Compartir

El pasado 25 de junio la plantilla de Conserjería se movilizó a las puertas del Rectorado de la Universidad Miguel Hernández de Elche, apoyadas por los sindicatos CSO y la sección sindical de CCOO de la UMH, porque el nuevo pliego de condiciones del servicio ha vuelto a salir sin subrogación, igual que lo hiciera hace 4 años, pero en esta ocasión saltándose la Ley de responsabilidad social aprobada en 2018 en el País Valencià. La exigencia de la inclusión de la subrogación en el pliego por parte de las y los trabajadores de conserjería viene acompañada de una elevada frustración pues están comprobando mediante hechos contrastados que las promesas electorales del Rector de convertir sus puestos externalizados de trabajo en puestos contratados directamente por la Universidad se han convertido en humo, mientras observan cómo ni siquiera se asegura la estabilidad de la plantilla en el nuevo pliego que sin listado de personal subrogable, ni plantilla mínima para desempeñar las horas estipuladas en el pliego.

La precarización, más si cabe, de los puestos de trabajo viene servida en bandeja pues de algún lado tienen que salir los sueldos de los “gestores” de la contrata que, sin hacer una hora de trabajo en una conserjería, cobran igualmente todos los meses. El sindicato Consejo Sindical Obrero (CSO) ha calculado el ahorro que supondría la contratación directa de la plantilla por parte de la Universidad: más de 420.000 euros al año entre beneficio industrial de la empresa e IVA. Se trata de más de 1.5 millones de euros de dinero público que la Universidad dejar “perder” con tal de no tener que preocuparse de organizar el servicio y la gestión de su personal. Caro coste para que encima la plantilla contratada vaya perdiendo derechos por el camino.

Las compañeras tienen firme determinación de continuar con las movilizaciones la semana con nuevas concentraciones a las puertas del edificio principal de la Administración de la UMH.

Fuente: Redacción UyL, CSO