Compartir

El pasado día 18 de enero el destacado defensor de los intereses de la burguesía y los señoritos, un parásito al servicio del capital que ha vivido toda una vida del presupuesto del estado, el ciudadano militante del PP Juan Manuel Moreno fue proclamado Presidente de la Junta de Andalucía, esta proclamación es producto de los acuerdos a los que llegaron los tres partidos de extrema derecha unidos en santa coalición y los cuales comparten un mismo ideario y programa. En los encuentros y debates previos a la formación de gobierno, estos escenificaron unas ciertas diferencias que en la realidad no existen, ya que los tres abogan por la privatización de los servicios públicos para ponerlos en manos de empresas del Ibex 35, los tres han manifestado su posición contraria a la ley de memoria histórica, PP y Cs votaron contra ésta en el parlamento del estado, los tres defienden una ley fiscal que favorece a las grandes fortunas, los tres coinciden en su propuesta de abolición de la ley del aborto recordar que el PP votó contra esta, esta santa alianza de extrema derecha aboga por leyes que defiendan la tauromaquia y la caza como modelo cultural. Los tres partidos de la extrema derecha han manifestado en multitud de ocasiones su rechazo a la ley de violencia de género, la cual, aun siendo insuficiente, a estos les parece un atentado a su moral misógina y machista y pretenden cambiarla desde el parlamento andaluz. Esta santa alianza de fascistas, declaran públicamente desde hace ya décadas, el PP y más recientemente Cs y Vox, su xenofobia y racismo.

Este nuevo gobierno compuesto de la misma extrema derecha al servicio del capital que gobierna en 8 comunidades del estado y que hasta hace unos meses gestionaba los intereses del capital desde el gobierno central, hoy también gestiona los intereses de sus amos en Andalucía.

Que estos tres jinetes de la sobreexplotación y miseria para la clase obrera y capas populares hayan llegado al gobierno andaluz ,ha despertado la atención de millones de españoles que se han sorprendido por el ascenso de la posición más extrema fascista que representa uno de los aliados, VOX, organización compuesta en su mayoría por ex militantes del PP, partido cuna y hábitat del fascismo en España.

Preguntado un político francés de por qué en España no surgían partidos de tipo fascista a semejanza del de la familia Le Pen, este contestó que en España ese papel lo desempeñaba el PP que expresaba los más profundos valores del catolicismo reaccionario.

Y que podemos decir de los que hoy son oposición y hasta el 16 de enero fueron gobierno durante 40 años. El PSOE, el cual ha gobernado en Andalucía desde la primera elección al parlamento. En las doce legislaturas que este se mantuvo en el gobierno, en seis ocasiones tuvo que coaligarse, estos gobiernos estuvieron formados por PSOE y PCE, IU en tres ocasiones PA en dos y el Cs en última ocasión. Podemos ver como la socialdemocracia de viejo y nuevo cuño se han aliado cuando la ocasión lo exigía y que el PSOE no ha despreciado el gobernar con un partido de derechas, esto es reflejo de la verdadera naturaleza ideológica de todos estos partidos al servicio de intereses del capital.

¿Qué políticas económicas y sociales han llevado a cabo estos gobiernos del PSOE y sus coaligados?  

Desde el primer gobierno del PSOE en Andalucía en su programa se recogen algunas propuestas que consiguen ilusionar al pueblo trabajador de Andalucía, la prometida Reforma Agraria, la defensa de la soberanía del suelo andaluz, la tantas veces prometida ley fiscal que grabara a las altas fortunas en manos históricamente de familias de señoritos. Planes de industrialización del suelo andaluz y un largo etc. de promesas que quedaron en el papel.

Y la realidad económica y social en Andalucía con sus gobiernos al servicio de la patronal financiera del estado e internacional. Andalucía con una tasa de paro del 22,9 %, la más alta de toda Europa donde un total del 46 % de menores de 25 años no encuentra ocupación alguna 1 de cada 4 jóvenes andaluces no han podido trabajar nunca.

En Andalucía con la colaboración de los gobiernos estatales, jamás se ha iniciado el prometido desarrollo industrial, mas allá de una industria elemental destinada a servicios, todo lo contrario, se han desmantelado o vendido al mejor postor la poca industria pesada con la que se contaba. Quedando el sector industrial relegado a ser testimonial.

