Compartir

Este ha sido un grito de la clase obrera durante mucho tiempo, sin embargo, hoy en día, con la justicia en manos del fascismo, últimamente en las manifestaciones se oye eso de que no es ciega, que está cara al sol, gritar: “Obrero despedido patrón colgado” tan habitual en los años 90, puede conllevar una demanda que acabe con tus huesos en una prisión. Eso sí, seguramente estaremos mejor rodeados que en el congreso, junto a raperos, cantantes, titiriteros, sindicalistas y defensores de la libertad de los pueblos a elegir su futuro.

Con la crisis, mientras nos quedaban derechos, el miedo atenazó a la clase obrera, y pocas reivindicaciones se planteaban en las empresas. Ahora, que poco a poco nos han ido quitando los derechos y tenemos menos que perder, en algunas empresas empiezan a reivindicar, ya que sólo nos queda perder las cadenas. Pero los empresarios y el capitalismo, no han forzado todas las reformas para devolvernos los derechos sin pelearlos.

Por eso, cuando en una empresa un sindicato no acepta los argumentos del empresario, cuando se le exigen las cuentas, cuando se plantean a la plantilla las cosas tal cual son, cuando perdemos el miedo…..nos tienen miedo.

Y si el empresario tiene miedo, saca su cara de bulldog y despide, para que nos entre de nuevo el miedo. En ese momento, solo la unidad de clase obrera podrá darle la vuelta a la tortilla, en solitario, sólo se consigue que nos paguen la indemnización, por cierto, mísera después de tanta reforma laboral.

Los empresarios del transporte siempre han tenido fama de mafiosos, de hecho fueron los que asesinaron a los abogados laboralistas de CC.OO. en Atocha, y algunos no han cambiado sus métodos. En Llorente Bus, empresa del grupo Avanza de Benidorm han despedido a un delegado de CC.OO. acusándole de haberse quedado con dos tickets. En Costa Azul, también del grupo Avanza en Torrevieja han despedido al Delegado de la Sec. Sindical de CGT ante la reclamación de una usuaria por llegar tarde a un transbordo. En Ubesa, empresa del grupo ALSA en Benidorm, también han despedido a un Delegado de CGT y a otro le abren expediente por una avería. En un Parking de Alicante han despedido al candidato de CC.OO. a las elecciones sindicales.

No menos preocupante es la actitud de las empresas de telemarketing, como AON mobile, que ha despedido a 9 trabajadoras todas de la candidatura de CC.OO. para evitar que el sindicalismo penetre en la empresa, y no es la primera vez que el empresario actúa de ese modo.

Pero mientras el sindicalismo siga mirándose el ombligo, pensando que cualquier actividad puede ser aprovechada por su rival sindical, la unidad de la clase obrera está lejos, y mientras no tengamos unidad, gana el empresario. En cada uno de los despidos reseñados se han convocado movilizaciones, concentraciones, firmas, apoyo en los juicios, pero cada despedido ha sido arropado exclusivamente por el sindicato al que pertenece. Y así, estamos perdidos.

El PCPE lleva años reclamando la necesidad de que cada trabajadora y trabajador se afilie al sindicato que mejor considere que le represente, siempre que sea de clase y no corporativo, por eso la apuesta sin reservas por los Comités para la Unidad Obrera. Cuando una persona es despedida y se lo comunica a los CUO, con independencia de la afiliación, se acude a la puerta de la empresa para que el agobio lo tenga el empresario.

Y lo tenemos claro, la modernidad no va con la clase obrera, nuestros problemas siguen siendo los mismos, la explotación, la represión, los despidos injustificados, la falta de solidaridad, por eso, no entendemos la lucha por facebook, ni twiter ni wassap, la lucha está en la calle, y seguimos diciendo, Obrero despedido, patrón colgado.