Compartir

 

Manifestación contra la apertura de los centros comerciales en festivo  

El PCPE lleva  años manteniendo una campaña contra el trabajo en festivos, porque consideramos que ni crea empleo ni mejora el ocio de la clase obrera. Todo lo contrario, nos incitan al consumo desaforado, trabajamos para consumir.  El capitalismo está consiguiendo que le hagamos el trabajo sucio, porque podríamos usar los festivos para pasear, disfrutar de las amistades, leer, hacer deporte, tantas y tantas cosas que hasta hace poco hacíamos y ya no hacemos porque todo eso está dentro del centro comercial. Quieren la sociedad: abierto hasta desfallecer.

“Comercializarás las fiestas”. Éste es el mandamiento del capital, cada vez más exigente y coercitivo, como así lo demuestra cada nueva ley valenciana de comercio.  Los de la Ley de Dios, ni abren la boca para defender su 3er mandamiento, que llama a santificar domingos y fiestas “de guardar”. Todo vale en el intento de incrementar el PIB, del que la Iglesia Católica se lleva más del 1% cada año: ¡Religión y Capital, alianza criminal!

Tras la firma del llamado “Acord de la Llotja”, el Conseller de Economía, Rafael Climent, y el Director General de Comercio, Natxo Costa, ambos de Compromís, estaban exultantes y repartían abrazos a los representantes de las grandes patronales del sector. En el breve tiempo que va desde los “inocentes” hasta “los enamorados” el pacto fue traspuesto a la Ley 3/2018 de comercio de la Generalitat Valenciana, que se tramitó por un procedimiento de urgencia en un pleno de Les Corts celebrado el 14 de febrero sin debate ni enmiendas.

Zona de Gran Afluencia Turística

No importó que los principales sindicatos del sector, CCOO y UGT, no firmaran el pacto. El decrépito capitalismo en fase imperialista ya no puede permitirse perder ni una sola oportunidad de negocio. La proposición de ley fue finalmente aprobada con los únicos votos favorables de PSOE y Compromís, ambos partícipes del “Gobierno a la Valenciana” que tanto progreso prometió, ahora ya sabemos para quién. Necesitaron también la abstención de Podemos, siempre dispuestos a socorrer a la “casta” cuando se encuentra en apuros.

La coartada se llama “Zona de Gran Afluencia Turística” (ZGAT) para asegurar el abierto total desde el 15 junio hasta el 5 de enero.  Particularmente sangrante es el caso de Alacant que, no sólo incrementa de 25 a 40 los días de apertura sino que se extiende a toda la ciudad, incluidos centros comerciales alejados de cualquier centro turístico. ¿Alguien recuerda lo que prometió el candidato socialista Gabriel Echávarri en las elecciones locales sobre la apertura en festivos?  Prometió durante un mitin de campaña que si lograba ser primer edil de la ciudad prohibiría que El Corte Inglés abriera los domingos al considerarlo una “competencia desleal” para el pequeño comercio.  Luego como todos sabemos pactó, se creyó eso de que iban a crear empleo.

Las y los comunistas sabemos que el capitalismo no será capaz de sobrevivir a sus crecientes contradicciones. La patronal pretende disponer de nuestra fuerza de trabajo, y de la inevitable condición de consumidores, durante las 24 horas del día y los 365 días del año. Es necesario que la clase trabajadora se una frente a esta nueva ofensiva de la patronal. 

Ha pasado un año y medio del acuerdo y no hay más empleo, no hay más riqueza, lo que sí  hay es precariedad en el sector, crisis en el pequeño comercio que no puede competir con las grandes superficies.  Ha pasado un año y medio y las trabajadoras y trabajadores que tenemos en nuestras manos no comprar en festivos, seguimos llenando los centros comerciales los domingos, como si no  hubiera un mañana (no festivo). Ha pasado un año y medio sólo, es decir, que podemos cambiar las cosas. Nada es para siempre, ni los derechos que no se defienden ni la esclavitud si luchamos contra ella.