Compartir

Estamos con Aitor Manero, militante del PCPE, que durante los últimos 4 años ha sido víctima de una fuerte explotación laboral y acoso por parte de la empresa Eurener.

UyL 1 Aitor, cuéntanos a qué se dedica esta empresa, Eurener, y cuál ha sido tu trayectoria profesional en ella.

Es una empresa que se dedica a la importación exportación de paneles solares. En ella he realizado multitud de tareas pero la principal ha sido la de director de logística. Me encargaba de organizar toda la logística de la empresa. Te puedes imaginar que alguien que se dedica a la importación exportación de cualquier producto pues la logística es uno de los elementos fundamentales de la empresa y ahí estaba yo manejando todo el cotarro muy a mi pesar.

UyL 2. A raíz del aumento de la actividad económica, que de 2014 a 2016 pasa de 1,9 millones de euros a los 20,5 millones, tu carga de trabajo también aumenta. ¿Cómo repercute esto en tu persona y evidentemente en la conciliación con la vida familiar?

Repercute muy directamente porque me encargaba de todo: de pedir presupuestos, de negociar con los proveedores, de controlar el stock, de dar las órdenes de preparación de pedidos, de controlar que las mercancías estaban donde deberían estar o que estaban trayecto. Si estaba todo en condiciones para poder hacer la entrega, que el cliente hubiera pagado, que estuvieran los paneles en condiciones. Además si había cualquier incidencia también me tenía que encargar de resolverla. Pasó más de una vez que me dieron direcciones incorrectas los clientes o los comerciales y yo tenía que buscar como fuera un punto en mitad de la campiña francesa que era difícil encontrar uno y tenía buscarme la vida para encontrar el lugar desde la oficina. En todo ese contexto a medida que se hace más ventas pues hay más trabajo y ahí pues no ponen a nadie para echarme una mano. Así me iba sobrecargando de trabajo haciendo muchas horas extra que no pagaban. Tenía que estar pendiente del teléfono las 24 horas, los fines de semana también. Solía hacer una o dos horas más del horario habitual todos los días y cuando salía de la oficina tenia que estar pendiente del teléfono para atender cualquier incidencia. Si se cerraba una venta el viernes a última hora y se tenía que resolver el envío para el lunes yo ese mismo viernes por la tarde fuera del horario de trabajo tenía que estar buscando un transportista que hiciera el porte. Fijaros la sobrecarga a la que llega una persona sola cuando en una empresa tienes una determinada cantidad de trabajo y se multiplica por siete de un año para otro debido a que aumenta las ventas y la facturación por siete.

UyL 3. Es entonces cuando decides denunciar a la empresa por la categoría profesional que no te reconocen ¿cuáles eran en ese momento tus condiciones laborales?

Estaba con un contrato de administrativo aunque mi función era director de logística y con un salario mileurista acorde al contrato. Tenía la promesa de que iba a ver una mejora con el tiempo pero aquello no se concretaba y la empresa siempre me estaba dando largas. Prácticamente todos los meses en algún momento le decía al jefe "oye, este asunto lo vamos a tener que tratar a ver si llegamos a un acuerdo" y siempre me salía con algún problema. Es que ahora tenemos una inspección de hacienda y nos mete una multa de veinte mil euros, es que ahora la aduana nos ha dado un cañazo de ocho mil euros, es que ahora... y todos los meses pasaba algo. Daban ganas de decir "pues gestiona mejor tu empresa, que no te meta palos hacienda, haz bien la gestión en las aduanas para que no pase esto porque hay que pagar IVA y demás cosas". Si intentas escaquear el dinero a hacienda pues cuando te pillan te meten cañazo, normal. Como en todas las empresas para lo que interesa hay dinero y para lo que no, pues no hay. No interesaba subirme el salario y me tenían ahí enredado. Llega un momento en que te hartas porque uno intenta hacerlo a buenas sabiendo que si vas a malas va a tener sus consecuencias. Si el jefe dice que no, para él su palabra es sagrada, no tolera que le lleves la contraria. Así que tenía dos opciones: aceptar lo que dice la empresa o a la puta calle. Generalmente esa es la disyuntiva. Yo sabía que si denunciaba era muy probable que acabara en la calle como así ha sido.

