Compartir

¡Proletarios y proletarias del mundo, uníos! Marx hacía este llamamiento a la lucha unida de toda la clase trabajadora del mundo. El Internacionalismo proletario es un pilar fundamental en la lucha por la mejora de las condiciones laborales y, desde luego, era necesario instaurar un día internacional para que la clase obrera de todo el mundo saliera a la calle a reivindicar sus derechos a una. En la II Internacional se decidió que ese día, por su carácter histórico, sería el 1 de mayo. 

En todas partes del mundo el 1 de mayo está señalado en el calendario. Un día que conmemora la condición de clase de las abejas obreras. Pero…¿Es así? ¿Se “celebra” el 1 de mayo en todos los países del mundo? ¿Se llevan a cabo en todos los países reivindicaciones obreras? ¿Qué pasará este 1 de mayo de confinamiento mundial?

Memorables son las movilizaciones que se llevan a cabo en Cuba. Manifestaciones multitudinarias que sacan al pueblo a la calle, mostrando magníficamente el orgullo de clase obrera del pueblo trabajador. Obviamente este año la reunión de tantas personas que supone no será posible, pero ya se están convocando acciones para que el 1 de mayo de 2020 pase a la historia.

Grandiosas eran también las celebraciones que se desarrollaban en la Unión Soviética, con deslumbrantes desfiles de orgullo y magnificencia. Obviamente, en la actual Rusia se mantiene ese día como un día grande en la que obreros y obreras salen a la calle puño en alto.

Pero para desgracia del proletariado, en muchos países ese importantísimo día pasa desapercibido o ni siquiera significa nada.

Recordemos que el 1 de mayo se señaló conmemorando las movilizaciones por mejoras laborales, entre ellas las 8 horas de trabajo, de miles de trabajadores y trabajadoras de Chicago, que acabó con la muerte de decenas de ellos. ¿Y qué pasa ese día en el país que albergó dichas movilizaciones? Que el 1 de mayo millones de obreros y obreras, bandera revolucionaria en mano, inundan las calles liderados por sindicatos de clase que organizan a sus masas en pro de exigir unos derechos laborales dignos. ¡Ah! ¡Ojalá! Resulta que en el país capitalista por excelencia, de las grandes oportunidades, el 1 de mayo pasa bastante desapercibido. En el país con más muertes por coronavirus, el que en mitad de una crisis sanitaria expulsa a más de 6.000 migrantes, con fosas comunes para cadáveres a las espaldas de Bronx, el día del trabajo (Labor day) que no el día de Internacional de la Clase Trabajadora, se celebra el primer lunes de septiembre, al igual que en el resto de países anglosajones. Y, desde luego, no es de extrañar, que se hayan ocupado de borrar ese día y de desclasarlo, convirtiéndolo en poco más que un día de descanso y júbilo.

Pero, obviamente, si algo nos ha dejado claro la actual crisis sanitaria, capitalista y pandémica, es que hoy, más que nunca, el 1 de mayo, el día internacional de la clase trabajadora es necesario. Porque obviamente toda esta situación la vamos a pagar la clase trabajadora y las cifran nos lo revelan, y es que encontramos ya 2.700 millones de parados en el mundo.

 Y aunque el mundo entero esté confinado, la clase trabajadora mundial debe poner toda la carne en el asador y hacer lo que le sea posible para hacer de ese día un tiro en el corazón del sistema capitalista.

Necesitamos un 1 de mayo de clase y combativo, que deje atrás mensajes y eslóganes vacíos, usados incluso por sindicatos, que lejos de reivindicar el contenido de clase de este importantísimo día, lo convierte en charanga y fiesta que no hace otra cosa que favorecer al capital.

Por un 1 de mayo de clase, combativo e internacional.

Alba AK