Compartir

SECRETARIADO POLÍTICO DEL CC DEL PCPE / COMUNICADO 18 DE FEBRERO DE 2018

El pasado día 12 de febrero finalizaron los trabajos de la retirada de la cruz fascista de la Plaza de España de Callosa de Segura, en la provincia de Alicante. Dichos trabajos se habían iniciado el día 29 de enero, a las cuatro de la madrugada con un fuerte dispositivo policial. Ese mismo día fueron paralizados por vía judicial a instancias de la ultraderecha local y, posteriormente -levantada esa paralización-, se finalizaron los trabajos de retirada de este monumento construido en los años cuarenta del siglo pasado, en homenaje a José Antonio Primo de Rivera y otros falangistas que apoyaron el golpe de Estado del año 1936.

El Alcalde de la localidad, Fran Maciá, ha puesto todo su empeño en lograr este objetivo y, en un trámite de largos años, consiguió que se aplicara la timorata Ley de la Memoria Histórica, aprobada en el año 2007.

Frente a esta firme voluntad política del alcalde Maciá se levantó toda la reacción más fascista de la localidad, especialmente la Falange y el PP. En esta actitud se alineó también la Iglesia Católica, de forma destacada con la activa intervención del cura de la Iglesia de S Martín.

El PCPE se siente orgulloso de haber tenido la oportunidad de colaborar a hacer posible la retirada de este monumento fascista.

Ante las dificultades que el alcalde Fran Maciá estaba teniendo para materializar la retirada del monumento (varias empresas a las que se adjudicaron las obras se retiraron, una detrás de otra, ante la presión de la ultraderecha local y la Iglesia), la organización local del Partido se ofreció a ayudar a resolver esta situación. El PCPE en el País Valenciano tiene una larga trayectoria en el trabajo de la Memoria Histórica, encabezada en su día por el camarada Marcial Tarín, y en el caso concreto de Alicante con su presencia en la COAMHI (Coordinadora de Asociaciones por la Memoria Histórica de la Provincia de Alicante), donde destaca el trabajo del camarada Felix Crevillén, y, en Orihuela, el camarada Ginés Saura en el Ateneo Viento del Pueblo. Ha sido este correcto planteamiento en el trabajo de masas en este frente concreto lo que ha permitido intervenir en esta situación, más allá de las propias fuerzas del Partido.

Se planteó al Alcalde la colaboración técnica del Partido, en las personas de Alicia Crevillén interviniendo como Técnica en Seguridad y Carmelo Suárez como Director de la Obra. También se hicieron gestiones que permitieran contratar a una constructora que asumiera la ejecución de los trabajos.

En esas condiciones fue posible, finalmente, la retirada del monumento fascista.

El Secretariado Político del CC del PCPE, destaca los siguientes hechos:

1. La firme determinación del Alcalde Fran Maciá, que también es miembro de COAMHI, en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Muchos otros cargos públicos en nuestro país no han tenido ese compromiso político y esa firmeza que Maciá ha mantenido a pesar de la hostilidad de los sectores locales más reaccionarios y de la Iglesia.

2. La correcta política de masas desarrollada por las organizaciones del Partido en el País Valenciano, y concretamente en este caso en Alicante y Orihuela, en el frente de la Memoria Histórica, que ha hecho posible esta colaboración a la retirada de la Cruz de Callosa.

3. El alto compromiso de la organización del Partido en Vega Baja, el Baix Vinalopó y l'Alacantí, cuya militancia en todo momento ha estado apoyando esta acción, garantizando su presencia en los momentos más importantes del proceso de retirada del monumento fascista, cuando los activistas de ultraderecha pretendían impedir la ejecución de las obras.

4. Por otra parte el Secretariado Político del PCPE considera que, que a cuarenta años de la Constitución de 1978, todavía en España haya que dar una dura batalla, incluso en el terreno judicial, para retirar un monumento de exaltación del fascismo deja claro el engaño y manipulación que supuso la llamada Transición, y confirma también cómo este proceso no hizo otra cosa que perpetuar a las mismas clases dominantes franquistas en una nueva versión adaptada del ejercicio de su dictadura, en este caso bajo la forma de monarquía parlamentaria. 

5. La Ley de la Memoria Histórica no es la respuesta necesaria a la historia de la criminal represión franquista. Hoy España es el segundo país del mundo en número de personas desaparecidas, y los familiares de las mismas tienen que enfrentar todo tipo obstáculos para conseguir exhumar los restos de quienes fueron asesinados/as. En la mayoría de los casos estos intentos se muestran imposibles por la connivencia del aparato judicial con la ultraderecha y la complicidad de todas las instituciones. El gobierno de Rajoy no destina ningún tipo de recursos a este objetivo de exhumación de los restos de las personas asesinadas por el franquismo y la falange, sino que su compromiso es de complicidad y defensa con las actuaciones del franquismo.

6. Así viven hoy con total impunidad asesinos y torturadores que cometieron todo tipo de crímenes y violencias contra la clase obrera y su vanguardia comunista durante la dictadura anterior. Siendo los tribunales argentinos los que están haciendo lo que no hace la justicia española, y ante esa iniciativa el Gobierno y la Fiscalía colocan todo tipo de obstáculos para que se inicien los procesos judiciales contra estos sicarios del franquismo, como Billy el Niño, el capitán Muñecas, el comisario Matutes, y muchos otros más. El otorgamiento, por parte del gobierno Aznar, de la Medalla Oro al Mérito Civil al torturador Melitón Manzanas es una demostración de esto que afirmamos, y son miles los ejemplos que se pueden citar.

Por todo ello la lucha por la Memoria Histórica, por la exhumación de las víctimas y la depuración de responsabilidades, por la anulación de la totalidad de los juicios del franquismo y la rehabilitación de las personas procesadas en esos montajes, por el enjuiciamiento de los criminales y torturadores que siguen con vida, y por la retirada de todos los símbolos franquistas, es una tarea revolucionaria que debe implicar a las más amplias masas obreras y populares en una masiva movilización social. 

Objetivos como incorporar en la enseñanza la historia científica y rigurosa de este período histórico, o declarar fiesta nacional la lucha contra el fascismo y la resistencia heroica del pueblo y del ejército republicanos frente a la barbarie del fascismo, son reivindicaciones irrenunciables frente a la manipulación de la historia y la continuidad de un postfranquismo que es hoy un elemento funcional al actual proceso de acumulación de capitales de la burguesía española. Que todos los Partidos Políticos realicen, de forma expresa y contundente, la condena del golpe de Estado de 1936 y de la posterior dictadura franquista es un requisito de la más mínima garantía democrática.

El Secretariado Político del CC del PCPE seguirá impulsando el frente de la Memoria Histórica como un fuerte movimiento de masas que ha de hacer justicia al heroísmo de la clase obrera en la defensa de la II República, frente al fascismo y la dictadura de Francisco Franco, y por los objetivos políticos arriba expuestos.

EN EL CUARENTA ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1978

NI OLVIDO, NI PERDÓN. VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL

Secretariado Político del CC del PCPE

18 de febrero de 2018