Compartir

En el año 2012 le dieron a la UE el premio nobel de la paz, “por los 60 años sin guerra y el desarrollo de la democracia en el continente europeo” afirma la Wikipedia. Por tanto deberíamos concluir que la Unión Europea es una empresa pacífica, una asociación de estados que pretende crear las mejores condiciones de hacer negocio para sus empresas y como consecuencia aumentar el bienestar de su población; un área de paz y solidaridad por lo menos entre sus países miembros, como lo dijo el ministro francés de exteriores Robert Schuman en 1950 antes de la fundación de la Comunidad Europea (antecedente de facto de la UE) cuando declaró que “Europa no se hará de golpe ni en una construcción de conjunto. Se construirá mediante logros concretos, creando primero una solidaridad de hecho.” Un año más tarde firmaron el tratado de París pero tardaron hasta 1957 para firmar los tratados de Roma, considerados los acuerdos fundacionales. Para entender mejor lo que es Europa, la idea de Europa y especialmente la Unión Europea será instructivo echar una mirada sobre la historia política y económica del continente – en realidad la historia del colonialismo e imperialismo.

La Unión Europea – como la conocemos hoy aunque todavía con el nombre (CE) Comunidad Europea – surgió con el tratado de Maastricht 1992, justo 500 años después del desembarco del navegante y explorador Cristóbal Colón en una isla caribeña, surgió en el V. Centenario de la llegada de los europeos al continente que el colonialismo más tarde llamaría “America”1. Pronto participan todas las grandes potencias europeas en el expolio del continente transfiriendo las riquezas de la tierra y propiedad de la población autóctona a las arcas de la aristocracia y burguesías europeas. Entonces el año 1492 no es la fecha del descubrimiento de un nuevo continente sino el inicio de la explotación y opresión, la esclavitud y el exterminio del 90 % de la población del continente americano. La violencia, desde siempre, fue y es el lenguaje del colonialismo e imperialismo. Samuel Huntington, crítico neoconservador de la globalización y autor del libro “La batalla de las culturas”, dijo: “Occidente no conquistó el mundo por la superioridad de sus valores, sino por su superioridad en aplicar la violencia. Los occidentales suelen olvidar este hecho, los no-occidentales nunca.

¿Pero con la asociación pacífica de los países europeos después de la 2ª Guerra Mundial cambió entonces el lenguaje? La experiencia de la guerra, 50 millones de muertos en los campos de batalla y en los campos de exterminio hicieron cambiar las ideas que debían guiar ahora la reconstrucción europea después de la catástrofe. Así que los nuevos (y los antiguos) lideres se acordaron de sus tradiciones humanistas, de los valores europeos (hoy dicen los políticos “la comunidad de valores europeos”), se acordaron de la historia del pensamiento europeo, de Platón y Aristóteles, del idealismo de Kant y Hegel, y de la esperanza de Ortega y Gasset que “España es el problema y Europa es la solución” y por eso Schuman pudo hablar de Solidaridad europea.

¿Entonces debemos suponer que los y las políticas actuales al servicio de las oligarquías capitalistas solo hayan desvirtuado tales ideales? Es menester desmontar unos mitos muy extendidos sobre la Unión Europea, su fundación y trayectoria. La idea de la integración europea no surgió en los campos de batalla de la 2ª Guerra Mundial como proyecto pacífico, ni en el campo de concentración de Auschwitz para combatir el fascismo europeo. Lo primero que hicieron – por el miedo al avance del comunismo - fue forjar coaliciones contra los países socialistas, por eso los antecedentes de la UE son las alianzas militares después de la segunda guerra mundial pues los vencedores occidentales no abandonaron sus tradiciones violentas: primero fue el pacto de Bruselas en 1948 entre Francia, Gran Bretaña y Benelux y después en 1952 junto con la Alemania occidental crearon la Comunidad Europea de la Defensa que fue rechazada en 1954 por el parlamento francés. Después – pero mucho antes que la unión económica – y ampliada por Italia crearon en 1954 la Unión Europea Occidental también concebida como pacto militar (se disuelve en 2011). Los mismos países constituyeron en 1957 la Comunidad Económica Europea.

