Compartir

Durante el “I Congreso Internacional de Violencia de Género, la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual” celebrado en la Universidad Miguel Hernández  de Elche, durante los días 17-19 de octubre, tuvimos las oportunidad de entrevistar a Teresa Ulloa Ziáurriz, Directora de la Coalición Regional contra el tráfico de mujeres y niñas en América Latina y  el Caribe, que impartió la conferencia inaugural del congreso.

Estamos con Teresa Ulloa, muchas gracias Teresa por prestarte a la entrevista para Unidad y Lucha.

UyL: Lo primero que nos gustaría saber, puesto que nos la han presentado como directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas de América Latina y el Caribe, es qué es exactamente esa organización, en segundo lugar, ¿quiénes participan en esa coalición regional? y en tercer lugar, que nos explicara cuál es concretamente su trabajo en ese ámbito como directora de la coalición.



TERESA: La Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas es el brazo latino americano de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres Internacional que cumple ya 30 años este año y que actúa como una organización paraguas. Tenemos redes nacionales de ONGs organizadas en cada uno de los 26 países de la región en la que estamos presentes, y una coordinadora en cada uno de ellos, todavía nos falta, no hemos cubierto el 100%. En México tenemos una red también y tenemos la sede latinoamericana desde el 2003 que yo tomé la dirección regional pues la primera directora regional lamentablemente murió en 2002 de cáncer de mama, entonces me pidieron que me hiciera cargo. La coalición contaba con 8 redes nacionales y ahora estamos en 26 países con redes nacionales en cada país.

Trabajamos las 4 “P”s que les digo yo: prevención, protección y asistencia, persecución y participación ciudadana. No creemos que este fenómeno lo pueda resolver el gobierno solo, se tiene que involucrar la sociedad. Hemos hecho distintos tipos de proyectos, tenemos uno que inclusive recibió un premio internacional de la Universidad Harvard, del centro Kennedy. Un modelo educativo diseñado para hombres jóvenes entre 12 y 18 años de edad para que no se vuelvan parte de la demanda, para erradicar la violencia de género o contra las mujeres más bien. Nosotros hablamos de víctimas cuando recién se rescata y después de un proceso donde logramos que reconstruyan sus proyectos de vida y les ayudamos a tener las herramientas para salir adelante, entonces para nosotros se vuelven sobrevivientes. No hay cosa más satisfactoria en la vida que verlas que recuperan la capacidad de sonreír y que quieren luchar, luchar por algo. Cuando las recibimos vienen como aniquiladas, como adormecidas. Hasta ahorita hemos logrado rescatar o localizar más de 1550 mujeres. Muchas en México, siendo extranjeras o mexicanas, mexicanas en otros países y extranjeras también en otros países.

La cuestión es que sí, es una labor que requiere mucha concertación, mucho esfuerzo. No es fácil.

Uyl: en vuestra opinión, cuál es la causa del tráfico y de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

TERESA: el poder, el ejercicio del poder, el patriarcado, la pobreza, la pobreza extrema. El poco valor que la sociedad le da a la mujer que la reduce a objeto, a un objeto que puede utilizar o bien como incubadora con los vientres de alquiler, o como un lugar donde el hombre pueda desahogar sus brotes hormonales, que esos sí están justificados socialmente, no así las mujeres, que no podemos tener brotes hormonales.

UyL: Usted viene de México dónde el tema de los feminicidios se ha difundido bastante, sobre todo a partir de Marcela Lagarde, de todo lo que ha publicado, incluso en la legislación del país han recogido la lucha contra los feminicidios sin embargo los casos de feminicidios no paran de crecer y la impunidad también. ¿Cómo nos puede explicar esas contradicciones?, si es que tienen explicación, o ¿a qué se deben?