UyL 4 A raíz de tu denuncia se produce una escalada de represalias por parte de la empresa explotadora ¿puedes explicarlas?

Llego a un punto en que el reviento literalmente. Estoy sobrecargado trabajo, estoy frustrado porque no me pagan las horas extras y no quieren compensarme el esfuerzo que hago. Al fin y al cabo lo que estamos haciendo los trabajadores es ayudar a la empresa a que gane dinero a cambio de nuestra fuerza de trabajo. A la vista de que están aumentando la facturación, de que están ganando mucho dinero y no quieren recompensar el trabajo llega un momento en que me saturo y reviento. Yo no era consciente de la situación en que me encontraba. Fui al médico porque tenía un picor en la lengua, me examinó y me dijo "mira yo no te encuentro nada ¿qué situación social tienes, familiar y de trabajo? Le expliqué mi día a día y me dijo claramente que lo que tenía era estrés, que el picor es una reacción psicosomática y que me daba la baja de manera inmediata para descansar un tiempo y ver cómo evoluciono. Mira cómo fue la evolución que me tiré trece meses de baja. Nunca habría pensado que me encontraría tan mal como para tener una baja por estrés. Cuando llevo un mes y medio de baja pongo una demanda a la empresa porque pienso que la sobreexplotación me ha llevado a esta situación. Como no quieren ir a buenas pues vamos a las malas y en la demanda reclamo que se me reconozca la categoría profesional como director de logística y un salario acorde a ese trabajo. Y con eso la empresa tiene una reacción lamentable. Lo primero que hacen es ponerme una sanción de 2 meses de suspensión de empleo y sueldo. Me piden que devuelva el ordenador de empresa que yo no quería devolver porque me lo habían dado a cuenta de las veces que había pedido un aumento y de las horas extras que no pagaban. Aún así lo devolví de mala gana con acuse de recibo pero sorprendentemente la empresa no retiró la sanción. Lo que hizo fue confirmarla mediante un burofax. A continuación la misma semana me ponen sanción de otros 2 meses de suspensión de empleo y sueldo. Con lo que llevamos 4 meses de suspensión de empleo y sueldo. Esta segunda sanción la ponen por que en una de las últimas entregas de mercancía que gestioné antes de la baja fue a un cliente en Francia al que le llevamos un camión entero de paneles solares valorado en 89.328 euros. La empresa lo niega pero aquí se puede ver el nivel de responsabilidad en que movía ya que estaba manejando mercancías de esos valores a diario. Esa operación salió mal. Cuando salió la mercancía del almacén el cliente aún no había pagado pero el jefe dijo que no pasaba nada que mientras estaba el camión de viaje el cliente pagaría. Pero como no pagaba el día de antes de hacer la entrega le pregunté al jefe qué hacemos con esto porque ni has asegurado la mercancía, ni te ha pagado el cliente, ni hay una carta de crédito por medio, ni me has dicho que dejemos la mercancía en un almacén intermedio hasta que el cliente pague. Su respuesta fue que no pasaba nada, que confíaba en el cliente, que hiciera la entrega al dia siguiente que era viernes y ya la semana que viene el cliente pagará y estará todo resuelto. Así que gestioné la entrega como había ordenado el jefe. Como todo es de palabra cuando el cliente no pagó el jefe aprovechó la situación: denunció al cliente por no pagar y me sancionó a mí como responsable, según él, de haber hecho una entrega sin su consentimiento y más adelante me puso una demanda en la que me reclama los 89328 euros. Evidentemente es mentira y era un elemento simplemente para meterme presión y miedo para que reculara en mis pretensiones de un reconocimiento de categoría profesional y salario mejores.

UyL 5. Incluso tienes problemas con la mutua debido a una “mala” gestión de la empresa ¿cierto?

