Compartir

 

El 1º de mayo la clase obrera se manifestó en todo el mundo; España, Portugal, India, Chipre, Grecia, Cuba, México, Colombia, Sudáfrica, Francia, Panamá, Sáhara Occidental, Palestina... una demostración concreta de que nos une la misma condición de clase y unos mismos intereses, acabar con la explotación capitalista. Pero lamentablemente las reivindicaciones, combatividad y manifestaciones del 1º de mayo cambian mucho según países. En los países capitalistas la clase obrera debe salir a la calle a reivindicar derechos, a luchar contra la explotación y demostrar la fuerza de la unidad. Uno de los mejores ejemplos es el caso del 1º de mayo en Atenas, donde la clase obrera griega encabezada por el KKE y el PAME congregaron a miles de trabajadores y evidenciaron que sin la fuerza y el trabajo de la clase obrera, nada se mueve. Es un día de combate.

La clase obrera cubana enseña al mundo orgullosos la obra del socialismo; educación, cultura, sanidad, vivienda, alimentación, derechos sociales y políticos, etc para el pueblo cubano.

En el socialismo el 1º de mayo es diferente. El gran ejemplo es Cuba, allí la clase obrera se organiza en el poder y los 1º de mayo son una multitud de trabajadores unidos por el socialismo. Es el primero de los primeros1, la clase obrera cubana enseña al mundo orgullosos la obra del socialismo; educación, cultura, sanidad, vivienda, alimentación, derechos sociales y políticos, etc, para el pueblo cubano. Este año 2.000 sindicalistas participaban en el desfile obrero de cientos y miles de personas.

Ya he dicho que la situación dista mucho de los países capitalistas a los socialistas. Como ejemplo la lucha por la jornada laboral de 8 horas. Lejos quedan los asesinatos de los mártires de Chicago (1886) pero muy cerca quedan sus reivindicaciones y luchas. En ese momento luchaban por la dignidad y mejora de las condiciones laborales, el objetivo principal era la jornada laboral de 8 horas. Todavía hoy en pleno siglo XXI esto no se ha conseguido para la mayoría de la clase obrera como un derecho; 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas de sueño. ¿Por qué si por aquel entonces era una reivindicación justa hoy en día parece casi de risa? Nos situamos en pleno s. XXI y la burguesía es insaciable en sus necesidades sociales. Esta necesidad convierte una reivindicación más que realista en el capitalismo del siglo XIX en algo que “suena” a inalcanzable en el siglo XXI, según ellos, claro está. Teniendo en cuenta el desarrollo de la fuerzas productivas y la revolución científico-técnica, las afirmaciones empresariales pidiendo que la clase obrera debe “trabar más horas al día por menos dinero” son pura violencia y se concreta en los asesinatos de cientos de trabajadores en Bangladesh. Es paradigmático que algo perfectamente asumible en el s.XIX sea, desde el punto de vista empresarial, algo inasumible en el s. XXI. Nos enseña que el capitalismo sólo camina en una dirección; la explotación. Por otro lado, sólo un dato de un país socialista; la RPDC tiene la semana laboral más reducida, 32 horas semanales.

La Federación Sindical Mundial llamó a este 1º de mayo “a no ser los esclavos del s. XXI”2. De nosotros depende.

1http://www.granma.cu/espanol/cuba/2mayo-el-primero.html

2http://www.wftucentral.org/?p=6292&language=es

Álvaro Luque