Y qué decir de la necesaria e histórica reivindicación del campesino pobre y jornalero, la demandada y prometida Reforma Agraria nunca se llevó a cabo, y los latifundios en manos de señoritos y grandes de las Españas como la familia de Alba, siguen siendo   más del 60 % del suelo productivo andaluz, terratenientes que perciben el 75 % de las ayudas estatales y europeas por mantener sus tierras sin cultivar. En el campo andaluz la tasa de paso asciende a más del 40 %, y el trabajo existente es temporal por lo que miles de andaluces se ven obligados a emigran todos los años durante largas temporadas.

¿Que ha sido lo llevado a cabo en sanidad y educación por él y los gobiernos de la junta? En Andalucía de los 88 centros hospitalarios 29 son de titularidad y gestión públicas y 17 son privados y concertados con la administración, además hay 42 hospitales totalmente privados. De hecho, Andalucía es la comunidad con un menor número de hospitales públicos por cada 100.000 habitantes, con un porcentaje de 0,56 %, Desde 2010, la inversión sanitaria cayo en más del 11% y en 2016 era la más baja del país con 1.007 euros por habitante, mientras se despedían a más de 9000 trabajadores en sanidad.

Los gobiernos de Andalucía disminuyeron en 918,2 millones de euros su presupuesto destinado a educación entre 2008 y 2015, porcentaje del menos un 12,2% y despidieron a más de 11.000 trabajadores de la enseñanza al tiempo que mantenían a más de 20.000 trabajadores en contratación precaria de interinidad.

En 2017 se sumarán 10.437 desahucios, nula política de protección de los más vulnerables e insistente plan de la vivienda.   

En lo que hace relación a las políticas de atención e integración de personas con discapacidad o movilidad reducida, él y gobiernos de la junta siempre presupuestaron muy por debajo de las necesidades reales, siendo imposible el poder atender adecuadamente e integrar a cientos de miles de personas con necesidades especiales.

En tema de emigración la Junta de Andalucía orientada por las políticas xenófobas nada distantes de las de los gobiernos del estado, nunca han dotado de suficiente presupuesto a las consejerías que les correspondían afrontar esta cuestión y sí ha llevado a cabo una política policiaca de persecución, represión y hacinamiento de emigrantes en los campos de concentración llamados CIE.

En protección de la flora y fauna del territorio andaluz, las medidas no tan solo son escasas sino lamentables, destrucción del litoral favoreciendo principalmente los intereses de los grandes trust operadores turísticos. Nula o escasa protección de los espacios marítimo y terrestre de valor medio ambiental.

Más de tres millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza y/o exclusión en Andalucía, un 37,3% del total de la población según la tasa AROPE. El 54,6% de la población andaluza tiene ingresos inferiores a los 1.000€ al mes. Un 32,9% de las pensiones están por debajo del umbral de pobreza, y el porcentaje sube al 46,1% en las de viudedad.

Los datos sobre infancia revelan que el riesgo de pobreza y exclusión alcanza a un 38,7% de la población andaluza menor de 18 años, un 7,4% por encima de la media del estado. Respecto a educación, la tasa de abandono escolar es del 26,5%, por encima de la media nacional de que es del 21,9%.

Mientras esta situación se agrava cada día la Junta mantiene a 660 asesores 2.137 puestos de funcionarios de libre designación (popularmente conocidos como designados a dedo) en la administración general con salarios que oscilan entre los 32.905 euros y los 56.894, al tiempo que mantiene un entramado de agencias, fundaciones y sociedades mercantiles, esta es la llamada administración paralela que emplea a más de 25.000 personas, muchas de ellas enchufadas por su militancia política y con cargos directivos que reciben salarios de hasta 60.000 €.

¿Con el nuevo gobierno que gestiona los intereses del capital, este de extrema derecha estas lacras que sufre el pueblo trabajador andaluz desaparecerán? Podemos afirmar rotundamente NO, estos son más de lo mismo elevado al cubo, estos en sus programas económicos y sociales nada ofrecen que puedan mejorar a los del gobierno del PSOE, el nuevo gobierno de la extrema derecha nada tiene que ofrecer al pueblo trabajador en todas las escenas y espacios de sus vidas será aún más explotado y represaliado. Estos ya traen en sus mochilas políticas y personales un alto nivel de corrupción política ,económica e institucional. Estos gestores del capital que sustituyen a los anteriores corruptos, ya tienen un currículo de corruptelas que ridiculiza al de algunos viejos mangantes, muchos de estos llevan viviendo de las arcas del estado toda una vida laboral. Y etc., etc., etc.      

Solo con la derrota del capital y la construcción de la sociedad socialista-comunista el pueblo trabajador la clase obrera se liberará del yugo con el que el capital nos atenaza y somete.

Juan J. Sánchez