Con la mutua pasó algo que no sé si es habitual pero desde luego en mi caso fue sangrante. Cuando llevaba unos 4 meses de baja recibo una carta en casa de la mutua Umivale diciendo que no había ido a las revisiones médicas que me habían requerido y que por ese motivo dejaban de pagarme la prestación. En ese momento alucino porque después de los años que llevo trabajando en la empresa nunca ha habido ninguna noticia de que tengamos una mutua, ni revisiones médicas, ni cuando ha habido alguna baja anterior por cualquier motivo nadie ha tenido que ir a una mutua, nunca se ha hecho una auditoría de riesgos laborales en el puesto de trabajo ni nada parecido y la empresa jamás nos ha informado de la contratación de los servicios de una mutua. Además yo no recibí ninguna carta previa de la mutua. Por lo visto tenían mal la dirección de mi casa a pesar de que en los partes de baja que yo enviaba semanalmente a la empresa figura mi dirección correctamente. La empresa envía esos partes a la mutua por lo que no me explico como pudieron equivocarse con mi dirección. Alegué por escrito que el error era suyo y que estaba dispuesto a ir a cuantas revisiones quisieran pero su respuesta fue que me habían requerido varias veces y que como no me había presentado se mantenían firmes en su decisión de dejar de pagar la prestación. No me quedó otra alternativa que poner una demanda a la mutua. El panorama era difícil con una demanda a la empresa, una demanda a la mutua, sancionado 4 meses de suspensión de empleo y sueldo y ahora sin ingresos y sin poder trabajar. Empiezan a pasar los meses y los ahorros vuelan. Al final tras 7 meses deciden restituir la prestación justo 4 días antes de la celebración del juicio. Me dan la razón porque no quieren ir a juicio y si no vamos a juicio es porque ven que van a perder. Pero el calvario que me hicieron pasar de estar 7 meses sin cobrar, de llevarme al límite, de quedarme sin ahorros y estar agobiado con las sanciones inventadas de la empresa y la perspectiva de no saber cuánto tiempo voy a estar de baja sin cobrar. Añade que cuando me incorpore a la empresa después de la baja voy a estar por lo menos cuatro meses sin cobrar por las sanciones pues el panorama es duro. Enfrentar eso teniendo hijos pequeños, hipoteca y demás es muy complicado.

UyL 6. Según he sabido también fuiste víctima de chantaje por parte de la empresa explotadora, Eurener, en este periodo donde ya estas sancionado con 4 meses de suspensión de empleo y sueldo y que además la mutua no te paga por la baja ¿puedes explicar que es lo que sucede?

En ese momento estoy de baja, llevo unos 5 meses sin cobrar, sin fecha todavía para el juicio con la mutua, con dos sanciones de suspensión de empleo y sueldo de cuatro meses y con los ahorros en la cuenta bajando de una forma acelerada. Estoy muy preocupado y agobiado porque yo no sé cuánto tiempo voy a estar en esta situación. Si estoy un año de baja sin cobrar y cuando me incorpore al trabajo me esperan cuatro meses más de sanciones de suspensión de empleo y sueldo más otras sanciones que se vaya a inventar la empresa puedo tirarme un año y medio o dos sin ingresos. En ese momento estamos en septiembre de 2017 y la abogada me dice que el primer juicio por el tema de categoría profesional tiene fecha para octubre de 2018. Esots plazos tan amplios para los juicios añaden presión contra el trabajador porque un necesita que entre dinero todos los meses. Empiezo a preocuparme más y me pregunto como voy a salir de esta. Puedo contar con el apoyo apoyo moral de amigos, familia y camaradas pero el apoyo económico es muy limitado porque el entorno social donde me mueve es de clase obrera, somos todos trabajadores y no hay nadie que me pueda decir mira aquí tienes diez mil euros para que pases el año como puedas. Así que tengo que seguir adelante a pulmón con lo que tengo pues estoy francamente preocupado. El jefe sabe perfectamente que la mutua no está pagando, que las sanciones que me ha puesto son una patochada, que mi economía es muy justita porque conoce mi situación personal y social y que no tengo ningún familiar rico que me pueda ayudar con dinero en efectivo... en este momento de máxima debilidad aprovecha el jefe para a cumplir una amenaza que ya había dejado caer en la sanción de la mercancía que entregué supuestamente sin su permiso no. En el escrito de esta sanción además de la suspensión de empleo y sueldo de dos meses se reservaba la posibilidad de poner una demanda por la vía civil reclamando daños y perjuicios por las pérdidas que supuestamente había ocasionado a la empresa. A este respecto yo estaba muy tranquilo porque sé que he actuado correctamente y puede poner las demandas que le de la gana. Al final el tío con un par de narices y mucho morro me pone la demanda pidiendo que abone a su empresa 89.328€ que corresponde al total del valor de la mercancía. La presión es brutal y lo único en lo que me puede meter mano es en el piso hipotecado donde vivo que estoy pagando desde hace quince años. Simplemente por pedir justicia para que me paguen lo que toca por el trabajo que estoy haciendo hay un explotador que me pone en juego mi futuro y el de mi mujer y mis hijos. Lo viví como chantaje porque puso la demanda y luego su abogado llamó a mi abogada y de manera informal, nada por escrito, le dice a mi abogada hacemos una propuesta: que Aitor retire la demanda por categoría profesional y nosotros retiramos la demanda de los noventa mil euros, quitamos las sanciones y arreglamos un despido disciplinario para que se vaya al paro cobrando el subsidio por desempleo. Le digo a mi abogada que estoy muy tranquilo respecto a que yo no he hecho nada malo en esta empresa y que si ha habido alguien culpable de que el cliente no pague ha sido el jefe que decidió que se hacía la entrega sin que se hubiera pagado la mercancía. Adelante, vayamos a juicio pero es una indignidad que tanto el jefe como su abogado como cualquiera se preste a hacer semejante jugarreta tan lamentable y carente de toda ética. La presión a la que someten es brutal y lo viví y aún lo vivo como un chantaje ya que la demanda sigue ahí, las sanciones también y como no cedí lo siguiente fue un despido disciplinario carente de fundamento.

