Compartir

Lo primero que debemos tener claro es la importancia de la educación infantil de 0-6. Es en esta etapa cuando se ponen los cimientos de todo lo que se va a construir, a aprender y a hacer a lo largo de la vida. Por ello, la educación infantil tiene una importancia fundamental en toda la educación. Así, se hace necesario que los pequeños adquieran hábitos saludables de orden, de higiene, de relación o de alimentación. Mediante el juego se trabaja la capacidad de atención y concentración de los niños/as, así como sus capacidades afectivas y todas las áreas del desarrollo: Desarrollo cognitivo, socio-emocional, lenguaje o el desarrollo motriz. Por ello, los niños/as que no han tenido acceso a Educación Infantil cuando entran a los colegios tienen mas dificultades para adaptarse y mas carencias educativas.

Sin embargo, para nuestra sociedad la educación infantil no es educación y se reduce a algo asistencial o un simple aparca niños. La EI debería girar entorno a las necesidades de los pequeños. La realidad es que gira principalmente en torno a los beneficios de los empresarios de nuestro sector. También gira en torno a las necesidades de los padres trabajadores que, soportando una explotación terrible, no tienen tiempo de estar con sus hijos. Con el agravante de unas excedencias a la maternidad/paternidad que resultan ridículas, se carga la labor asistencial a los abuelos. Cada familia “aparca” al niño donde buenamente puede. Así resulta imposible tener una conciliación familiar sana.

La mayoría social de nuestro país necesita alquilar su fuerza de trabajo para poder vivir, así resulta imposible conciliar con aquellas personas de nuestro entorno afectivo que requieren de cuidados, es decir, nuestros seres queridos dependendientes. Y es que la educación infantil y la atención a la dependencia son para quien los pueda pagar, dividiendo por clase social desde la mas tierna infancia. Esta cuestión se agrava, dado que la mayoría social no puede permitirse éstos servicios, es la mujer la que acaba cargando con toda la labor asistencial. Probablemente sea uno de los sectores donde mas evidentes resultan las enormes diferencias de clase y de género.

Los datos son demoledores; la inmensa mayoría de trabajadores a tiempo parcial son mujeres, en cualquier franja de edad. Un trabajo a tiempo parcial involuntario; sólo por la necesidad de cuidar a los niños, personas mayores o dependientes, situación que aprovechan los buitres capitalistas explotadores para aprovecharse de esta necesidad del pueblo trabajador. España es campeona europea del trabajo a tiempo parcial. Las condiciones laborales de todos los trabajadores/as de este sector (tanto publico como privado) con sus diferencias laborales según si el empresario es una administración pública o empresarios privados merecen un articulo especifico, donde se analice también las dificultades de sindicación. Y capitulo aparte merece también la situación de las criadas en condiciones de semiesclavitud que tienen las familias burguesas para que le “cuiden” al niño cuando no está en la Escuela y, ya de paso, les hagan todas las labores del hogar sin ni siquiera tener un contrato de trabajo.

El sistema capitalista ya no es capaz de resolver éstos problemas de la clase obrera, los comunistas miramos con interés científico los avances históricos de la URSS y de otros países que construyen el socialismo como Cuba.

Por todo ello, es de vital importancia que servicios como la educación infantil o la atención a la dependencia sean universales y gratuitos. Es de vital importancia abolir la explotación laboral terrible a la que se somete a las familias trabajadoras. Paremos todo este despropósito, construyamos la revolución socialista.

Lezkimano