas gubernamentales, sobre todo con falta de dotación presupuestaria como es habitual, son necesaria medidas, acciones y organización popular para abordar y enfrentar un conflicto social de profundas raíces históricas, culturales, económicas, políticas y sociales. Este 25 de Noviembre y cada día ¡Ni un paso atrás! Sin violencia y sin explotación ¡venceremos! Mujeres luchando organizadas para derrotar al patriarcado y acabar con el capitalismo. Mujeres del pueblo trabajador, ni víctimas ni sumisas.

SIN PATRIARCADO PARA NO MORIR

SIN CAPITALISMO PARA VIVIR

TU LUCHA DECIDE


i Datos de feminicidio.net