UyL 7 ¿Crees que se pude deber a que se dan cuenta de que les puede salir mal la jugada?

Se dan cuenta desde el primer momento. En cuanto pongo la demanda lo primero de lo que son conscientes es de que tienen las de perder. Entonces trazan una estrategia muy lamentable que consiste en meterme la máxima presión para doblegarme y me eche atrás. De ahí vienen las sanciones totalmente inventadas, la demanda de 90.000 euros y el tema de la mutua que no paga. No se si hubo connivencia entre la mutua y la empresa pero es muy sospechoso. Cuando llega el juicio con la mutua se echa atrás y me paga lo que me debe y me sigue pagando el resto de la baja. Cuando se acaba la baja la empresa me despide de mala manera con un despido disciplinario por acumulación de sanciones basado en argumentos muy frágiles. Entre medias me ponen una demanda para chantajearme de noventa mil euros. Todo responde a una estrategia improvisada y mal hecha pero que no les queda otra si el objetivo es doblegarme y tratar de que yo pase por el aro y retire la demanda. Como no cedo siguen presionando y presionando todo lo que pueden ya. Han tirado por este camino y aunque saben que lo más probable es que les salga mal quieren probar suerte en los juicios. No entienden muy bien cómo funciona la legislación a nivel laboral a pesar de que el señor Lledó dice que tiene amplia experiencia defendiendo a los trabajadores y trabajadoras. Hay que ver qué defensa hace cuando un trabajador se le rebota en su empresa. Hay que ver cómo cambian las tornas.

UyL 8. Entiendo que todos estos factores, toda esta coyuntura, pasa factura, evidentemente a nivel económico, 7 meses sin cobrar un sueldo es mucho tiempo para una persona de clase trabajadora, pero también lo hace a nivel psicológico, el hecho de generar esta incertidumbre debió de ser terrible. ¿Cómo afectó todo este ataque y represión hacia ti por parte de la empresa en el ámbito familiar?

