Compartir

El frente de batalla contra el imperialismo que se desarrolla en la trinchera de la República Bolivariana de Venezuela ofrece mejores posibilidades para la victoria popular tras los acuerdos alcanzados entre el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) para, junto con otras fuerzas del Gran Polo Patriótico, apoyar la candidatura de Nicolás Maduro a las elecciones presidenciales convocadas para el 20 de mayo.

El 19 de febrero, el PCV hizo públicos los acuerdos alcanzados en la 14ª Conferencia Nacional del Partido, que ya hemos analizado en los distintos órganos de expresión del PCPE, y donde se situaba estratégicamente la ofensiva para conseguir una agrupación de fuerzas populares sobre la base de un gobierno de la unidad revolucionaria obrero-campesino, comunera y popular, que debe garantizar la salida revolucionaria a la actual crisis capitalista de Venezuela.

Ante esta crisis agravada por la intervención sin máscara del imperialismo con constantes amenazas e intentos de golpes de estado, el PCV transmite al PSUV una propuesta de acuerdo unitario “para enfrentar la crisis del capitalismo dependiente y rentista de Venezuela con acciones políticas y socioeconómicas antiimperialistas, patrióticas y populares”.

Después de algunas jornadas de debate, el acuerdo se suscribe a finales del mes de febrero en un documento que contiene 17 puntos que hacen público dirigentes del PSUV y Oscar Figuera como Secretario General del PCV, siendo también firmado por el candidato revolucionario Nicolás Maduro.

Estos 17 puntos comienzan denunciando la injerencia del imperialismo norteamericano y europeo, contando con la complicidad de algunos gobiernos de América Latina que ahora se coordinan en el llamado Grupo de Lima, y la extrema derecha de Venezuela, que pretenden crear unas falsas justificaciones para la intervención militar desde el exterior, contando para ello principalmente con la colaboración de los gobiernos de Colombia, Brasil y Guyana, países donde se localizan una buena cantidad de bases militares norteamericanas.

Después de caracterizar como capitalista a la crisis que padece el país, los acuerdos se centran en resaltar la salida clasista que el próximo gobierno debe encarar para resolver los problemas de la mayoría social trabajadora, tal y como indica textualmente el punto 6 “El Psuv y el PCV resaltamos la importancia de fortalecer el sindicalismo clasista y las diversas expresiones del movimiento obrero y revolucionario, como son los movimientos productivos de trabajadores, los consejos socialistas de trabajadores y trabajadoras…” .

Los siguientes puntos se enmarcan en las medidas que se deben producir para reforzar el poder obrero, sobre la base de experiencias de dirección y control de la producción contrastadas (Plan Guayana Socialista), y de nacionalización de sectores estratégicos que incidan asimismo para desmontar los monopolios privados.

El punto 15 se centra en el compromiso de evaluar las dos organizaciones propuestas que centran el programa electoral o aspectos estratégicos que pueden coadyuvar a los objetivos perseguidos en el documento.

Finaliza el documento con el punto 16 que alude al “accionar político organizativo”, y en el 17 donde el PCV manifiesta su respaldo a Nicolás Maduro para las elecciones presidenciales.

Sin lugar a dudas, el acuerdo trabajado e impulsado por el PCV representa un avance sustancial estratégico en el desarrollo de la lucha de clases en la República Bolivariana de Venezuela, que debe ayudar también a un fortalecimiento de procesos revolucionarios y antiimperialistas en la región.

V. Lucas R.