Compartir

Ante la ilegal e ilegítima ampliación unilateral de las aguas territoriales de Marruecos

AUTODETERMINACIÓN Y SOBERANÍA NACIONAL PARA EL SÁHARA Y CANARIAS

El miércoles 22 de enero de 2020, el Parlamento del Reino Marroquí aprobó dos leyes; 37,17 y 37,18, en las cuales, de manera unilateral, amplía y delimita, nuevamente, la frontera marítima con los países vecinos a sus aguas. Esta ampliación y delimitación de las aguas territoriales marroquíes suponen, por un lado, la inclusión de las aguas saharauis, lo cual supone una flagrante violación del derecho internacional, toda vez que el territorio del Sáhara, es, según resolución de las Naciones Unidas, “un Estado no Autónomo pendiente de descolonización”, por consiguiente estamos hablando de un ejercicio de anexión de Marruecos sobre la soberanía del pueblo saharaui. Y por otro lado, dicha ampliación de las aguas marroquíes suponen asimismo un ataque intolerable a la Zona Económica Exclusiva de Canarias.

Esta decisión del gobierno marroquí avalada por el parlamento de ese país, esconde, en realidad, evidentes intereses económicos que tienen que ver con el expansionismo de la monarquía marroquí sobre territorios a los que se le niega su soberanía; en este caso el Sáhara y Canarias.

Pese a estar en contra de la legalidad internacional, pese a contraponerse a las resoluciones sobre el derecho a la autodeterminación del Sáhara aprobadas por la ONU, el gobierno español junto con la Unión Europea firmaron en el 2018 un acuerdo pesquero con Marruecos a través del cual la flota pesquera de la UE puede faenar en las aguas territoriales del Sáhara Ocupado por una compensación económica a la Monarquía marroquí de 52 millones de euros anuales. De esta manera el pueblo del Sáhara occidental se convierte en rehén de los intereses económicos del imperialismo europeo, permitiendo el gobierno “progresista” del Estado Español, que la monarquía alauita especule económicamente sobre los recursos naturales del pueblo del Sáhara. La explotación ilegal de los recursos pesqueros por parte de Marruecos, España, la UE y otras potencias internacionales, supone además un obstáculo a la solución política del conflicto del Sáhara.

Con este episodio se testimonia, una vez más, los estrechos intereses con que están unidos el imperialismo europeo de la UE y la monarquía marroquí. Se hace así mismo evidente, la continuidad en la política hipócrita del gobierno español ante la exigencia de ejercer el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y el reconocimiento total de su legítimo representante el Frente Polisario y de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Esta es la caracterización del nuevo gobierno progresista apoyado por el PSOE y PODEMOS; continuidad en torno a las intereses estratégicos del capital y del capitalismo español, fiel gerente de los intereses de la oligarquía; todo ello envuelto en formas que intentan aparentar políticas progresistas y de izquierdas pero que ocultan la decisión política de ambas organizaciones de no alterar sustancialmente el dominio del capital y los intereses del imperialismo europeo.

Esta acción del parlamento marroquí, coloca la lucha y reivindicación del Pueblo Canario por la vertebración de un proceso de unidad, autodeterminación y soberanía nacional para Canarias. Ello supone, entre otras, tener competencias en el mar archipielágico hasta las doscientas millas, -como así se refleja en la imagen final de este comunicado-, además de la inclusión de un Estatuto de Neutralidad y la unidad del pueblo canario sin divisiones provinciales e insulares. Canarias, debe convertirse en plataforma de solidaridad con los pueblos de África.

El Partido Comunista del Pueblo Canario aprovecha la oportunidad, para una vez más, ratificar públicamente la solidaridad con el pueblo saharaui y apoyar las legítimas aspiraciones para ejercer su derecho a la autodeterminación, y ejercer su soberanía sobre su territorio, su espacio aéreo y sus aguas territoriales; aspiraciones que extendemos también al pueblo canario del que formamos parte como organización revolucionaria.

Desde nuestra organización constatamos la unidad de intereses que existe entre el pueblo canario y el saharaui, en torno a la defensa internacionalista de su autodeterminación y el reconocimiento pleno de la soberanía popular en ambos pueblos. Así mismo exigimos al gobierno del Estado Español que dé por finalizada la etapa de descolonización del Sáhara a través de la convocatoria de un referéndum de Autodeterminación avalado por la legalidad y el derecho internacional.

Canarias, 28 de Enero de 2020
Comité Nacional del Partido Comunista del Pueblo Canario