Afecta de forma muy dura tanto mi mujer como a mis hijos que son pequeños. Solo tienen ocho y nueve años pero se dan cuenta de que algo pasa porque no estoy bien, no voy a trabajar, me paso el día metido en casa, empezamos a escatimar con el tema el dinero... Aunque sean pequeños se dan cuenta del cambio de dinámica y de que hay preocupación en el ambiente. Yo intento evitar que vivan de cerca los problemas pero los niños no son tontos aunque sean pequeños. Lo que más me duele es lo que les ha afectado a ellos aunque ahora la situación está mejor. He tenido la suerte de contar con el respaldo absoluto de mi mujer que me ayuda mucho a salir adelante. El entorno familiar, mis hermanos, mi madre, mis primos, toda la gente que me conoce y que me quiere me han dado su apoyo y me ayudan todo lo que pueden. Dentro todo lo malo la parte positiva es ver la solidaridad y el apoyo de la gente que es algo que te llena. Lo estoy pasando mal pero sé que cuento con ellos. Van pasando los meses, te vas quedando sin dinero, los ahorros vuelan porque los trabajadores mileuristas apenas tenemos capacidad de ahorro. Toda esa presión hace mella. Si estás de baja por estrés y encima te están estresando más por trabajase larga. Cuando ya por fin la mutua cede porque no quiere ir a juicio lo primero que hacen antes incluso de pagarme los atrasos es que vaya a revisión médica. Fui al centro médico de la mutua y la médico generalista que me ve por primera vez me dijo poco más o menos que yo estaba fingiendo el estrés. Lo más sorprendente es que me manda al psicólogo de la mutua y me entrevista. Lo primero que me dice es que mi caso es un transtorno adaptativo de manual. Que la médico que me ha atendido anteriormente puede decir lo que quiera pero el informe que va a hacer reflejará este diagnóstico. Y así lo hizo por lo que la siguiente vez que fui a la desagradable médico generalista de la mutua su actitud era otra aunque igualmente lamentable. Me dijo, con el informe delante que no me quiso enseñar, que iba a recomendar a mi médico de cabecera que me diera el alta argumentando que el problema que tengo es de tipo laboral con la empresa y que la única manera de resolverlo es o bien voy a la empresa y doy la cara y lo resuelva o bien me voy de la empresa y busco otro trabajo. En realidad la solución que me propone es que vaya a la empresa a que hagan conmigo lo que les dé la gana o me voy a la puta calle voluntariamente. Hay que tener poca vergüenza para decir algo así a alguien en mi situación. La presión que recibo por parte de todos es brutal y lo pasé francamente mal pero por suerte tengo cierta aguante y experiencia en conflictos laborales previos en otras empresas. Aún así quedan secuelas, siempre quedan secuelas. Me quedo con la parte positiva que es el apoyo que recibo de amigos, camaradas y familia que sinó esto hace muy duro.

UyL 9 Finalmente, tras 13 meses de baja y un calvario detrás te reincorporas al trabajo ¿cómo es esa reincorporación?

Fue una reincorporación breve y kafkiana como no podía ser de otra manera en estas condiciones. Es alucinante como reaccionan los empresarios cuando les llevas la contraria. Me tiré 13 meses de baja que se me hicieron una eternidad. No me daba miedo reincorporarme al trabajo pero me fastidiaba ver al jefe con todo lo que me está haciendo. A la vez también soy consciente de que no me quiere ver por la oficina. Por eso una de las primeras reacciones que tuvo fue ponerme la máxima sanción que permite el convenio laboral antes del despido disciplinario que es la suspensión de empleo y sueldo. Me reincorporo un lunes, cuando llego me abre una persona que no conozco, me pregunta quien soy, le digo que soy Aitor y que vengo a trabajar, me dice que espere que va a llamar al jefe porque no está en la oficina y quiere preguntar que tiene que hacer conmigo. Me quedo en el vestíbulo, al cabo de un rato aparece por allí y conforme me ve, sin decir hola ni nada me pregunta que hago aquí. Le explico que me han dado el alta y me incorporo al trabajo. Me suelta que aquí no me quiere, que me vaya a casa y vuelva al día siguiente a las 8 de la mañana. La situación me generó mucho desasosiego y fue muy desagradable. Fui al médico de cabecera y me dio unos dias de descanso. La segunda vez que intento regresar al trabajo un par de días después llegué tarde. Como tenía claro que iban a darme la notificación del inicio de la suspensión de empleo y sueldo lleve a los niños al cole a las nueve y llegué a la oficina a las nueve y media aproximadamente. El jefe me oyó pero no quiso salir de su ratonera mientras un excompañero de la oficina me dio una hoja para que firmara el recibí de la notificación de que estaba suspendido de empleo y sueldo por dos meses. Me fui a casa y a la semana siguiente recibí un burofax de la empresa en el que me notificaban un despido disciplinario por acumulación de sanciones. Como tenía dos sanciones muy graves y decían que me habían puesto dos más por llegar tarde al trabajo en mi reincorporación tras la baja esto era motivo suficiente para despedirme. Por supuesto también he denunciado el despido.