TERESA: la alerta de género, que es el mecanismo que propuso Marcela en las zonas donde se estaba detectando el mayor número de feminicidios, se le empezaba a dar una connotación política, como que era un castigo y en vez de que se comprometieran para tratar de resolver, empezaron a hacerle en vacío a las alertas de genero y a no trabajar en lo que el grupo de expertas recomendaba. Yo si creo que si regresamos a los fundamentos del feminismo radical tendríamos que repensarnos desde cómo irrumpimos en la esfera pública porque mientras más cerca o activas en la esfera publica estamos, más se incrementa la violencia contra las mujeres. Tendríamos que pensar mejores estrategias de como ir irrumpiendo. Hoy en México tenemos la paridad, pero han matado a no sé cuántas candidatas, o algunas que ganaron como regidoras en las zonas indígenas, las sacaron a palos y no las dejaron tomar posesión. Entonces, yo creo que ese es históricamente o simbólicamente el espacio que  el hombre considera su espacio de influencia y poder, y el estar ya metidas allá dentro, eso les descompone todo su esquema. Igual tenemos que ver que esta pasando con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con los jueces, porque tampoco responden como deberían a pesar de que hay todo un protocolo de cómo juzgar con perspectiva de género. Pero parece que no le hacen mucho caso.

UyL: Muchos de los feminicidios ocurren en zonas de maquilas o mujeres que trabajan en la maquila, ¿guarda alguna relación el hecho de la violencia contra las mujeres, el tráfico, el feminicidios con el sistema capitalista?

TERESA: tiene que ver con el sistema capitalista, tiene que ver con el modelo neoliberal de la economía, pero no tiene que ver con la maquila. Puede ser que los primeros que se detectaron, que fueron los de Ciudad Juarez, si tenían que ver con el tercer turno. Salían a las 3 de la mañana de la fábrica y las fábricas están en las orillas, las mujeres no hallaban transporte y estaban muy expuestas a esas horas. Pero resulta que Ciudad Juarez no es el lugar donde hay más feminicidios del país, ahora encontramos que hay mayor número de feminicidios en el Estado de México.

UyL: para terminar, cómo se organizan las mujeres latinoamericanas para luchar contra la desigualdad, contra el tráfico y qué formas de lucha están implementando.

TERESA: estamos muy divididas igual que acá, entre toda esa corriente que además no es mayoritaria, que reivindica la prostitución como un trabajo y las otras, las abolicionistas. Yo he logrado formar ya grupos de jóvenes universitarias en varios de los países de la región, Argentina, México, Brasil, que además de que en Brasil está reglamentada la prostitución, pues las abolicionistas no levantaban la voz. Empecé con la campaña contra el turismo sexual en el mundial de fútbol, luego me seguí con la olimpiada y ahora estamos pugnando porque armonicen su ley con el Protocolo de Palermo pero ya empezamos a nuclear a las redes nacionales abolicionistas y ya conformamos -- y creo que es el último año que vamos a trabajar ahí porque Brasil ya no está en los esquemas de cooperación, de la cooperación internacional -- el Frente Brasileño por la Abolición de la Prostitución. Dejamos una semilla sembrada y esperamos que las chicas continúen trabajando y organizándose.
Lo que nos preocupa es que han surgido entre nuestros compañeros y compañeras muchos grupos anarquistas y yo creo que también acá en España y es muy difícil agruparlas, organizarlas, porque no creen en la organización.
Además las fuerzas reglamentaristas neoliberales y neo-capitalistas están intentando sesgar a que veamos que mayoritariamente las víctimas están en la explotación laboral, y puede ser que si, que haya más víctimas explotadas laboralmente, pero, yo que las he atendido a ambas, te puedo decir que el daño de la víctima explotada sexualmente no se parece en nada a la víctima de explotación laboral. Y al final los gobiernos no invierten en prevenir. Mientras no se prevenga, ya sea por explotación sexual, o por vientres subrogados, incluso por explotación laboral, o matrimonios forzados, adopciones ilegales, mendicidad forzada, o actividades ilícitas de la delincuencia organizada, venta de órganos, tejidos y sus componentes, la modalidad que quieras, es más difícil erradicar la trata y la prostitución. Es mucho más caro atender y reintegrar en la sociedad que si gastáramos el dinero en prevenir.

UyL: Muchas gracias Teresa por el tiempo y por la entrevista.