Compartir

Introducción

La matanza de Atocha de 1977 fue un atentado terrorista cometido por miembros de la extrema derecha en el centro de Madrid la noche del 24 de enero de 1977. No fue para nada una acción aislada y se puede enmarcar perfectamente en el llamado terrorismo tardo franquista. Cinco abogados fueron asesinados y su muerte marcó definitivamente la llamada Transición española iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Un comando ultraderechista penetró en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras (CC. OO.) y militantes del Partido Comunista de España (PCE), situado en el número 55 de la calle de Atocha y abrió fuego contra los allí presentes, matando a cinco personas y dejando heridas a cuatro. El tribunal que dictó sentencia el 4 de marzo de 1980 consideró que los procesados Francisco Albadalejo (secretario del Sindicato Vertical del Transporte Privado de Madrid y vinculado a FET de las JONS), José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Leocadio Jiménez Caravaca constituían un «grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España». El fallo condenó a José Fernández Cerrá y Carlos García Juliá a un total de 193 años a cada uno de ellos, y a Francisco Albadalejo, a un total de 73 años. Desde 1994 ninguno de ellos está en la cárcel

La militancia del PCPE cuando se cumplen 41 años de la matanza de Atocha, de nuestros compañeros y camaradas un 24 de enero de 1977.

Los compañeros y compañeras asesinados y heridos en aquella fatídica noche luchaban por los derechos de los trabajadores y las trabajadoras en el día a día de las batallas contra el capital y la dictadura fascista. La dictadura del capital cambió su formalidad, pero lo hizo matando y torturando a quienes luchaban; en este caso a militantes de las aun ilegales Comisiones Obreras y del Partido Comunista de España.

El homenaje y recuerdo a estos compañeros y camaradas está muy presente en nuestra memoria y en nuestra actividad diaria. La acertada combinación de la movilización y la lucha en los tribunales ha servido para que numerosos colectivos de trabajadores y trabajadoras hayan salvado sus puestos de trabajo, sus salarios y sus derechos. Ellos y ellas fueron nuestro ejemplo.

Un ejemplo práctico de dignidad y lucha obrera valido para enfrentar el sindicalismo de pacto y conciliación de clase que, con la política del diálogo social ha hecho retroceder día a día la lucha obrera durante los últimos 30 años. Un sindicalismo que, incapaz de oponerse y enfrentar las sucesivas reformas laborales y ataques al derecho de huelga, manifestación y a las pensiones protagonizados por los gobiernos del PSOE y el PP, nos condena paso a paso a la derrota.

Porque seguimos su lucha, la de Serafín, Luis, Enrique, Francisco y Ángel, porque somos consecuentes con nuestra clase - la de ahora y la de quienes conquistaron los derechos laborales y sociales en la lucha contra el franquismo- , nosotros y nosotras, los y las comunistas del PCPE, seguimos comprometidos con nuestra clase y decididos a levantarla contra el Capital. No hay paz ni con la Patronal, ni con sus gobiernos (UE, central y autonómicos), ni mucho menos con sus Tribunales. Sabemos que la lucha es el único camino y jamás la abandonaremos.

Es necesario buscar la unidad de sindical desde abajo propiciando que sean las asambleas de trabajadores y trabajadoras las que marquen el camino de la lucha. Los Comités para la Unidad Obrera (CUO) habrán de ser la expresión de esa necesidad imperiosa del movimiento obrero de avanzar unido y combativo por encima de las particularidades y limitaciones sindicales.

El mejor ejemplo para nuestros compañeros y camaradas de Atocha, asesinados en su lucha contra la dictadura criminal fascista por la defensa de los derechos de todos los trabajadores, es no entregarnos a la claudicación y a la derrota que nos impone el entreguismo sindical que nos hace perder derechos día a día

Para el PCPE el mejor homenaje es seguir con la lucha. Lucha económica, lucha política y lucha ideológica por el poder obrero y el Socialismo.

José Antonio Martínez, Secretaría de Movimiento Obrero y Sindical del PCPE