UyL 10 El 4 de Octubre tuviste el juicio ¿puedes explicarnos cómo fue?

Nos juntamos en la puerta de la Ciudad de la Justicia de Valencia amigos, camaradas y familia que vinieron a solidarizarse conmigo. Entramos en el recinto que es un lugar bastante peculiar. Al principio no vimos allí el jefe de la empresa cosa que nos sorprendió un poco. La forma de proceder actualmente es que se hace un acto de conciliación allí mismo para intentar llegar a un acuerdo y si no se consigue se entra en la sala y se celebra el juicio. De repente de las salitas previas a la sala de juicio, que son como unas habitaciones donde se meten los abogados y hablan sus cosas, salió el jefe y un excompañero del trabajo y nos quedamos todos sorprendidos porque no los vimos llegar. No entraron por la puerta principal de la Ciudad de la Justicia para evitar toparse con la concentración que había convocado el Partido. Por supuesto los que estábamos allí no mediamos palabra con la empresa y su lacayo. Tan solo lanzamos miradas duras a semejantes personajes. Las abogadas hablaron entre ellas. Por mi parte estaba dispuesto a llegar un acuerdo pero al final pues la empresa, el señor César Lledó, se nego rotundamente. No le dio la gana de atenerse a razones y sigue con su estrategia de ir hasta el final hasta chocar con un muro. Ante la falta de acuerdo entramos a la sala. La jueza llamó a las abogadas que subieron a la tarima del tribunal y dijo que como tenemos tres demandas abiertas, una por la reclamación de categoría profesional, otra contra las sanciones y otra contra el despido disciplinario lo suyo es celebrar los tres juicios en una sola sesión para dirimir todo en el mismo momento porque de lo contrario es volver a repetir el caso tres veces porque está todo muy interrelacionado. Por mi parte estuve de acuerdo y por parte de la empresa el comentario que hicieron fue "Sí, sí, hay que hacer un solo juicio para ahorrar costes". Fue muy ridículo. Yo luego comentaba jocosamente "por supuesto señor Lledó, ahorre usted todos los costes que pueda y si quiere yo le ayudo con una aportación económica". De ahí salimos a firmar el acta como que se suspendía el juicio por mutuo acuerdo y queda que se fije una fecha que tendrán que acordar las partes teniendo en cuenta la disponibilidad del juzgado para celebrar un único juicio en el que se vea todo y con una fecha por determinar. Yo las fechas que tenía a la vista eran este 4 de octubre el juicio por la demanda de salario y categoría profesional, el siguiente juicio para el 30 de enero de 2019 por el tema de las sanciones y luego en noviembre también del año que viene el juicio por el despido (nada menos que un año y medio después de que me echen). Esto se alarga y se alarga hasta al menos noviembre de 2019, dos años y medio después de que pusiera la demanda por un tema menor como es la categoría profesional. Es bastante lamentable que la justicia burguesa sea tan lenta. Que una cosa que es tan simple como "Oiga pagueme usted lo que toca que lo sabe bien que me está explotando y que no está pagando lo que tiene que pagar" que se complique tanto, que haya tantos vericuetos legales, que tenga tanto margen la empresa para presionar al trabajador me parece muy lamentable. A pesar de todo salí satisfecho de allí porque la actitud de la empresa quedó bien retratada, el ambiente en el juzgado me pareció positivo, me raefirmo en mi posición de que tengo razón y estoy muy seguro de que va a salir una sentencia favorable. Se ve de lejos que la empresa está actuando de muy mala fe forzando la interpretación de los hechos, del convenio y de las leyes además de mentir descaradamente. Para mí lo más importante de ese día fue la solidaridad que recibí de los camaradas, amigos y familia. Fue muy satisfactorio.

UyL 11 ¿Qué expectativas tienes al respecto?