Aunque antes, en el año 1951, se había creado en el ámbito económico la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), considerado también antecedente de la UE. La CECA fue creada por iniciativa del ministro de exteriores de Francia, Robert Schumann para controlar la producción industrial alemana. Además, la iniciativa fue apoyada por los vencedores occidentales de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo por Estados Unidos, como baluarte de la defensa contra la expansión del comunismo y la Unión Soviética. Con el Plan Marshall (nombre del ministro de exteriores de EE.UU.) ayudó EE.UU a las economías europeas y sobre todo creó nuevos mercados para sus productos. Se ve que los fundamentos y los antecedentes de la UE surgen del militarismo de las grandes potencias europeas y hoy en día están al servicio de la expansión imperialista de la UE. Los sucesivos tratados después de Maastricht en 1992 demuestran el carácter cada vez más bélico de la UE debido a la necesidad del capitalismo europeo de ampliar su zona de negocio y asegurar los mercados con medios militares:

  • 1997 en el tratado de Amsterdam se considera la guerra como medio para resolver conflictos.

  • 1998 Acuerdo acerca de fuerzas militares europeas y su movilización real.

  • 1999 Creación de un comité militar y un estado mayor, el mismo año decidió el consejo crear una unidad de intervención rápida de 60.000 militares.

  • Ingreso de los estados del este y creación de la agencia europea de defensa.

  • 2009 tratado de Lisboa: obligación de los estados miembros de aumentar paulatinamente sus capacidades militares y participar en los programas europeos de armamento (en 2019 el estado español lidera dos programas bélicos de la UE, aunque la ministra Robles resalta el carácter defensivo (?) del proyecto).

  • 2016 acuerdo del Consejo de la EU (= los jefes de estado) sobre la nueva estrategia global considerando la seguridad marítima a nivel mundial, especialmente en el mar mediterráneo, Océano Indico, el Mar de China y el Golfo de Guinea.

  • 2017 PESCO (Permanent Structured Cooperation) abreviatura para “Cooperación permanente estructurada” en cuestiones de seguridad y defensa.

Seguridad y defensa es el eufemismo para la actividad militar en diferentes regiones del mundo, por ejemplo desde 2012 en Mali una región de importantes recursos y materias primas, donde los soldados de la UE, entre otras también unidades españolas, defienden los intereses de las industrias europeas. ¿Por qué enviar unidades militares al Golfo de Guinea? El acuerdo entre Sao Tomé y Principe, un pequeño estado isleño, y la UE sobre pesca permite, pagándoles una propina, faenar en el mar al rededor de las islas. El Acuerdo se incluye en la red de acuerdos de pesca atunera en África Occidental y permite a los buques de la UE, principalmente españoles, portugueses y franceses, faenar en aguas de las costas africanas. Además en esa misma área se suponen los mayores yacimientos de petróleo del continente africano – motivo suficiente para enviar buques de guerra.

Queda claro que de pacífica la UE tiene poco, fue creada con motivos anticomunistas y es hoy una asociación imperialista que compite con otros actores imperialistas como por ejemplo EE.UU. Por eso también habrán elegido una ministra de guerra como nueva presidenta de la comisión de la Unión: la alemana Ursula von der Leyen y ¿qué motivos habrán llevado al comité del Premio Nobel dárselo a la UE? Probablemente los mismos por los que le dieron el premio a Barak Obama: defender con todos los medios, sobre todo militares, los intereses del capitalismo occidental.

Draherg.

1) Nombre de uno de los primeros colonizadores Amérigo Vespucci, además, navegante y explorador que trabajó al servicio de Portugal y de la Corona de Castilla.