Compartir

En 2003 las excavadoras tiraron los edificios que formaban el conocido como cuartel de Benalúa. Tras muchos años cerradas sus instalaciones, se optó por derribarlas y, desde entonces, la magnífica parcela que ocupa ha estado al albur de las ocurrencias de los gestores de turno. Ministerio de Defensa, Generalitat, Ajuntament, cada uno ha ido lanzando sus ideas y ahí ha estado 17 años el solar reconvertido un 50% en aparcamiento de superficie y el otro 50% en solar vallado. Todo esto así hasta que el Ajuntament impulsó la construcción de un parque en ese solar abandonado, y se inició el replanteo a finales del 2019.

Lo dicho, 17 años para iniciar una obra que durará muchos meses y, ahora en plena pandemia y lloviendo a cántaros, ahí están los trabajadores de la constructora Pavasal ( o la contrata de turno) y de las palas, haciendo zanjas de los forjados y sin ningún tipo de EPI frente al COVID-19.

¡17 años esperando y no es posible esperarse unas semanas o meses a retomar las obras! ¡Imposible entenderlo si no es bajo el prisma de la lucha de clases!

Así es como se valora la seguridad sanitaria de los trabajadores y de la sociedad en general

No queremos morir trabajando y tampoco queremos infectar a nuestras familias

PAREMOS YA LA ACTIVIDAD DEL PAÍS; NOS VA LA VIDA EN ELLO