Estoy seguro de que la resolución judicial va a salir a mi favor. La empresa está mareando la perdiz probando suerte a ver si de esta manera pagan menos de lo que he pedido. Cuando haces una reclamación tienes que ir a máximos pidiendo lo que permita la ley. Lo que he pedido realmente pienso que es lo que tendrían que pagarme pero ¿me conformaría con menos? pues posiblemente. Pero con todo lo que me han puteado ahora prefiero que sea el juez el que decida antes llegar a un acuerdo. Como tampoco soy un tio cerril si se me ofrece un acuerdo razonable podría aceptarlo pero como no están por la labor que sea el juez el que sentencie basándose en criterios legales y punto. Estoy convencido de que de que voy a ganar el juicio, voy a ganar las demandas porque las sanciones no se sostienen, voy a ganar el despido disciplinario porque está basado en las sanciones y voy a ganar la reclamación de categoría profesional porque es evidente que las tareas que he desarrollado esta empresa son superiores al contrato que tenía y al salario que estaba percibiendo. La empresa me está apretando, apretando y apretando para ver si reviento y no tener que ir a juicio bajándome yo los pantalones. Como eso no ocurre ni va a ocurrir pues que sea el juez el que decida.

UyL 12 Tengo entendido que el administrador de esta empresa, Cesar Lledó, fue amigo tuyo anteriormente y que incluso militó contigo en alguna organización. Incluso su padre, Jose Vicente Lledó fue militante del PCE(m-l) y el FRAP. Tú que debes conocer bien a estas personas puedes explicar desde tu punto de vista, ¿por qué se dan estos giros en algunas personas ya que ambos pasan de ser defensores de la justicia y la igualdad a explotadores laborales?

El giro es ideológico principalmente y no ocurre de un día para otro. La explicación profunda la desconozco, no puedo adentrarme en sus mentes, pero la explicación política es evidente: han cambiado de clase social. De ser de clase trabajadora a pasar a las filas de la clase burguesa les cambia la ideología en el proceso. Existe el término coloquial "ascensor social" que dice dentro del capitalismo hay personas que de ser clase obrera pasa a ser clase explotadora porque han decidido ser emprendedores y montar su negocio. Resulta que el negocio les va muy bien, ganan mucho dinero, se dedican a contratar a otras personas para explotarlas y ganar mucho más dinero y entonces en el proceso cambia el punto de vista. El camino que te lleva de ser un explotado a ser un explotador cambia tu forma de pensar. Pasas de ser un marxista a ser un socialdemócrata capitalista. No olvidemos que el camino de cada uno es distinto pero el cambio siempre es voluntario.

UyL 13 Al parecer César Lledó se presentó al Consejo Ciudadano de Valencia de Podemos en las elecciones de este año pero no salió ¿sabes de alguna otra organización política de la que forme parte? 

César Lledó fue militante del PCPE durante bastantes años. Dejó el Partido por la puerta de atrás. Fue una salida bastante lamentable. De hecho aún teníamos una relación de amistad ya un poco deteriorada pero aún teníamos cierta confianza. Yo le decía que hiciera el favor de quedar bien con el Partido dando una explicación a los camaradas en Valencia que se lo dejaba por exceso de trabajo o asuntos familiares o lo que fuera. No hacía falta una situación incómoda del tipo "ya no creo en esto". Simplemente decir que lo dejas, mantener una relación cordial por si nos encontramos un día por el barrio y te vas de una forma un poco elegante. Pero se fue por la puerta de atrás sin decir nada a nadie y sin contestar las llamadas de muchos camaradas. Fue un poco penoso pero es la decisión que tomó. Actualmente además de en Podemos que yo sepa está como portavoz de la Coordinadora del País Valencià per la República. La coordinadora fue una entidad que impulsamos mucha gente desde colectivos de base republicanos a partidos políticos entre ellos el PCPE. La sacamos adelante y tuvo una gran repercusión, organizamos manifestaciones, trenes republicanos, multitud de charlas y actividad pública. Durante cinco o seis años tuvo una actividad frenética y dio unos buenos resultados en cuanto a organización y participación. César Lledó en aquel entonces era portavoz de la coordinadora y militante con cargos en nuestro Partido. Se disgregó por las tensiones internas y porque el movimiento republicano perdió un poco de fuelle. No hubo ni siquiera una reunión de cierre para hacer balance de actividad y cerrar las cuentas del último tren republicano. Durante unos 10 años estuvo sin funcionar y de pronto un día de este año 2018 César Lledó, que ya no formaba parte del PCPE desde hacía años y seguramente ya estaba en Podemos decidió con una o dos personas más reactivar la coordinadora republicana. Lo hizo un poco a escondidas porque tengo entendido que contactó con algún camarada del Partido de Castellón y Orihuela pero no lo hizo con nadie de Valencia. De hecho nos enteramos por internet de que la coordinadora se reunía de nuevo en Valencia tras estos casi diez años de inactividad. Actuó así porque quedó mal con los camaradas de Valencia con los que tenía una relación muy estrecha en el pasado y además tiene la situación conmigo de que me está apretando y explotando. Así es muy difícil conciliar una llamada a la defensa de valores democráticos y populares y pedir al Partido su participación y apoyo cuando está explotando a sus propios trabajadores. Se ha visto que esta forma reactivar la coordinadora es partidista. Toda actividad llevada a cabo ha sido institucional y totalmente apoyada en cargos públicos como senadores y concejales de Podemos e Izquierda Unida. Sospecho que la han revitalizado como plataforma personal para hacer carrera política en el ámbito de Podemos y ese mundillo.

