Compartir

 

Numerosas trabajadoras y trabajadores de Residencias de Gasteiz se concentraron al mediodía del pasado viernes 24, durante cinco minutos para rendir un homenaje a su compañero fallecido el día anterior por Covid-19 y exigir a las empresas y a la Diputación Foral de Álava que garanticen la seguridad y la protección del conjunto del personal porque, en la actualidad, las medidas de prevención y los equipos de protección son completamente insuficientes.

Además, exigen la realización de los test a la totalidad de las plantillas de las residencias. La convocatoria fue realizada por la mayoría sindical vasca tras conocerse la muerte de un auxiliar que trabajaba en la Residencia Caser Alto del Prado, de Gasteiz. El trabajador prestaba sus servicios como auxiliar en la Unidad Sociosanitaria de la residencia, unidad que atiende a personas dependientes y/o con necesidades intensivas de cuidado derivadas de Osakidetza y Diputación. Al día de la concentración había 21 usuarios/as en esta unidad, de los cuales 20 han dado positivo en Covid-19. En esta residencia, a lo largo de esta crisis han perdido la vida más de 30 usuarios y usuarias por Covid-19; muertes a las que se suma ahora la del trabajador fallecido.

Casi simultáneamente se ha hecho público un Auto del juzgado, en una de las diez demandas planteadas hasta el momento para la tutela de derecho a la salud, la vida e integridad física de las trabajadoras de las residencias, donde se estiman las medidas cautelares solicitadas por ELA. Acordándose el requerimiento a DomusVi, empresa que gestiona la Residencia Ariznabarra, y a la Diputación Foral de Araba, máxima responsable del servicio, para que de manera urgente e inminente, y en tanto dure la pandemia, provean a la plantilla del material necesario: EPIs completos de protección respiratoria, mascarillas homologadas, guantes de caña larga (ambos desechables), ropa de protección homologados conforme a los protocolos estipulados y También solicita que se cumplan de manera íntegra las normas, ordenes, guías y protocolos vigentes que hasta el momento no se están cumpliendo. En Ariznabarra han fallecido 10 personas, y los positivos son 53 (40 entre usuarios y usuarias y 13 entre la plantilla). La falta de material y la reutilización de material desechable ha sido una constante, al igual que la falta de personal.

Fuente: ELA