Compartir

El 3 de Diciembre de 2019, se reunían en Londres veintinueve países de la OTAN para celebrar el 70 aniversario de su alianza.

Esta reunión se produce en una etapa definitiva para el imperialismo. El encuentro ha estado marcado por las discrepancias estratégicas. Los dirigentes políticos de algunos miembros de la OTAN se disputan el liderazgo y el control sobre las guerras. Desde las declaraciones de Macron calificando de muerte cerebral con respecto a la OTAN, hasta la amenaza de Erdogan exigiendo se declaren terroristas a las milicias kurdas apoyadas por EEUU en la guerra Siria, pasando por propuesta de acuerdo para frenar el desarrollo comercial de China.

Ante esta situación de crisis entre los gobiernos participantes de la OTAN para repartirse el mundo, es necesario recordar que la OTAN en su artículo quinto se declara como organización defensiva, que actuará defendiendo a cualquiera de sus miembros, que se considere atacado.

La historia, después de 70 años ha demostrado que en ningún caso la OTAN ha sido, o es una organización defensiva, ya que carga con millones de muertos que han sido víctimas de sus guerras. Actualmente también se tambalea la parte de colaboración entre los miembros que la componen, la disputa por los liderazgos en las guerras y en las intervenciones lleva a los miembros de la OTAN a enfrentamientos irreconciliables. Desarrollo de un imperialismo en decadencia pero con una alta agresividad para el mundo, posición que estaría acorde con la propuesta del nazismo y que Hitler resumió en la frase "con humanidad y democracia nunca han sido liberados los pueblos".

Pero es importante conocer algunos ejemplos de la cumbre celebrada en Londres que colocan las claves de la grave amenaza que hoy supone la OTAN para el mundo.

Como es costumbre el imperialismo estadounidense lidera los acuerdos comerciales de venta de armamento. Armamentos que en su mayoría se produce por multinacionales americanas, pero la maquinaria de la guerra imperialista está alimentada por todos los países miembros de la OTAN y exige a cada país miembro un porcentaje del 2% de su PIB para la compra de armas.

En la cumbre de Londres, el presidente Trump aplaudió a nueve países que cumplen con el objetivo de destinar el 2% de su PIB en la compra de armamento, al mismo tiempo que criticaba a aquellos países que no llegan al 1% de su PIB, entre ellos España , alusión que tiene plazo , ya que los países que no cumplen con ese 2% tienen de plazo hasta 2024 para hacerlo.

Según los datos a 2018, el gasto militar creció un 2,6% en el mundo, hasta situarse en los 1,8 billones de dólares , siendo el gasto más alto en los últimos 30 años.

Por su parte, el gobierno de España se muestra prudente cuando habla de llegar al objetivo exigido en la compra de armamento, pero ofrece a cambio la participación de las fuerzas armadas españolas, en la actualidad presentes en prácticamente todos los despliegues internacionales de la OTAN, con más de 2.100 militares y guardias civiles desplegados en cuatro continentes.

En el año 2018 el gobierno de España destinó 18.248 millones de dólares en gasto militar, dato que no incluye el llamado gasto oculto y que se destina a los pagos a ministerios, sueldos militares, de la guardia civil, etc.

Para el año 2019 las previsiones de gasto militar por parte del gobierno de España es de 31.830 millones de euros, en consecuencia se congelan y recortan los presupuestos de sanidad, educación, pensiones o dependencia.

En la Cumbre de la OTAN se libró un debate consecuencia de sus propias contradicciones. Turquía compra armamento a Rusia para combatir a sus aliados de la OTAN en su territorio, Francia ha sido amenazada con una subida de aranceles por calificar a la OTAN de muerte cerebral, el Reino Unido no sabe qué papel jugará después del Brexit, y la falta de acuerdos que finaliza en un repliegue temporal de actitudes hostiles del imperialismo contra sus propios socios pero que mantiene la exigencia de compra de armamento , por parte de todos los miembros, del 2% de su PIB para 2024 .

La cumbre de la OTAN ha servido una vez más para confirmar la incompatibilidad de la existencia de la OTAN con un mundo justo, en paz y sostenible.

Secretaría de Antiimperialismo