UyL 14 Como trabajador ¿qué te sugiere que un explotador como Cesar Lledó formado políticamente en el marxismo intente formar parte activa de un partido socialdemócrata como Podemos?

Me parece lamentable y patético que un explotador se erija en nombre de los trabajadores y de clase obrera como defensor de sus intereses. Los intereses de los explotadores, de los capitalistas, de los burgueses con los de la clase obrera son absolutamente inconciliables y se ve día a día en como lo gestionan todo. Desde cómo van los colegios públicos, los municipios independientemente de quien los gobierne hasta la rutina de nuestras relaciones de clase con todo: con los comercios, con los espacios públicos que utilizamos, con los servicios de transporte, con la legislación que se hace en materia laboral, en materia de protección y riesgos laborales, incluso en las relaciones entre las propias empresas. Todo está montado para convertir necesidades básicas en negocio y que el beneficio vaya al explotador mientras el explotado se somete. Tratar de suavizar esa relación es lo que pretende Podemos, Izquierda Unida y este tipo de organizaciones y no ayuda para nada a los trabajadores. Al contrario, es una concepción paternalista y caritativa que no nos sirve para nada. En lugar de estar en la miseria absoluta estás en la casi miseria absoluta con ayudas de 400 euros y con propuestas como el salario mínimo que nos han prometido ahora de 900 euros. Es mejor cobrar 900 euros que 800, por supuesto, pero seguimos siendo explotados, seguimos estando en situaciones al límite, seguimos sin llegar a fin de mes aunque consigamos 100 o 200 euros más. Bienvenidos sean, no los vamos a rechazar pero no resuelven la situación. No sólo necesitamos atención sanitaria de calidad, colegios y universidades de calidad, transporte público de calidad, infraestructuras de calidad... no sólo necesitamos eso. Debemos ser dueños de nuestro destino como clase. Necesitamos que nosotros como clase obrera tomemos parte en todas las decisiones que nos afecten porque nosotros somos los que lo sustentamos todo. Nosotros los trabajadores somos los que hacemos ricos a los empresarios, que las fábricas funcionen, que las oficinas abran, los que hacemos que se construyan las carreteras, las redes de comunicación, que se mantengan los edificios en pie, que se mantenga el sistema y que se mantenga todo. Sin nosotros no son nada. Si no estamos aquí para trabajar ¿quiénes son ellos? Nadie. Está visto que la socialdemocracia no es la solución. El que quiera formar parte de esa chapuza, el que quiera ser rico y a la vez defender a los trabajadores tiene una contradicción interna que no puede superar de ninguna manera. Se tiene que inventar unas entelequias que no resuelven nada mientras mantienen engañada a buena parte de la clase obrera. Yo prefiero ser coherente, apostar por la revolución, apostar por cambiar de sistema político y en eso estamos trabajando por el comunismo y por la liberación de la clase obrera.