Compartir

Cayó Thomas Cook, el gigante del turismo. Nada en contra de ellos, sólo que en su proceso de acumulación de cuota de mercado se olvidó que el crecimiento continuo no existe. Otra de las grandes mentiras del capitalismo moderno. 

Thomas Cook  no era sólo Thomas Cook, la lista de empresas filiales es grande:  Airworld, Thomas Cook UK, Thomas Cook Airlines Belgium, Thomas Cook Airlines Scandinavia, Spies, Thomas Cook GmbH, Thomas Cook, Thomas Cook Touristik, Eurocenter Beteiligungs- und Reisevermittlung, Ving Norge; pero las participadas y las que tenían capitales en países fiscalmente opacos no nos cabrían en este folio.

Thomas Cook era propiedad de grandes capitales: Invesco Asset Management (USA), el co-fundador de grupo chino Fosun International Guo Guangchang (12% CHINA), Standard Life Investments (UK) y la gestora de fondos Capital Group Companies, con base en Los Ángeles, (5,2% del grupo británico, comprando 80,5 millones de acciones por valor en circulación de 1.500 millones de libras (1.700 millones de euros))

Hacía tiempo (desde la compra en 2015 que lo llevó a tener el 12%) que se barajaba la idea de que el grupo FOSUN (los chinos comunistas malos, aunque en realidad se trata de capital privado chino) se quedaran con el 100%.

Pues en todo este berenjenal aparece la dirección de Thomas Cook pidiendo una inyección de dinero a los mismísimos chinos para salvar la empresa…Creo que aún andan riéndose…

Ayer mismo salió la noticia que para “salvarlos” los chinos han propuesto la compra de más porcentaje o de partes del grupo insolvente. Vamos, que van a controlar a este grupo.

Y ahora hagamos un poco de ficción  económico política: tú me estás poniendo aranceles y me pides que te inyecte dinero…yo te dejo caer y pierdes un 30% de la noche a la mañana de tu inversión. Es que estos chinos no son los tontos que la gente creía.

Le decía a mi hijo que hay cosas que no existen: los cerebros de los reggaetoneros o los beneficios de las hoteleras. 

En todos los años de mi vida jamás oí a las hoteleras estar satisfechas por la temporada, crecimiento de ocupación año tras año, y resultados pequeños (aquí en España, claro). El tema de Thomas Cook ya les ha proporcionado la dotación a la provisión por pérdidas para no declarar beneficios en 2019….En fin, todo atado y bien atado. Usted y yo, currito de a pié, pagaremos otro desfalco de las multinacionales.

Lo de los reggaetoneros lo dejamos para otro día.

Juan Luis Corbacho

PCPE- Illes Balears